Historia

Tratado de Utrecht

El Tratado de Utrecht fue un grupo de acuerdos que se tomaron con el objetivo principal de poder terminar con la guerra de sucesión en España, una guerra que tuvo como origen la lucha por la corona luego de Carlos II muriera, situación que ocasionó un debilitamiento en el imperio que hizo que el país entregara a Europa la mayor parte de sus terrenos en Europa así como algunas rutas utilizadas para el comercio y los beneficios que tenían con sus colonias.

Tratado de Utrecht | Qué fue, características, historia, causas, consecuencias
  • Cuándo fue: 11/04/1713
  • Dónde fue: Utrecht, Países Bajos

¿Qué es el Tratado de Utrecht?

El Tratado de Utrecht fue un grupo de tratados que se realizaron en Utrecht y Rastatt con los cuales se estableció el futuro de la monarquía de España y los cambios que sufriría el mapa político de Europa en el cual pasó de ser un Imperio Europeo a ser un Imperio únicamente atlántico.

En qué consistió

Conocido también con el nombre de Paz de Utrecht, el Tratado de Utrecht fue el medio que se utilizó para poder poner fin a la guerra de sucesión por el trono de la corona en España, situación que hizo al país perder prácticamente todas sus posesiones en Europa y concederlas a Inglaterra, Austria y Francia. Fue un tratado que acabó con las contiendas pero que al mismo tiempo generó una gran cantidad de represalias por parte del pueblo español.

Características del Tratado de Utrecht

Entre las principales características que pueden ser observadas en este tratado se mencionan las siguientes:

Qué países lo firmaron

Los países que participaron de la firma del Tratado de Utrecht fueron España, Francia, Austria, Saboya, Prusia e Inglaterra.

Qué establece el Tratado de Utrecht

El Tratado de Utrecht estableció los siguientes aspectos importantes:

Antecedentes

El primer antecedente para la firma del Tratado de Utrecht fue la muerte de Carlos II de España. A raíz de su fallecimiento el trono estuvo un tiempo sin heredero, momento en el que el rey Luis XIV y el emperador Leopoldo reclamaron sus derechos como herederos al trono pues ambos habían estado casados con las hermanas del rey Carlos II. Antes de su muerte, Carlos II había dejado claro en su testamento que el nieto de Luis XIV sería el heredero al trono y éste fue Felipe V de Borbón. Al ver esto, Leopoldo I decidió empezar la guerra contra Francia.

El segundo antecedente importante fue la guerra de sucesión española entre Felipe V quien apoyaba a Francia y Carlos de Austria quien apoyaba a Inglaterra, Holanda y a Alemania. Portugal y Saboya se unieron tiempo después con el objetivo de poder evitar una unión entre Francia y España. Durante esta guerra, España se dividió en dos grupos, uno que apoyaba a la corona de Aragón y otro que apoyaba la dinastía borbónica de Felipe V.

El tercer antecedente tiene que ver con las diferentes negociaciones que se realizaron entre Francia e Inglaterra en búsqueda de métodos para conseguir la paz. Los franceses y los ingleses no estaban de acuerdo con Holanda, país que no daba muestras de buscar la paz y que por el contrario estaban al pie de lucha para ganar la guerra. Con la derrota del archiduque Carlos contra Felipe V, España tenía cada vez menos reinos y cuando el emperador José I murió, dejó como heredero al archiduque implantando el temor de que Carlos pudiera llegar al trono español, pues todos en la región recordaban con horror el tiempo de Carlos I en el poder.

Historia

Su historia data de una serie de tratados que habían sido firmados entre el rey Luis XIV y la reina Ana de Inglaterra. Estos tratados indicaban que Luis XIV cedía algunas cosas importantes a los británicos en nombre de Felipe V, quien era su nieto. Estas cosas incluían la isla de Gibraltar y Menorca, la concesión por 30 años de los esclavos negros y la exención de pagos por las mercancías que se traficaran en el puerto de Cádiz. Luis XIV también se comprometía a asegurar que España y Francia nunca estuvieran juntas.

El Tratado de Utrecht fue firmado oficialmente entre España e Inglaterra en el año 1713 en la ciudad holandesa llamada Utrecht y luego de la firma, que ponía fin a la guerra de sucesión española, Felipe V fue finalmente reconocido como rey de España y las Indias renunciando a los derechos al trono de Francia y aceptando la cesión de los Países Bajos al emperador Carlos VI.

Causas del Tratado de Utrecht

La causa principal para que se diera la firma la Tratado de Utrecht fue la guerra por el poder en España, conocida como la guerra de sucesión, un enfrentamiento que involucró a los dos grandes imperios europeos de la época en la lucha por ganar el poder. La muerte del rey Carlos II de España fue el acontecimiento que provocó el origen del conflicto armado, pues al morir, no había tenido ninguna descendencia por lo que por medio de un testamento dejaba en el poder a Felipe de Anjou, el nieto del rey de Francia, Luis XIV.

Pese a que el rey había dejado el testamento, una serie de conflictos surgieron pues al dejar en el poder a Felipe, hacía que los reinos de España y de Francia se unieran para formar un enorme imperio el cual podría resultar en una amenaza grave para Europa, principalmente para Gran Bretaña que era enemigo de los otros países.

Fue así como se ocasionó un grave conflicto en el cual se vieron involucrados diferentes países hasta que se logró llegar a un acuerdo de paz, el Tratado de Utrecht, que logró establecer la paz en la región y establecer límites para los países que se habían enfrentado.

Consecuencias

Entre las consecuencias que trajo consigo el Tratado de Utrecht se mencionan las siguientes:

Importancia

Su principal importancia fue la de tratar de garantizar la seguridad y la libertad en Europa finalizando la guerra de sucesión, libertades que se veían en peligro inminente ante una posible unión entre España y Francia. Se logró un adecuado equilibrio en Europa y se estabilizaron los poderes en un sistema que logró sentar las bases para el crecimiento acelerado del Imperio Británico.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti