Historia

Imperio alemán

El Imperio alemán mejor conocido con el nombre de Segundo Reich, fue uno de los imperios históricos más famosos cuya fundación data del 18 de enero del año 1871 luego de tres cortas pero muy exitosas guerras por parte de Prusia en Alemania del norte. Fue un acontecimiento que duró 7 años en el cual Dinamarca, la monarquía de los Habsburgo y Francia habían sido finalmente vencidas.

Imperio alemán | Qué fue, características, origen, etapas, importancia, disolución
  • Cuándo fue: Del 18 de enero de 1871 al 9 de noviembre de 1918
  • Dónde fue: Alemania, Francia, Dinamarca, Bélgica y Polonia

¿Qué fue el Imperio alemán?

El Imperio alemán fue el tipo de Estado que se dio en Alemania desde que el país se unificó y se proclamó a Guillermo I como su emperador. Inició el 18 de enero de 1871 y se mantuvo hasta el año 1918 cuando finalmente se convirtió en una república.

En qué consistió

El imperio alemán fue un periodo histórico conocido con el nombre de Segundo Reich el cual surgió luego de darse la unión de varios reinos, principados y ducados para formar de esta manera un nuevo Estado que se unía bajo la corona de un soberano general el cual era conocido como el emperador o Káiser. Fue un período que se extendió desde el 18 de enero del año 1871 hasta que finalmente se adjudicó a Guillermo II, el día 9 de noviembre del año 1918.

Contexto histórico

La historia del imperio alemán inicia años antes de su fundación cuando finalmente se le puso fin al Sacro Imperio Romano Germánico cuál había dejado el territorio germano dividido en más de 1800 territorios. El siglo XIX se caracterizó por el pensamiento romántico que influyó en varias naciones que deseaban convertirse en un solo país, y entre ellas se encontraba Alemania. En ese momento, eran Austria y Prusia, los dos Estados germánicos que tenían mayor poder luego de finalizado el sacro imperio, eran los que tenían las condiciones adecuadas para poder liderar al pueblo hacia la unidad, pero al mismo tiempo eran muy diferentes y esto hizo que se convirtieran en rivales.

Austria se caracterizaba por ser plurinacional y conservador y muchos de sus seguidores eran católicos; Prusia en cambio, era protestante, más burgués y liberal pero también autoritario. La elite que existía en Prusia quería la creación de una Gran Alemania que incluyera todos los territorios de cultura germana, una petición a la que la corte austriaca se oponía por completo. Por otra parte, Prusia tenía muy buenas razones para buscar la unidad principalmente por la industria y el comercio, áreas que podían verse beneficiadas gracias a la exportación de productos y materias primas.

Uno primeros pasos de la construcción del Imperio Alemán se dio en el año 1815 por medio de la creación de la Conferencia Germánica, la cual estaba constituida por 39 Estados que incluían a Austria y a Prusia. Esta organización tenía como objetivo el lograr la unidad mercantil y política, sin embargo, la rivalidad que existía entre estos dos lugares hizo que no pudiera funcionar. En 1848 se dieron una serie de revoluciones liberales en varios países europeos pasaron en los choques que existían entre el Antiguo Régimen y las nuevas corrientes democráticas que habían surgido a raíz de la Revolución Francesa.

En el año 1864, Otto von Bismark, quien había sido nombrado como primer ministro por el rey Guillermo I, último rey de Prusia y primer emperador de Alemania, inició la guerra contra Dinamarca, posteriormente en 1866 contra Austria y finalmente en 1870 contra Francia, batallas que lograron ganar transfiriéndole a Prusia la autoridad sobre muchos territorios alemanes lo que hizo que se debilitara el Imperio Austriaco y que cayera el Segundo Imperio Francés.

Características del Imperio alemán

Las principales característica del Imperio alemán fueron las siguientes:

Origen

El origen del imperio alemán tiene sus raíces en la victoria que logró obtener Prusia durante la Guerra franco-prusiana, un triunfo que le permitió finalmente unificar varios estados alemanes que se encontraban dispersos.

Etapas

En la historia del imperio alemán se destacaron dos etapas:

Época de Bismarck

En esta etapa se desarrolló una política interna que tuvo una gran importancia en la creación de la cultura política y un Gobierno semi parlamentario que dio origen a una revolución política, económica y social convirtiendo a Alemania en una potencia. También se generó una política externa la cual era bastante conservadora y se fundamentó en mantener las buenas relaciones con los rusos formando alianzas con ellos y con el imperio austro húngaro.

Época Guillermina

La política interior de esta época, la cual estuvo bajo el poder de Guillermo II, logró que se redujera el desempleo pero sus ideas fueron poco apoyadas debido a que los pobladores temían perder sus tierras. En la política exterior, se intentó hacer que Alemania se convirtiera en una de las naciones más grandes y poderosas del mundo. Lograron ganar África del sudoeste, Camerún, Togolandia y África oriental. Se impulsó también el desarrollo de la industria y el comercio así como la expansión colonial y se establecieron alianzas con algunas naciones europeas.

Economía del Imperio alemán

El término de economía, el Imperio alemán se caracterizó principalmente por ser muy próspera. La industrialización logró progresar de forma importante y los fabricantes iniciaron sus trabajos en las importaciones británicas produciendo una competencia entre las industrias en el extranjero, principalmente en Estados Unidos. Uno de los productos que tomó mucha importancia en la economía fueron los metalúrgicos y los textiles y de esa forma, Alemania logró convertirse en una potencia que tuvo la capacidad de dominar todo el continente.

Política

En cuanto a la organización política del imperio alemán, éste se basó en la monarquía federal de tipo constitucional en la cual se presentaba la separación de poderes. Contaban con un Poder Ejecutivo el cual era ejercido por el Emperador quien era asistido además por un canciller que tenía un grado bastante alto para administrar la nación. El poder legislativo estaba formado por el Consejo Federal el cual a su vez se conformaba por delegados de diferentes Estados y por el Reichstag, una un órgano integrado por diputados que eran elegidos por el pueblo.

Organización social

En cuanto a la organización social, se dio una gran expansión de ciudades alemanas principalmente entre los años 1890 y 1900 y la élite terrateniente logró tener un importante poder político. Todos los Estados contaban con el mismo poder ejecutivo pero siempre dominados por el más grande de todos, Prusia el cual se extendía en la parte norte y era el jefe de las dos terceras partes del Reich y de prácticamente tres quintas partes de toda la población.

Ideología

La ideología del imperio alemán se basó en la unidad nacional por medio del prusianismo el cual se basaba en el militarismo y en disciplinas bastante severas. También se fundamentaban en el conservadurismo católico y en el radicalismo de la clase trabajadora. Al mismo tiempo tenían una ideología bastante capitalista en cuanto a la industria. Se puede decir que se colocaron en la reforma social y en la unificación de la nación.

Qué países conquistó el Imperio alemán

El imperio alemán logró conquistar varios lugares no solo en sus cercanías, sino también, alrededor del mundo. Conquistó varias colonias alemanas como Togo, Camerún, África Oriental, África del Sudoeste Alemán, algunos territorios de Papúa Nueva Guinea, el archipiélago de Bismarck, las islas Salomón alemanas. En el Pacífico también logró conquistar varios lugares, por ejemplo, las Islas Marshall, Islas Palaos y las Carolinas, así como las Marianas alemanas.

Disolución

El principal motivo por el cual cayó el imperio alemán se debió a la prolongación de la Guerra Mundial, situación que llevó a Alemania al borde del colapso militar y económico, produciendo la muerte de más de 17 millones de personas y una enorme deuda que el país no pudo cancelar hasta el año 2010. Ante esta situación, Alemania se vio en la obligación de cambiar todos sus sistemas económicos liberales por una economía planificada de guerra.

En lugares como Berlín, se produjo un descenso en la productividad agropecuaria lo que produjo una fuerte escasez de alimentos. La población estaba también cansada de la guerra, del hambre y de la pobreza y en la primavera del año 1918, más de 400000 personas decidieron unirse en una manifestación en contra de la guerra bajo el lema “Paz y Pan”. Esta protesta, finalmente culminó el 9 de noviembre del año 1918, momento en que Philipp Scheidemann, quién era un representante del Partido Socialdemócrata, proclamó la República.

Importancia del Imperio alemán

El imperio alemán tuvo una gran importancia pues representó una de las economías industriales que tuvieron más poder alrededor del planeta. Fue un proceso que logró unificar el territorio de Alemania el cual inicialmente se encontraba dividido muchos Estados y esto produjo una gran mejora en el campo económico y político. Es considerado como uno de los periodos más importantes de Alemania que produjo mejoras en todos los campos incluyendo al político, militar, geográfico y económico.

Personajes destacados

Algunos personajes destacados que formaron parte de la historia del imperio alemán fueron los siguientes:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Briceño V., Gabriela. (2021). Imperio alemán. Recuperado el 22 noviembre, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/imperio-aleman/

Recomendado para ti