Biología

Consumidores secundarios

En la cadena de alimentación de nuestro ecosistema conviven distintas tipologías de consumidores, entre ellos los consumidores secundarios. Al igual que el resto de las variedades que completan la pirámide de consumo, gozan de un rol fundamental para la armonía natural. Cuantiosas especies componen el grupo, como los perros, gatos o pollos, los cuales obtienen energía al ingerir algunos de los seres vivos que integran el primer eslabón.

¿Qué son los consumidores secundarios?

Se les denomina consumidores secundarios a todos los seres vivos que incluyen en su dieta energética especies del primer nivel, que son los herbívoros. Sin alimentarse de ellos no sobrevivirían. Aunque suelen ser carnívoros, también pueden adicionar a su menú hierbas y vegetales. A su manera de comer se le llama heterótrofa.

Características de los consumidores secundarios

Las principales características de los consumidores secundarios son:

Diferencias

La discrepancia más relevante entre los integrantes del primer conjunto de consumidores con el segundo, radica en que los primarios sólo consumen vegetales, algas, hierbas y entes similares, es decir, son exclusivamente herbívoros. No comen carne. Entre estos se localizan especies como conejos, jirafas y vacas. Por otro lado, para que un ser vivo sea considerado del segundo orden de la cadena, tiene que tener obligatoriamente en su fuente alimenticia especies primarias, lo que los convierte en carnívoros.

Entretanto, los consumidores terciarios son las especies cuyo alimento se extiende a los del tipo primario y al secundario. A menudo se les dice que se posicionan al término de la cadena. Es el renglón se hallan animales de gran dimensión muy feroces y voraces como ciertas tipificaciones de tiburones y felinos de África. Aunque no se concibe como básico, también existe un cuarto eslabón, al que algunos científicos llaman consumidores cuaternarios. En este espacio se incluirían quienes no poseen depredadores y comen de los tres anteriores. Humanos entrarían en la clasificación.

Tipos de consumidores secundarios

Según los suministros que ingieren los seres vivientes contenidos en el segundo eslabón de consumo consiguen tipificarse en dos conjuntos: omnívoros y carnívoros.

Consumidores fluctuantes

Unos consumidores secundarios diversas veces fluctúan con los tipos de provisiones que ingieren. Por ejemplo, según la estación o condiciones ambientales pueden pasar largo tiempo convertidos en herbívoros. Por ejemplo, los zorros y los lobos. Recuperan su ingesta de carne cuando el hábitat es idóneo.

Clasificación

Otra clasificación que agrupa a los consumidores secundarios es aquella que trata la manera en la que consiguen obtener el alimento. Puede ser de tres formas:

Métodos de cacería

Los consumidores secundarios emplean distintos métodos de cacería, entre ellos:

Funciones

Los consumidores secundarios tienen las siguientes funciones:

Importancia de los consumidores secundarios

La generación vegetativa así como de otras entidades vivas que se nutren o reciben contenido energético de ellos mismos, es decir que las producen para sí y sobrevivir, debe ser mayor a los que no lo hacen. Estos seres integran la base de la red trófica. Ellos generan el 100 de su energía. Al comer, el consumidor secundario obtiene apenas 1% de esa carga energética. Por esta razón, necesariamente son más numerosos los eslabones que comen y originan plantas. Siguiendo estos patrones se da más energía a los otros pisos de la cadena.

Sin embargo, esta necesidad del ecosistema no reduce la importancia de la presencia de las especies secundarias. Éstos tienen el rol de equilibrar el proceso, que por múltiples circunstancias (incluida la acción del hombre) es delicadamente vulnerable. Si no hay suficientes de estos animales que presan a los herbívoros se daría una sobrepoblación que mermaría la disponibilidad energética de los autosuficientes. También indirectamente ayudan a la población vegetal, pues varios comen insectos que están catalogados como una plaga para las cosechas agrícolas.

Todos los seres cumplen un rol biológico fundamental para mantener el orden de la naturaleza. Existe una dependencia intrínseca entre ellos. La desaparición de algunos, puede ocasionar la extinción de otros.

Ejemplos de consumidores secundarios

Algunos ejemplos de consumidores secundarios son:

Sin ningún orden podemos nombrar otros consumidores secundarios destacados como: lechuza, serpiente, búho, caimán, guepardo, pantera, camaleón, leopardo, cóndor, salamandra, mantis religiosa, focas, mofetas, pollos, perros, gatos.

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti