Ciencias de la Tierra

Eras geológicas

Los períodos o eras geológicas son lo que los geólogos y los paleontólogos utilizan para poder organizar el flujo temporal de la historia en la faz de la tierra. Debido al gran espacio de tiempo, 4.5 mil millones de años, es más útil si se divide en diferentes etapas para poder estudiarlo. Estas divisiones no se asignan al azar, sino que corresponden a los diferentes cambios que se han dado en la geología, la geografía, el clima y otras características de la tierra. En su mayoría, siguen la evolución de la vida o la falta de ella. La transformación que se da en los periodos geológicos puede ser provocado por algún evento geológico importante, como una colisión dentro del sistema solar, como un cometa o un meteoro. Los episodios volcánicos prolongados también pueden ser un importante agente de cambio.

¿Qué son eras geológicas?

Una era geológica es una unidad de tiempo extenso que incluye millones de años en los que se dan una serie de cambios biológicos y geológicos que se encuentran relacionados directamente con la formación de la Tierra y la vida que hay en ella.

Cuáles son las eras geológicas

Las eras geológicas de la tierra son cuatro y son las siguientes:

Clasificación de las eras geológicas

La historia de la tierra está clasificada en cinco importantes etapas, cada una de ellas con diferente cantidad de años. Esta clasificación es la siguiente:

Características

Entre las principales características que podemos mencionar de las eras geológicas están las siguientes:

Para que sirven las eras geológicas

Las eras geológicas sirven para determinar la época en la que se formaron las rocas, los estratos y el paso y transformación que tuvieron los seres vivos hasta alcanzar su estado actual. El estudio del clima, de los mares y de los continentes es posible por medio del estudio de las eras geológicas.

Historia

En la antigua Grecia, Aristóteles observó que los fósiles de conchas marinas en las rocas se asemejaban a los encontrados en las playas. Sacó conclusiones que los fósiles en las rocas estaban formados por animales vivos y razonó que las posiciones de tierra y mar habían cambiado durante largos periodos de tiempo. Leonardo da Vinci estuvo de acuerdo con la interpretación de Aristóteles de que los fósiles representaban los restos de la vida antigua. El geólogo persa Avicena y el obispo dominico del siglo XIII, Alberto Magno, se encargaron de extender la explicación de Aristóteles sobre una teoría de un fluido petrificante. A fines del siglo XVII, Nicholas Steno pronunció los principios de las escalas de tiempo geológicas. Steno argumentó que las capas de roca o estratos fueron colocadas en sucesión, y que cada una representa una «porción» de tiempo. También formuló la ley de la superposición, que establece que cualquier estrato dado es probablemente más antiguo que los anteriores y más joven que los que están debajo.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti