Arte

Jardines Colgantes de Babilonia

Una de las siete maravillas que existieron en el mundo antiguo fueron los Jardines Colgantes de Babilonia, una forma muy ecológica de construcción que surgió en los orígenes más antiguos de la civilización. Es importante recordar que estas maravillas del mundo antiguo fueron un grupo de obras arquitectónicas y de escultura que los autores griegos durante el periodo helenístico, consideraban como las más importantes y dignas.

¿Qué fueron los Jardines Colgantes de Babilonia?

Los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una serie de terrazas que se construyeron de forma escalonada y que estaban cubiertas con una serie de plantas y diferentes especies de árboles exóticos. Una construcción considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo el cual fue además, en apariencia, creada por el rey Nabucodonosor.

Características de los Jardines Colgantes de Babilonia

Entre los principales aspectos que caracterizaban a los Jardines Colgantes de Babilonia se mencionan las siguientes características:

Cabe mencionar dentro de sus características, que los Jardines Colgantes de Babilonia en realidad no se encontraban colgando. En la traducción de la palabra griega “kremastos” o “pensilis” del latín, se hizo una traducción equivocada dándoles así su nombre. Un dato curioso es que, debido a que las estructuras que lo conformaban se encontraban ubicados en terrazas, las personas que observaban el jardín podían tener la sensación de observar una gran cantidad de plantas que se encontraban flotando en el aire, cuando eran vistos desde la lejanía.

Historia

A pesar de que hasta hace algunos años no se sabía a ciencia cierta si en realidad estos jardines habían existido, muchas investigaciones están cerca de probar la verdadera existencia de los mismos. Según los registros históricos, se cree que fue el Rey Nabucodonosor II quien los creó, como un regalo para su esposa Amitis, quien era la hija del rey de los medos. Existe también otra teoría que afirma que los jardines fueron construidos con el objetivo de alegrar a los pobladores quienes habían tenido que pasar por una serie de guerras.

Por último, hay quienes consideran que estos jardines fueron construidos durante el siglo IX a.C. por Summuramat, quien reinaba Asiria y Babilonia. Muchos consideran que la historia de los jardines se basó en el deseo del rey de lograr transformar a Babilonia en una de las ciudades de mayor importancia en el mundo antiguo por medio del auge económico y social.

Como se mencionaba anteriormente, se tiene pocos datos sobre la existencia de los jardines, sin embargo, algunos documentos que han sido encontrados contienen datos importantes con respecto a ellos. Flavio Josefo, un importante y reconocido historiador de Roma, escribió en uno de sus libros, una descripción corta sobre los jardines y Diodoro de Sicilia, un historiador que vivió en el siglo I a.C., también realizó una descripción en uno de sus escritos, muy similar a la realizada por Flavio.

Desaparición de los Jardines Colgantes de Babilonia

Los historiadores aseguran que los jardines fueron poco a poco perdiendo importancia y esplendor hasta que finalmente desaparecieron cuando el imperio babilónico dejó de existir. Esto debido principalmente por la influencia ejercida por el imperio persa que provocó que Babilonia cayera en desgracia por Ciro II El Grande, quien se encargó de asolar el lugar con una serie de guerras civiles.

En el año 125 a.C., un tremendo incendio que fue provocado en un intento por conquistar la ciudad, por parte de Evemero, hizo que el lugar se redujera a cenizas. Es de esta manera como se considera que los Jardines Colgantes de Babilonia llegaron a su final.

Ubicación

A pesar de que la existencia de los Jardines Colgantes de Babilonia no ha logrado aún ser certificada debido a una serie de falta de pruebas o documentos que hablen sobre su existencia, los historiadores y expertos consideran que estuvo ubicado en la ciudad de Nínive, la cual se encontraba ubicada en Babilonia, y que además se encontraban a la par del palacio del rey y a la orilla del río Éufrates.

Cómo se regaban

Para realizar el riego de estos jardines, se utilizaba el agua del río Éufrates la cual era transportada por medio de una serie de canales que se encargaban de regar todas las plantas y los árboles del lugar. Expertos consideran que los jardines tenían la capacidad de poder consumir hasta 30.000 litros de agua diariamente.

Varios investigadores aseguran que, el principal método con el cual éstos jardines eran regados fue el método del tornillo de Arquímedes, el cual era un tipo de sistema que hacía posible que el agua fuera impulsada por medio de un tubo que tenía forma de espiral. A pesar de que no se tiene ningún dato específico que refiera o hable sobre la cantidad de agua que pudo haber sido utilizada para regar estos jardines, algunas fuentes aseguran que sobrepasaba la cantidad anteriormente citada.

Curiosidades sobre los Jardines Colgantes de Babilonia

Algunas curiosidades relacionadas con los Jardines Colgantes de Babilonia son las siguientes:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Briceño V., Gabriela. (2021). Jardines Colgantes de Babilonia. Recuperado el 2 diciembre, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/jardines-colgantes-de-babilonia/

Recomendado para ti