General

Colonialismo

El colonialismo es el establecimiento y el mantenimiento, por un tiempo prolongado, del dominio sobre un pueblo extranjero que está separado y subordinado ante el poder gobernante. El colonialismo se identifica con el dominio que se ejerce sobre pueblos de diferentes etnicidades que habitan en tierras separadas, en otras palabras significa el control político directo de los sobre pueblos de otras etnias. Implica entonces la dominación utilizando la fuerza de la población local que habita en un territorio sobre otra región o nación, ajena o que se encuentra lejos de la potencia colonizadora, y el asentamiento del colonizador en el nuevo territorio conquistado.

¿Qué es el colonialismo?

El colonialismo es un sistema político de dominación política y militar por medio del cual una potencia o metrópoli que ejercita un control directo sobre otro territorio. Es también conocido como colonialismo a la tendencia a establecer y mantener colonias.

En qué consiste el colonialismo

El colonialismo consiste en el sometimiento por parte de una potencia contra un pueblo y contra su sistema político, sus instituciones, su cultura e, incluso puede llegar a dominar también su lengua y religión, además de administrar y explotar sin contemplaciones sus recursos económicos. De esta forma los territorios coloniales pasan a ser completamente dependientes de la metrópoli en muchos aspectos principalmente en materia política, económica y militar, y estos pueblos no gozan de ningún tipo de libertad ni derecho de autodeterminación. De hecho, las personas que habitan el pueblo por lo general no cuentan ni siquiera con los mismos derechos que si tiene el pueblo colonizador.

Historia

El término se ha usado desde la época de la Antigua Grecia, aunque existen diferentes formas de llamarlo, por ejemplo en las antiguas colonias griegas y América se usaba el término “colonización” en vez de colonialismo, esto porque los territorios colonizados no estaban subordinados a la metrópoli, y a los habitantes se les consideraba como ciudadanos de la potencia europea.

Egipto, Babilonia y Persia fueron los imperios más importantes del mundo antiguo que utilizaron el colonialismo. Por ejemplo, Fenicia, fue un pueblo de exploradores y mercaderes, y es vista como la primera nación colonizadora.

El colonialismo que se dio en la Europa moderna tuvo su inicio en el siglo XV y puede ser divido en dos fases: la primera, desde 1415 hasta 1800 aproximadamente y la segunda, casi desde el año 1800 hasta la II Guerra Mundial. En la primera etapa, Europa occidental, dominada por España y Portugal, lograron llegar hasta las Indias orientales y América; en la segunda etapa, Gran Bretaña inició la expansión de Europa hacia Asia, África y el Pacífico.

La segunda etapa colonial puede dividirse en dos períodos: el primero abarca desde 1815 hasta 1880 aproximadamente; y el segundo, desde 1880 hasta 1914. La primera colonización no tuvo un patrón lógico geográficamente y no existía el deseo de adquirir nuevos territorios por parte de las metrópolis.

Características del colonialismo

Las principales características del colonialismo son las siguientes:

Tipos

Los historiadores a menudo distinguen cuatro formas de colonialismo que son:

Causas

La colonización fue para los países europeos una forma de ganar tierras para explotar económicamente, y para ejercer su dominio político sobre ellas. Las principales causas del colonialismo son:

Consecuencias

Las consecuencias que dejó el colonialismo fueron:

Ventajas

Con la imposición del colonialismo se obtuvieron algunas ventajas que a continuación mencionamos:

Desventajas

Entre las mayores desventajas que se dieron con respecto a la imposición del colonialismo mencionamos:

Ejemplos de colonialismo

Algunos ejemplos de pueblos que fueron colonizados son:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti