Mitología

Neith

Muchos fueron los dioses egipcios que existieron hace siglos en la cultura del pueblo egipcio, una de las más reconocidas fue Neith. Conocida también con los nombres de Net, Nit o Neit, fue una de las deidades de mayor antigüedad en el Antiguo Egipto y permaneció en el pueblo por muchos años, principalmente durante los inicios del periodo predinástico pero logró incluso permanecer hasta la dinastía ptolemaica, la última dinastía que existió antes de que llegara Roma.

Neith | Quién fue, características, de qué era dios, poder, mito, templos

Temas relacionados

Ra, Amón, Hathor, Atum, Seth, Horus, Thot, Anubis, Osiris

¿Quién fue Neith?

Neith, patrona de Sais, fue una de las diosas más importantes de Egipto. Fue considerada la diosa de la guerra, el cosmos, la guerra y el agua entre otras y era considerada además como la verdadera creadora del universo y de todo lo que existía en él.

Características de Neith

Entre las características más representativas de la diosa Neith se mencionan las siguientes:

De qué era diosa

Neit fue considerada como la diosa de la sabiduría pues otros dioses acudían a ella para que les ayudara a resolver los conflictos que tenía, del tejido, de la creación puesto que se considera que ella estuvo presente durante la creación del mundo y muchos afirmaron que era la madre de Ra, el dios del sol que se encargó de crear todo lo demás que compone la tierra, de la guerra, de la caza y fue también venerada por ser la diosa funeraria.

Poder

Su principal poder fue el de la creación del mundo y del dios del sol Ra, a quien le encargó terminar la labor. Tenia poderes increíbles para la cacería y al mismo tiempo para la guerra. Podía hacer que las aguas se volvieran fértiles y por eso, también se consideraba que tenía un gran poder de fertilidad. Uno de sus principales poderes era el de crear pero también el de destruir. Además, podía ayudar a los muertos para que éstos encontraran el camino hacia la otra vida y la inmortalidad.

Mito de Neith

El mito de Neith narra que ella estuvo presente y fue la verdadera responsable de la creación del mundo, específicamente cuando las aguas de Nun empezaron a formar remolinos siguiendo sus órdenes para lograr así crear el ben-ben o montículo principal, lugar sobre el que Ra se colocó para seguir con la tarea de la formación del mundo que Neith ya había iniciado. Existen otras versiones del mito que dicen que fue ella quien creó el mundo de forma directa para luego dirigirse hacia Sais, y nombró a Ra para que luego siguiera trabajando en él.

Cómo se le representa

La forma en la que se representó a la diosa Neith fue bastante variada pues con el paso del tiempo, fue cambiando de diferentes formas. Hubo tres formas principales para describirla las cuales fueron:

Templos de Neith

No se tienen datos exactos sobre el templo donde se le rendía tributo a la diosa Neith, lo que sí se sabe es que era venerada por todas las personas que formaban parte de la cultura egipcia de forma importante, tanto, que logró permanecer por siglos como una diosa. Se sabe de un festival que se hacía para honrarla el cual se conocía como “el festival de las lámparas” en el cual cientos de lámparas eran soltadas al cielo durante la noche en un día específico al año.

Símbolos

Debido a que Neith fue una diosa venerada por muchísimas generaciones, sus símbolos fueron cambiando con el paso del tiempo dependiendo de las representaciones que se le hicieran. Los más importantes de ellos fueron:

Importancia

Además de haber sido la principal diosa egipcia en la cultura, para los historiadores antiguos egipcios, Neith ha sido vista como una de las principales influencias tanto para el Antiguo como para el Nuevo Testamento pues en los primeros libros de la Biblia se habla sobre cómo el mundo fue creado a partir de las aguas oscuras, de la misma forma en que lo hizo Neith.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Briceño V., Gabriela. (2021). Neith. Recuperado el 26 mayo, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/neith/

Recomendado para ti