Ciencias de la Tierra

Cabañuelas

Saber qué nos depara el clima, es una interrogante que desde la antigüedad se ha buscado desentrañar. Las cabañuelas tienen esa finalidad. Usadas por babilonios y mayas, entre otras culturas del pasado, esta forma predictiva asegura dar una guía que en términos generales señala las condiciones del tiempo para cada uno de los meses del año. Su práctica ha quedado casi en desuso, pero muchos trabajadores del campo y áreas rurales de Europa y América la mantienen vigente y se basan en ellas para realizar sus cultivos.

¿Qué son las cabañuelas?

Las cabañuelas es una técnica de pronóstico climatológico por un periodo largo que se basa en la observación del tiempo durante el mes de enero o agosto. No posee base científica, se fundamenta en creencias culturales y tradiciones que se transmitieron de forma oral por nuestros predecesores.

Origen

Miles de años antes de Cristo, el hombre buscó la manera de orientar sus acciones adivinando el clima por diversos métodos. La mayoría basados en la observación de los astros, del cosmos y el tiempo. Se cree que las cabañuelas se iniciaron en Babilonia. Otras culturas aborígenes también se lanzaron a la adivinación del clima, entre ellas destacan los mayas. Su calendario, que poseía 20 días y 18 meses era tomado como base y el mes de enero el punto de partida. En España, se cree que la tradición llegó a manos de los judíos. La práctica se originaría de una festividad denominada “los tabernáculos”. En ella se celebraba la caminata de sus antepasados por el desierto durante la búsqueda de la “tierra prometida”. En aquel recorrido de 40 años, se realizaron rituales para conocer lo que les deparaba el clima y estos se convirtieron en un legado.

Para qué sirven las cabañuelas

Contar con un informe a largo plazo (un año) sobre cómo se comportará el tiempo climatológico tiene un rol fundamental en la agricultura. Aunque no siempre son precisas, e incluso varían según el pronosticador que la efectúe, dan una idea a los campesinos sobre cuándo será el momento oportuno de realizar labores en la tierra. Los cultivos dependen de contar con condiciones específicas para su siembra y posterior recolección. Si ya tienen datos sobre las lluvias, sequías o fenómenos meteorológicos que les deparan, pueden hacer una planificación oportuna. La ciencia meteorológica no avala este mecanismo, pues señalan que no es posible “adivinar” y mucho menos por un año completo.

Cómo funcionan

No todo el mundo realiza cabañuelas, generalmente las ejecutan personas con amplia experiencia en el campo y que han mantenido una tradición familiar. A ellos se les llama “cabañuelistas”. No necesariamente son personas dedicadas por completo a la agricultora. Hay docentes y catedráticos que creen en este sistema y han desarrollado una observación “metódica” para realizar las predicciones. Básicamente consisten en tomar 12 días del mes (enero o febrero) vigilar de cerca la temperatura, humedad, lluvias, nubosidad, vientos, sequía, etc., de cada día y asignar cada uno de ellos a los meses del año. Es un procedimiento complejo, pues además se hace otra evaluación en retrospectiva y también se toman en cuenta algunas horas. De allí la importancia de vaticinador, de sus anotaciones, memoria y detalle que emplee en el sistema.

Cabañuelas de enero

Es el tipo más practicado. Quien realiza la predicción tendrá que realizar cinco pasos:

Cabañuelas de agosto

El mes de agosto también es tomado en algunos pueblos, especialmente en España, para realizar las mediciones. Incluso muchos toman ambos vaticinios (enero y agosto). La forma de evaluación y toma de datos es la misma que se ejecuta en el primer mes del año. Los resultados definirán el clima del año siguiente.

Otra metodología

Otra manera de adivinación climática mucho más rudimentaria, por así decirlo, es a través del uso de sal. Para ello se toman 12 trozos de papel del mismo tamaño y en cada uno se apunta con un lápiz cada mes del año. Se colocan en recipientes separados y encima se le añaden puñados de sal en forma esférica. Se observan durante los primeros 12 días del mes de enero. En los papeles donde la sal se humedezca habrá precipitaciones y en los que no, habrá sequía.

¿Qué dice la ciencia?

La ciencia es tajante al respecto: las cabañuelas no tienen sentido. Se tratan de una costumbre sin bases técnicas científicas. Lo primordial parte de que un mes no es igual a otro y mucho menos establece condiciones similares para todo un año. Meteorólogos expresan que puede ser posible que se acierte el tiempo en periodos muy cortos, gracias a la experiencia de observación y la sabiduría popular, pero que resulta inverosímil ir más allá. El gremio las cataloga como “pseudociencia”.

Argumentos científicos

Importancia

La importancia de las cabañuelas solo se la otorgan quienes creen en sus vaticinios. Su valía está más ligada a mantener el folclor y las costumbres de los pueblos. Conservar las enseñanzas de sus antepasados. Es por ello que utilizarlas es cada vez menos frecuente. Los centros meteorológicos no las toman en cuenta.

Predicciones 2020

Cabañuelas realizadas en España señalaron que el mes de enero sería frío, con presencia de nieve y lluvias constantes. Similar panorama tendrían las primeras semanas de febrero. Sin embargo habrá buenas precipitaciones para los campos, a pesar de las heladas. En marzo se suavizaría la frialdad, aunque continuarán las nevadas lloviznas. En abril las precipitaciones serán dispersas, con algunos días de calor, aunque la inestabilidad será la constante. Los primeros 15 días de mayo serán lluviosos y fríos. Luego aumentará la temperatura a fin de mes. Junio tendrán temperaturas más bajas de lo normal y vendrán con lluvias. Sin embargo, se espera que llegue una ola de calor a partir del 23. Julio se dividirá entre precipitaciones y calor veraniego. Un calor húmedo se sentirá en Agosto, el cual terminará con grandes tormentas aunque por poco tiempo. Septiembre tendrá un comienzo frío y con probable granizo. Sin embargo, después del 21 llegará el buen tiempo con días soleados hasta octubre. Noviembre y diciembre tendrán un clima similar, caracterizado por bajas temperaturas y aguaceros.

Otras creencias curiosas que predicen el clima

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti