Biología

Crustáceos

La fauna del planeta Tierra es amplia, variada e interesante. Entre esos animales que hacen vida en la naturaleza se encuentran los crustáceos. Ellos tienen características muy particulares que los diferencian de otros grupos, aunque se encuentran clasificados dentro de los Artrópodos. Son un tipo muy grande pues existen al menos unas 65 mil especies descubiertas. Sus dimensiones son distintas según el tipo, algunos solo observables con un microscopio. Su valor en el ecosistema es fundamental e incluso varios forman parte de la dieta humana con gran valor nutricional y monetario como los camarones, langostas y cangrejos.

Crustáceos Qué son, características, origen, tipos, hábitat, alimentación

Temas relacionados

Bovino, equino, felinos, ovinoroedores, caprinos, cetáceos

¿Qué son los crustáceos?

Los crustáceos animales que se incluyen dentro del orden denominado Arthropoda (artrópodos), es decir, dotados de “exoesqueletos” rígidos o de concha. De hecho, la palabra que deriva del latín “crustaceus” se traduce como “que posee cáscara o corteza”. A pesar del término, no todo se limita a ello. En esta categoría se hallan unas 65 mil especies distintas, algunas con tamaños minúsculos poco conocidos y otros tan populares como las gambas.

Características de los crustáceos

En rasgos generales los crustáceos poseen ciertas características que los distinguen de otras órdenes o tipos, la mayoría relacionadas con su morfología. Algunas de ellas son:

Origen

Las investigaciones para precisar la evolución de los crustáceos y sus antepasados no han parado, pues aún se desconocen varios detalles al respecto. El “arthrite naupliar” es uno de los datos que les han generado pistas sobre sus orígenes. Se estima que datan del periodo Cámbrico, es decir que se crearon 500 millones de años atrás. Canadaspis es el nombre del crustáceo más viejo descubierto por el hombre. Al analizar el fósil se determinó que era parte de la clase malacostráceos, la misma de las langostas.

Tipos

Es inmensa la variedad de especies de crustáceos, científicamente se les agrupan en seis distintos tipos:

Especies

Sería interminable nombrar las más de 60 mil especies de crustáceos que existen, sin embargo, podemos mencionar los más famosos en la cocina mundial: cigalas, bogavante, gambas, langostino, cangrejo de mar, langosta, buey de mar, nécora, percebe y centollo. Otras especies que sobresalen por lo curioso de su forma y comportamiento son: camarón fantasma, camarón pistola, lernaea, anfípodos pram y sacculina.

Hábitat

La mayor parte de los crustáceos habitan en nuestros océanos y mares. Son pieza clave del equilibrio en el ecosistema marítimo. Sin embargo, al ser un grupo tan numeroso, no es de extrañar que existan especies que vivan en casi cualquier tipo de ambiente natural. Hasta en pequeño charcos que surgen tras la lluvia, se pueden encontrar a estos animales. Los hay de aguas dulces y terrestres. Entre las especies de tierra más conocidas está la cochinilla.

Alimentación

En su mayoría comen carne, unos cuantos se nutren de plantas, pero los gustos son variados a la hora de alimentarse. Por ello según la especie pueden ser:

Ciertos cangrejos y otros animales del grupo se nutren exclusivamente de algas.

También existen especies de cangrejos y otros animales que son únicamente herbívoros alimentándose de algas que están adheridas a las rocas. Algunos comen de todo y ejercen el papel de aseadores de peces, otros crustáceos y animales, pues comen restos de plantas, piel muerta y residuos que se acumulan en el exterior de sus compañeros marinos.

Reproducción

Los distintos tipos y conjuntos de crustáceos se reproducen sexualmente. En la naturaleza se hallan en versión femenina y masculina. Los varones están provistos de apéndices adecuados para transferir sus espermatozoides a las hembras. Internamente en ellas ocurre el proceso de fecundación. Más tarde se encargan de depositar sus huevos en el agua (para que nazcan las larvas). Existen también especies hermafroditas o que se reproducen a través de la partenogénesis.

Crustáceos de agua dulce

Algunos realizan procesos migratorios y otros no, pero son varias las especies que habitan en aguas dulces de ríos, lagos, quebradas y charcas. Las aguas caribeñas son grandes portadoras de estos animales, entre los que destacan camarones (tigre, guábara, palancú, buruquena, etc), langostinos y cangrejos.

Crustáceos de tierra

Entre las especies más destacadas que viven en la tierra destaca el “cangrejo de los cocoteros” (Birgus latro), que además es el crustáceo terrestre de mayor tamaño que hay. Sobrepasa los 4 kilogramos de peso y alcanza una longitud de hasta 75 centímetros. La población más numerosa se halla en Christmas, una isla de Australia. Las cochinillas o oniscídeos son un tipo mucho más común de crustáceo que habita en la tierra. Se hallan en jardines y patios comunes de casi todo el mundo. Prefieren la humedad y la oscuridad.

Crustáceos microscópicos

Estos minúsculos crustáceos se identifican dentro de varias clases que se denominan cladóceros, copépodos, misidos, isópodos, anfípodos y decapodos. Sirven de alimento para muchos peces chicos y juegan un rol importante en la cadena ecológica. La mayoría son carroñeros, pero también se nutren de vegetales, lo que mantiene las aguas limpias. Algunas especies son: daphnia, el cíclope y el cangrejo rojo.

Crustáceos en peligro de extinción

Los crustáceos al igual que otros animales sufren los embates del cambio climático y la contaminación o alteraciones de su hábitat, lo que los hace susceptible a la extinción o merma importante en su número. Sin embargo, estos se han adaptado muy bien a los distintos hábitats que le ofrece la Tierra y se encuentran en todo el planeta. Una de las especies más documentadas sobre las amenazas que ciñen sobre ella y apuntan a su desaparición es el camarón de agua dulce.

Valor nutricional

Los crustáceos son fuente de alimento para los humanos. La mayoría destacan por su agradable sabor y delicadeza al paladar, lo que lo convierte en materia prima de muchos platillos, especialmente de la gastronomía asiática y mediterránea. Sus aportes nutricionales debido a su composición son similares a la de los pescados marinos. Además son muy saludables y recomendados en regímenes alimenticios, ya que poseen un bajo contenido de grasas y aporte calórico. Por ejemplo, 100 gramos de langosta contiene 77 calorías. Predominan nutrientes como el potasio, sodio y fósforo, primordiales para el organismo humano. Las recetas a base de crustáceos son innumerables.

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti