Historia

Moriscos

Los moriscos o pequeños moros eran grupos de españoles o moriscos portugueses que fueron musulmanes españoles que se convirtieron al catolicismo durante la Reconquista de España. Más tarde, el término se convirtió en un peyorativo que fue aplicado a todos aquellos que se habían convertido exteriormente pero que en forma secreta continuaban practicando el Islam.

Moriscos

Temas relacionados

Reconquista, Reyes Católicos

¿Qué eran los moriscos?

Los moriscos eran los musulmanes bautizados a la religión católica luego de la pragmática de conversión forzosa de los Reyes Católicos en la Corona de Castilla, medida que se aplicó hasta el año 1526.

Definición

Los moriscos eran todos aquellos musulmanes que se convirtieron al catolicismo de forma voluntaria y los que fueron convertidos de forma obligatoria. Eran los musulmanes del Reino de Castilla que practicaban su fe de manera un poco abierta en los reinos cristianos. Moriscos es una adaptación peyorativa del adjetivo “morisco” que tiene como significado pequeño moro o medio-moro, fue usada para llamar a los musulmanes conversos en Granada y Castilla.

Características de los moriscos

Origen

Los moriscos eran árabes que habían llegado a España luego de la pérdida de Granada y algunos de ellos se refugiaron en Marruecos. La mayoría de ellos nacieron en Andalucía, Extremadura y Murcia. La mayor parte de ellos llegaron de Badajoz.

Historia

La reconquista por parte de los musulmanes a la antigua España cristiana y Portugal se llevó a cabo durante varios siglos, con el último bastión musulmán, Granada, cayó en 1492. Los musulmanes conversos al cristianismo eran conocidos como moriscos, mientras que los musulmanes que se sometieron al gobierno cristiano conservaron la fe musulmana se llamaban Mudéjares. Sin embargo, muchos moriscos continuaron siendo cripto-musulmanes, al igual que muchos conversos judíos habían seguido practicando en secreto el judaísmo.

El estado de los mudéjares y los moriscos dependía de pactos de capitulación y decretos reales posteriores. En Aragón y Valencia, los musulmanes que aceptaron el gobierno cristiano pudieron practicar su fe. Luego de la caída de la ciudad de Granada, el Tratado de Granada garantizó a la población musulmana el derecho a la libertad religiosa, pero esa promesa fue de corta duración. Cuando los musulmanes reaccionaron contra los esfuerzos de conversión por parte del primer arzobispo de Granada, Hernando de Talavera, el futuro cardenal Cisneros tomó medidas más contundentes a medida que se acercaba el fin del siglo: conversiones forzadas, textos islámicos en llamas y el procesamiento de algunos de los líderes de Granada.

Expulsión de los moriscos

Sucedió en el año 1609 durante el reinado de Felipe III y fue él quien ordenó su expulsión. Los primeros moriscos que fueron expulsados fueron los que habitaban en el reino de Valencia, luego de Andalucía, de Extremadura y por último de las dos Castillas e incluía la expulsión de los reinos de la Monarquía Hispánica de todos los moriscos, que eran los cristianos de origen musulmán convertidos forzosamente al cristianismo luego de la conquistas de los reinos musulmanes por parte de los reinos cristianos peninsulares. Fueron expulsados aproximadamente unas 300.000 personas y la expulsión se dio por una serie de razones entre las cuales mencionamos:

Importancia

Los moriscos fueron un pueblo que dejaron un gran legado en cuanto a infraestructura y monumentos islámicos principalmente en Sevilla. Su gastronomía se mantiene en muchos lugares hasta la fecha. También dejaron como legado la novela morisca, una prosa narrativa de ficción y el romance morisco dentro de la poesía en el cual enlazaban un caballero cristiano con una forma de comportarse heroica y caballerosa.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti