Arte

Arbotante

En el campo de la arquitectura existen diferentes tipos de estructuras que pueden ser construidas, cada una de ellas con diferentes fines. En cuanto a estilos, el arquitectónico gótico fue uno de los más importantes que se llegaron a desarrollar en Europa Occidental durante la Edad Media y éste tipo de manifestación artística tuvo varios elementos estructurales con características propias, uno de ellos fueron los arbotantes, elementos importantísimos para la construcción.

Arbotante Qué es, características, tipos, origen, función, importancia

Temas relacionados

Pináculovitral, rosetón, balaustre, estuco, pilastra

¿Qué es el arbotante?

Un arbotante es un tipo de elemento estructural de un edificio que tiene forma de medio arco y que deben de ser colocados en la parte externa del edificio para poder así mejorar la cimentación. Es uno de los principales elementos de la arquitectura gótica.

Definición

El arte gótico se encargó de introducir una serie de estructuras importantes en el campo de la arquitectura. El arbotante es sin duda alguna, uno de estos elementos. Considerado uno de los aspectos más importantes vistos desde el punto de vista funcional, un arbotante o arco arbotante como también se le conoce, es un elemento propiamente estructural que se ubica en el exterior de un edificio el cual tiene una forma de medio arco y se encarga de mantener la presión de la bóveda y para brindar sostén.

Se puede decir que un arbotante es un contrafuerte, y esto significa que es un tipo de estructura que se construye contra otra para poder darle mayor fortaleza. Son partes de la arquitectura que se utilizan por lo general en iglesias y edificios grandes.

Características de un arbotante

Son varias las características que podemos observar en un arbotante, las principales de ellas se mencionan a continuación:

Origen del arbotante

El arbotante nació como un tipo de reemplazo para los estribos que eran utilizados en la arquitectura romana, se puede decir que nacieron con este tipo de arquitectura pero fueron considerablemente desarrollados gracias a la arquitectura gótica. Se originaron partiendo de la idea los contrafuertes internos que se utilizaban en la arquitectura románica que surgió en el siglo X los cuales eran utilizados para brindar soporte interno a los muros que conformaban las iglesias de la época.

Cuando el periodo románico iba finalizando, los arquitectos empezaron a buscar la forma de poder construir edificios más altos y decidieron entonces utilizar los arbotantes para darles mayor estructura y fuerza. Con el inicio del periodo gótico en el siglo XII, se utilizaron con mayor frecuencia en iglesias y abadías caracterizándose por contener un arco apuntado, una bóveda de crucería y arbotantes fuertes y resistentes. Una de las primeras iglesias que utilizó este tipo de estructura fue la Catedral de Nôtre Dame localizada en París, Francia.

Los arquitectos góticos de Francia, a mediados del siglo XII, decidieron que debían también dejar los arbotantes a la vista pues de esta manera podían, además de brindar seguridad, permitir el paso libre de la luz al interior de las iglesias y catedrales, un aspecto muy importante en la época.

Función

La función que cumplen los arbotantes es de hecho muy importante. Con el inicio del periodo gótico, los arquitectos se dieron cuenta de la necesidad de poder utilizar diferentes opciones de construcción que pudieran eliminar riesgos relacionados con la inestabilidad y con el derrumbamiento de las estructuras y fue por esta necesidad, que se empezó a utilizar el arbotante en la arquitectura.

Fue también utilizado para brindar un sistema óptimo para encauzar adecuadamente las aguas pluviales que se acumulaban en la parte superior del templo y para ello, también hicieron canales internos los cuales por lo general se remataban con una gárgola desde la cual el agua podía caer al piso. En la actualidad, con los nuevos materiales de construcción que existen y con la innovación de la arquitectura, el arbotante es también utilizado como un tipo de contrafuerte y como un sistema de sostén en lugares naturales, por ejemplo, en represas de agua. Además, pueden brindar protección en laderas o lugares susceptibles a taludes de tierra para de esta manera evitar posibles daños y accidentes a personas.

Tipos

Existieron varios tipos de arbotantes los cuales se mencionan a continuación:

Qué es el arbotante en electricidad

En el campo eléctrico, se utiliza el nombre de arbotante para referirse a un tipo de artefacto eléctrico que tiene la capacidad de poder brindar luz dentro de un ambiente específico. Son diseñados principalmente para la decoración lumínica en ambientes interiores y en la actualidad, existen muchos tipos de ellos los cuales pueden ser instalados en casas, edificios y oficinas, son elementos de iluminación muy sofisticados que dan una decoración más moderna y llamativa.

El objetivo de este tipo de aparato eléctrico es el de brindar una mejor y mayor iluminación al lugar donde sean instalados y en la mayoría de las ocasiones utilizan luces de tipo halógena o luces LED, las cuales son las más recomendadas por los electricistas en la actualidad. Pueden también ser utilizados en lugares externos, pero éstos deberán de contar con una adecuada protección para que puedan resistir los vientos, la lluvia y las diferentes inclemencias del tiempo.

También pueden ser utilizados como faroles o luces en los alumbrados que brindan iluminación en las calles, avenidas y parques. De hecho, son los más utilizados a nivel mundial para este fin y pueden encontrarse en diferentes tamaños y modelos.

Importancia

Los arbotantes son estructuras de mucha importancia sobre todo en catedrales o en edificios que cuentan con un gran tamaño, al igual que en estructuras que necesitan soporte, como por ejemplo represas de agua. Gracias a ellos fue posible la construcción de grandes templos durante la Edad Media y el Renacimiento, lugares que hasta el día de hoy encierran una gran cantidad de cultura e historia.

Son muy importantes porque permiten, por medio de su estructura en forma de arco, poder transmitir hacia el suelo todas las diferentes fuerzas laterales que empujan el muro hacia la parte externa, fuerzas que provienen de los techos y de la presión que ejerce el viento en el tejado. Transmitiendo estas fuerzas tiene la capacidad de brindar un soporte lateral para darle mayor seguridad al edificio.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti