Filosofía

Avicena

Avicena fue uno de los filósofos y médicos musulmanes que más resaltaron para su época, alabado por sus grandes teorías y sus conclusiones eruditas, aprendió desde el método autodidacta, lo que lo hacía más relevante para la sociedad.

Avicena

Información personal

  • Cuándo nació: 22/08/980
  • Dónde nació: Afshona, Uzbekistán
  • Cuándo murió: 21/06/1037
  • Dónde murió: Hamadán, Irán

¿Quién fue Avicena?

Avicena es su nombre pasado al latín y de este al castellano, su nombre completo es Abū ‘Alī al-Husayn ibn ‘Abd Allāh ibn Sĩnã, no obstante, por la dificultad de su pronunciación se le reconoce como Ibn Sina, o como Avicena, fue reconocido en todo el mundo por ser un médico, un filósofo, un científico y un polímata musulmán, cuando nos referimos a polímata quiere decir que era un conocedor y erudito, abarcando de esta manera muchísimas áreas de interpretación y de sabiduría, por lo cual, para la época era un hombre sumamente admirado y envidiado; este escribió alrededor de 300 libros y curiosamente ninguno tenía la misma temática que otro, todos tenían una semejanza y es que se enfocaban en lo que era la medicina y la filosofía, sin embargo, se centraban en diferentes ámbitos de ambas materias.

Biografía de Avicena

Nació un 16 de agosto del año 980 en Afshana de la provincia de la Gran Jorasán, Bujará, lo que actualmente es Irán, musulmán desde la cuna y con padres musulmanes, creció siendo un niño normal, no obstante, su innato interés hacia las ciencias de la naturaleza y la medicina fue sumamente veloz, inclusive algunos conocedores lo consideran precoz ya que desde los 13 y 14 años empezó a estudiar a profundidad sobre dichas materias por decisión propia. A esa edad, Avicena podía recitar todo el Corán, el cual es el libro sagrado en el Islam.

Su padre fue nombrado funcionario, decidió trasladarse junto a él a Bujará, lugar en el cual aprendió conocimientos varios como lo eran las matemáticas, la física, la filosofía lógica y profundizó más en el Corán, este avanzó sumamente rápido en su aprendizaje como autodidacta, así que fue precoz en absolutamente todo lo que a su carrera se refería, dos años después, a los 16 años ya dirigía a médicos famosos y un año después, a los 17 años ya acarreaba una fama bastante grande, siendo reconocido como el que logró salvarle la vida a emir Nuh ibn Mansur.

Se le cedió el permiso para entrar a la biblioteca real, en la que se encontraba mucha información jamas conocida en el exterior, en esta pudo ampliar sus conocimientos, sobre matemáticas, astronomía y música, cuando Avicena cumplió su mayoría de edad, era reconocido como un erudito, uno de los más importantes y preciados de la época, ya que no había ciencia para aquel entonces que no se hubiera estudiado, convirtiéndose de esta manera en médico de la corte y el consejero principal en lo que a temas científicos se refería, hasta que el reino samaní cayó en el año 999.

A los veinte años escribió 10 libros distinguidos por el nombre de “El tratado del resultante y el resultado”, de igual manera estudio de manera exhaustiva las costumbres de la época y lo vació todo en un libro denominado “La inocencia y el pecado” y aunque ya era suficientemente famoso para la época, con estos libros su fama se extendió y se proliferó por toda Persia.

En el año 1021 se llenó a Avicena de murmuraciones políticas y sociales, las cuales cristalizaron la percepción que el pueblo tenia de Avicena, por lo que fue a la cárcel, sin embargo, con astucia se disfrazó de derviche, un tipo de monje religioso en aquellas regiones y evadió la ley, escapando del lugar.

Progresivamente a sus 32 años de edad inicio por lo que más se le reconoce, su obra maestra, el célebre Canon de medicina, una serie de 5 libros que contienen todos los conocimientos médicos y farmacológicos que eran tendencia para la época.

Murió en agosto del año 1037 a sus 57 años, a causa de un arraigado antecedente de crisis intestinales, intentó curarse él mismo, pero el fármaco tuvo efectos fatales en su anatomía y su organismo, los conocedores afirman que murió a causa de exceso de trabajo y exceso de placer.

Pensamiento

Avicena no poseía un pensamiento muy estructurado, era sumamente liberal y se avocaba siempre a estudiar y enfocarse en todo aquello que le llamase la atención, pensaba que estar encapsulado en la monotonía era una pérdida de tiempo y que el conocimiento era lo que todo hombre debía buscar como objetivo para tener una vida plena y llena de sabiduría.

Teorías

Avicena fue un hombre muy curioso, por lo cual estudió a los hombres desde muchos ámbitos, lo que le hizo desarrollar una de sus más grandes teorías, la teoría dual que llevaba adjunta su nombre, teoría que afirmaba que el alma y el cuerpo aunque estaban juntas y se mezclaban algunas veces, no eran los mismo, no sentían de igual manera, y por lo mismo, no se enfermaban de las mismas cosas.

Aportaciones de Avicena

Todas sus obras fueron grandes aportaciones, ya que no solo ayudaron a la evolución de la medicina actual, sino que de igual manera se enfocan y propician que el sujeto entienda el comportamiento de la cultura a la que pertenecía y el porqué de la misma. Algunas de sus aportaciones fueron las siguientes:

Obras

Algunas de sus obras más relevantes de Avicena fueron las siguientes:

Frases

Importancia de Avicena

En la Persia de la época Avicena fue una gran influencia, no obstante, fue uno de los propiciadores de la evolución de la medicina actual, sus descubrimientos y aportaciones fueron grandes pasos para las medicinas que hoy en día son sumamente comunes, por lo que, gracias a este se obtuvo conocimiento extenso en medicina y filosofía por los tomos de sus libros y demás obras que ayudaron progresivamente al desarrollo de la humanidad.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti