Ciencias de la Tierra

Geomagnetismo

El campo magnético de la Tierra, también conocido como campo geomagnético, es el campo magnético que se extiende desde el interior de la Tierra hasta donde se encuentra con el viento solar, el cual es una corriente de partículas cargadas de energía que emanan del Sol. El término geomagnetismo se encuentra estrechamente relacionado con las propiedades magnéticas que posee la tierra. Se sabe que la tierra actúa como un imán de enorme tamaño el cual tiene un campo magnético ya establecido, esto quiere decir, una región de materiales similares a los imanes.

Geomagnetismo

Temas relacionados

Cinturones de Van Allenmagnetosfera

¿Qué es el geomagnetismo?

El geomagnetismo es una parte de las ciencias que tiene como objetivo principal el estudio del campo magnético de la tierra, de su formación, su variación y su origen. Es también la propiedad natural de los cuerpos de atraer el hierro.

Características del geomagnetismo

Las principales características del geomagnetismo son las siguientes:

Qué estudia el geomagnetismo

El geomagnetismo es la ciencia que se encarga de estudiar el origen y las propiedades del campo magnético que tiene la tierra. Este campo tiene dos puntos diferentes, y ambos puntos son estudiados por esta ciencia.

Historia

Hace más de dos mil años en la ciudad de Magnesia en Turquía se descubrió una piedra llamada magnetita o imán. Y a la fuerza de atracción se le dio el nombre de magnetismo y finalmente, al objeto que ejerce la fuerza magnética se le llama imán.

Tiempo después se descubrió la brújula en el occidente como un instrumento de navegación. El francés Petrus Peregrinus hizo investigaciones muy relevantes acercad de los imanes. En el año 1570, el geólogo John Michell creó un tipo de balanza que estudiaba las fuerzas magnéticas.

Observatorios geomagnéticos

Los observatorios geomagnéticos son centros o laboratorios científicos que tienen como labor registrar de forma continua y precisa al menos tres componentes diferentes del vector campo magnético F. Uno de los principales objetivos de los observatorios es el de brindar información certera sobre la variación secular y las de escalas temporales.

En la actualidad, se pueden encontrar aproximadamente 180 observatorios geomagnéticos alrededor de todo el mundo, y únicamente 15 de ellos se encuentran en América Latina. La misión de los observatorios entonces es la siguientes:

Polos magnéticos terrestres

El campo magnético de la Tierra se asemeja al campo producido por un simple imán de barra. Este campo se llama campo dipolo porque tiene dos polos, ubicados en cualquier extremo del imán, donde la fuerza del campo es máxima. En el punto medio entre los polos, la fuerza es la mitad de su valor en los polos. El campo magnético a menudo se visualiza en términos de líneas de campo magnético, o líneas de fuerza, que dejan un extremo del imán, llamado polo norte, atraviesan el espacio y vuelven a ingresar al imán en el otro extremo, el polo sur.

Por mucho tiempo se tuvo la idea de que, si los polos magnéticos llegaban a sufrir de algún tipo de inversión, esto podría llegar a provocar grandes y peligrosos cambios en el planeta, incluso se pensó que esto podría llevarlo a su destrucción. Los astrónomos, sin embargo, han explicado esta errónea teoría y, han dicho incluso que la inversión es normal y se lleva a cabo cada un cierto periodo de tiempo.

La temida inversión de los polos se encuentra ligada al debilitamiento del campo magnético de la tierra el cual protege nuestro planeta de las peligrosas partículas cargadas y de la radiación que nos llegan del Sol y del espacio.

Tormentas geomagnéticas

Una tormenta geomagnética es una perturbación que sufre el campo magnético de la tierra y que puede durar desde horas hasta días de forma continua. Tienen un origen externo y son producidas principalmente por el aumento de manera brusca de las partículas que son emitidas de las erupciones del sol que logran de alguna manera llegar a la magnetosfera, provocando una serie de alteraciones en el campo magnético.

Pueden llegar a suceden en cualquier punto de la tierra y sus amplitudes pueden variar dependiendo de la latitud. Su ocurrencia dependerá siempre de la actividad solar.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti