Historia

Cultura tolteca

La cultura tolteca es una de las civilizaciones precolombinas de Mesoamérica más representativas de México. Esta se desarrolló entre los siglos X y XII en el norte altiplano de México. Los toltecas tuvieron mucha influencia en el pueblo Maya y en las tierras de Chichén Itza donde esta civilización pudo construir edificaciones como el Templo de los Guerreros que reflejaba sus rasgos toltecas. Los aztecas también estuvieron vinculados con la cultura tolteca y afirmaban para proclamar la superioridad de su imperio en Mesoamérica, que eran descendientes de los toltecas.

¿Qué es la cultura tolteca?

La cultura tolteca es una civilización mesoamericana de la época precolombina que estuvo situada en el norte del altiplano de México entre los siglos X y XII. Su ciudad capital era Tollan Xicocotitaln, próxima a la ciudad de Tula en México. El nombre Tolteca viene del idioma náhuatl y quiere decir maestros constructores. Los toltecas tuvieron gran influencia en el arte y la arquitectura mesoamericana, en especial de la civilización Azteca que es sucesora de la cultura tolteca.

Características de la cultura tolteca

Historia de la cultura tolteca

El origen de la cultura tolteca comenzó con un pueblo nómada que inició su recorrido desde el reino de la antigua Tollan en el año 511 d.C. y por un período de 104 años fueron llevados por siete guías: Zacatl, Chalcatzin, Ehecatzin, Cohualtzin, Tzihuacoalt, Metzotzin y Tlapalmetzotzin. Su largo viaje los llevó a Tollantzinco pero luego de 20 años se trasladaron a un territorio que llamaron Tollan o Tula. Allí se instaló su monarquía que tuvo una duración de 384 años comenzando desde el año 667 d.C.

Los toltecas tuvieron mucha influencia a nivel político, económico y religioso en el pueblo Maya y en las tierras de Chichén Itza donde esta civilización pudo construir edificaciones como el Templo de los Guerreros que reflejaba sus rasgos toltecas.

Los toltecas llegaron a expandirse hasta el estado de Zacatecas y hasta la península de Yucatán entre los años 900 y 1200 d.C.

Con el pasar de los años, los toltecas fueron perdiendo sus élites religiosas y su cultura se fue volviendo cada vez más bélica.

Los toltecas fueron muy hábiles en el campo de la construcción y sus monumentos y edificaciones se desarrollaron en el período posclásico de Mesoamérica.

En el año 900, los toltecas tuvieron fuertes enfrentamientos con los teotihuacanos y estos acabaron con parte de su población.

Ubicación

La cultura tolteca comenzó siendo un pueblo nómada que también incluía a los antepasados a los chichimecas.

En el año 759 d.C. se asentaron en la meseta central de los estados mexicanos de Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México, Morelos y Puebla. Su capital tenía por nombre Tollan-Xicocotitlan o Tula la cual fue conquistada por los Chicimecas en el año 1168 d.C.

Organización social

La sociedad tolteca estaba compuesta por dos clases sociales. En primer lugar, la clase alta en la cual se encontraban las castas de los jerarcas, los militares y los sacerdotes. En segundo lugar, la clase baja que era el pueblo integrado por los artesanos, constructores, agricultores, entre otros que servía a los jerarcas y sacerdotes.

Gobierno de la cultura tolteca

El gobierno de la cultura tolteca era monárquico y comenzó en el año 667 d.C y duró 384 años.

La monarquía tolteca tuvo 8 gobernantes y uno de ellos fue una reina. A saber:

Principales ciudades de la cultura tolteca

La capital de los toltecas era Tollan-Xicocotitlan pero sus ciudades se ubicaban en la meseta central de México, en los departamentos que se conocen actualmente como Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México, Morales y Puebla.

El gobierno tolteca se extendía desde el estado de Zacatecas hasta el sureste de la península de Yucatán.

Arte de la cultura tolteca

Su arte se puede apreciar en las estatuas y relieves murales reflejados en su arquitectura. Su temática principal es religiosa y sus materiales son la piedra y la cerámica adornada con pinturas y trabajos de artesanía.

Arquitectura

La arquitectura tolteca generó aportes significativos en la construcción Mesoaméricana del siglo IX. Un ejemplo de estos aportes se puede observar en el Templo de Tlahuizcalpantecuhtli (Dios del Alba), en el cual se puede apreciar el uso de esculturas antropomórficas que sostienen el techo de la estructura. Este mismo caso se puede apreciar en las estatuas Atlantes, monumentos de 4 metros de altura que sostenían el techo de la pirámide Tula. También construyeron columnas con forma de serpiente emplumada con la cabeza hacia el suelo y la cola levantada hacia arriba sosteniendo el dintel de la entrada de la gran habitación.

Asimismo, puede observarse en esta cultura la edificación de mega construcciones que existían en Tula; territorio que albergaba más de 30.000 habitantes en grandes complejos con plantas cuadriculadas y techos planos construidos con piedra, tierra y adobe. Los toltecas tenían tres clases de viviendas; las casas, la unidades residenciales y las residencias palaciegas.

Lengua y escritura de la cultura tolteca

El náhuatl era el lenguaje hablado y escrito por los toltecas. Su origen data del siglo VII y se extendió su uso hasta el siglo XIV con la llegada de los españoles. El náhuatl se convirtió en la lengua franca de toda Mesoamérica en especial en los territorios conquistados por el imperio azteca en el siglo XIII.

La escritura era pictográfica y cuenta con vocales y consonantes para armar palabras que tienen raíces monosílabas, bisílabas o trisílabas. El orden de las palabras puede combinarse de diferentes formas para que los sonidos armonicen el mensaje.

La lengua náhuatl también conocida – en la época de la colonia – como lengua mexicana, fue evolucionando formando tres grandes variantes según el espacio geográfico donde se hablaba con múltiples dialectos. Estas variantes son: Náhuatl Central (para los actuales departamentos de Hidalgo, Tlascala, Centro sur de Puebla, y el Estado de México); Náhuatl Oriental (para el Noreste de Puebla, Veracruz y el sur de Guerrero); y Náhuatl Occidental (para el Norte de Guerrero, Colmina, Jalisco y Durango).

Alimentación

La cultura tolteca se alimentaba principalmente de los productos que cultivaban como los frijoles, los frutos secos, entre otros. Pero su alimento principal era el amaranto, también conocido como huautli o alegría. El amaranto les ayudó a superar las hambrunas en periodos de sequía, ya que esta planta podía soportar varias temperaturas y era fácil de cultivar. Además por su valor nutricional se consideraba el cultivo más importante de la Tula.

Religión y dioses de la cultura tolteca

La religión tolteca fue panteísta porque rendía culto a las fuerzas de la naturaleza (el cielo, el agua, la tierra).

Los toltecas practicaban sacrificios humanos para estar en comunión y al servicio de sus dioses.

Sus dioses principales eran Quetzalcóatl (dios del bien) que era una serpiente emplumada y Tezcatlipoca (dios del mal). Según su tradición, Quetzalcóatl fue exilado por Tezcatlipoca en una balsa de serpientes, pero Quetzalcóalt prometió regresar.

Se dice que cuando llegaron los españoles a México, los Aztecas creyeron que Hernán Cortés era Quezalcóalt que regresaba a su pueblo y empezaron a sembrar todas la galletas rancias que les dieron los españoles a cambio de oro.

Escrito por Valentina Sancler
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti