Ciencias de la Tierra

Tormenta eléctrica

Las tormentas eléctricas son fenómenos naturales habituales, un gran número de ellas se desarrollan en un mismo espacio de tiempo, en diferentes lugares de la tierra. Aunque atraen la mirada de muchos, por el espectáculo de luces y sonido, representan una de las principales causas de muerte en el mundo.

¿Qué es una tormenta eléctrica?

La tormenta eléctrica es un fenómeno meteorológico, que se deriva del estado de la atmósfera: presión del aire, temperatura y humedad en determinada zona. Está caracterizada por un espectáculo natural de luces y sonidos: relámpagos, rayos y truenos, producidos por la descarga de electricidad estática acumulada en las nubes. Las tempestades vienen acompañadas -en ocasiones- de abundantes lluvias, granizos y fuertes vientos.

¿Cómo se forma una tormenta eléctrica?

Se produce a partir del choque entre una ola de humedad, aire caliente en rápido ascenso y el aire frío contenido en las alturas; condiciones mayormente creadas en los frentes fríos y cálidos, zonas montañosas y costeras. En estas últimas las brisas marinas son muestras del calentamiento y enfriamiento que experimentan la tierra y las masas de agua.

Toda tempestad nace, se desarrolla o madura, luego se disipa. Una tormenta eléctrica se origina cuando el aire caliente y húmedo suben, haciendo movimientos espirales, como si utilizaran una escalera caracol. En lo alto se encuentran con el aire frío y se forma una nube llamada cumulonimbus, que es la célula o centro de la tormenta.

Se desarrolla o madura cuando la nube crece verticalmente alcanzando dimensiones de hasta 18 kilómetros de altura. Dentro de ella vientos ascendentes y descendentes generan turbulencias y provocan la caída de las partículas más densas y pesadas. De esta descarga se deriva la producción de rayos.

Cuando la nube se ensancha, en forma horizontal, en su punto más alto, el aire frío prevalece sobre el caliente, disminuye la fuerza y con ella las precipitaciones. La corteza terrestre se enfría gracias a que el aire fresco baja y las extensas nubes cirrus agregan sombras que mejoran la temperatura. La tormenta desaparece.

Características

Tipos

Las tormentas eléctricas han sido clasificadas por su composición: unicelular, multicelular, supercelular.

Las que obedecen a una célula o nube elemental también son conocidas como tormentas normales u ordinarias, son las más comunes, cumplen el ciclo sencillo: nacen, maduran y se disipan. Están acompañadas de intensas lluvias y en ambientes muy secos, se constituyen como una tormenta seca, en la que sólo se perciben algunos eventos.

Las tormentas multi y supercelular entran en la clasificación de tormentas complejas. Las multicelulares, caracterizadas por la presencia de fuertes lluvias e inundaciones repentinas, rayos y truenos, se han constituido a partir de células o nubes consecutivas, en diferentes fases de desarrollo.

La supercelular – de una única célula- se gesta cuando hay cambios bruscos en la dirección del viento que interfieren en el rápido ascenso de la corriente de aire. La tormenta se hace giratoria y el viento se mueve con una rapidez desmedida en su interior, desprende el granizo, levanta todo a su paso y puede llegar a constituirse un tornado.

¿Cuánto dura una tormenta eléctrica?

Depende de su composición, las tormentas eléctricas unicelulares pueden durar entre 30 minutos y 1 hora, mientras que las multicelulares o complejas pueden extenderse mucho más.

¿Qué hacer en caso de tormenta eléctrica?

La tormenta eléctrica es un fenómeno natural y aunque ciertas condiciones la favorecen, tiene un amplio rango. Puede ser detectada por equipos profesionales, o simplemente manifestada por un trueno. Lo ideal es saber qué hacer antes, durante y después de la tormenta para disminuir su impacto.

Antes:

Durante:

Después:

¿Cómo calcular la distancia de una tormenta eléctrica?

¿Cómo saber si la tormenta está cerca? Conocer a qué distancia se encuentra resulta útil para evitar quedar bajo ella o ser dañado por sus efectos. Calcular este dato es posible, se cuentan cuántos segundos hay entre la visualización del resplandor y el trueno, y se divide esta cifra entre tres. El resultado es el número de kilómetros entre la tormenta y quien realiza la ecuación.

El cálculo puede parecer superficial, pero es serio, se basa en la velocidad a la que viajan la luz (300.000 km/s) y el sonido (331m/s).

Las tormentas no siempre son estacionarias, por lo que es recomendable repetir la ecuación cada uno o dos minutos, para probar si la distancia crece o disminuye, si la tormenta se aleja o se acerca.

Efectos de una tormenta eléctrica

Una tormenta eléctrica puede afectar negativamente a los seres vivos, hasta el punto de ser letal. También ocasionar daños a equipos e infraestructuras.

En los seres humanos el impacto directo de un rayo puede producir desde estrés postraumático, fracturas, quemaduras, pérdida del sentido de la vista por afectación de la retina, o de la audición por la ruptura del tímpano, ambos inclusive, lesiones cerebrales… hasta la paralización de la respiración y el corazón, una muerte súbita.

Las tempestades son uno de los fenómenos meteorológicos que causan el mayor número de muertes en el mundo.

Cuando el rayo recae sobre un objeto, generalmente de metal, genera una onda expansiva que altera la presión atmosférica, lo que puede provocar la caída al suelo de una persona, contracciones musculares, daños en los pulmones y estructura ósea. Si cayó sobre un elemento conductor, la potencia de sus pulsos electromagnéticos puede afectar a los seres vivos que estén en contacto con el objeto, en ellos se descarga la electricidad.

En casa o cualquier otra edificación los rayos pueden provocar la sobrecarga de la red eléctrica, dañando aquellos equipos que estén conectados a la red, generando cortos circuitos, incendios y explosiones.

Al aire libre no hay un lugar 100% seguro para pernotar durante una tormenta eléctrica. Las severas pueden generar copiosas lluvias e inundaciones repentinas, en las que pierden la vida seres humanos, pero también animales y especies vegetales. El granizo golpea con fuerza el campo, también vehículos y otros objetos. Vientos fuertes devastan todo a su paso, rompen ventanas de vidrio, derriban árboles, líneas eléctricas, techos débiles, estructuras móviles.

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti