Religión

Animismo

Al escuchar o leer la palabra animismo con lo que se asocia es con animación y esto no difiere mucho de la realidad, ya que el termino animismo nace de la palabra animus, el cual significa alma, por lo cual se puede deducir que el animismo tiene una importancia notoria para la religión, lo que por una parte es cierto, debido a que una de las creencias características del animismo, es la creencia de que un objeto inanimado se encuentra poseído por un espíritu o deidad en particular.

¿Qué es el animismo?

Básicamente el animismo es la creencia de que cualquier objeto tiene espíritu, por no decir que es la creencia de que todo tiene espíritu o alma, incluyendo de esta manera en esta globalización a animales, plantas, rocas, cajas, animes, cartón, entre otros objetos, dejando claro que cada uno de estos es un ánima, que posee alma y que según se comporte el sujeto lo ayudará para bien o para mal, por lo que debe ser temido y adorado respectivamente como el individuo lo vea.

En qué consiste el animismo

Como anteriormente se explicó, el animismo consiste en tener la creencia de que un objeto inamovible tiene la capacidad de tener alma, por lo tanto, es capaz de molestarse, ser feliz y concebir lo que son las emociones y estados sentimentales, por lo cual, la persona que crea que un objeto de cualquier diversidad o clase está animada tiene dos posibilidades, actuar de manera que le moleste al objeto o en pro de agradarle; de esto dependerá si dicha ánima será venerada y honrada o será temida.

Origen

Muchos expertos creen que el animismo fue la raíz de todas las religiones, esto se debe a que empezó a adorarse objetos inanimados, así como los astros y las plantas. No se tiene una fecha exacta, pero es probable que se remonte a los primeros humanos de hace miles de años atrás. Esto queda en evidencia a través de las religiones de las tribus más remotas, que por lo general se basan en el animismo.

Historia

La fecha exacta de las primeras formas de animismo no es concreta, ya que muchos expertos aseguran que es la raíz de todas las religiones conocidas, debido a sus aspectos primitivos, lo cual ha sido evidenciado entre cavernícolas adorando a las plantas o a los astros.

No obstante, los primeros indicios del animismo se encuentran en África y en Occidente el primer indicio que se dio de esta tendencia fue cuando se asoció la respiración con el espíritu, coincidiendo en que el aire que se respira tiene alma tanto negativa como positiva, inclusive gracias a esto en algunas regiones indígenas de América y en las primeras religiones romanas recibir el último aliento de un moribundo significaba que su alma reencarnaría en otra vida o en el vientre de otra madre.

El principal teórico del animismo fue el británico Edward Burnett Tylor, este pensador que se consideraba filósofo estudió la mentalidad de los pueblos primitivos y a partir de sus reflexiones acuñó el concepto del animismo.

Fundador

Edward Burnett Tylor

Características del animismo

Principios

Uno de los principios del animismo, parten de la idea de que el cuerpo se encuentra dividido en tres niveles, siendo estos el cuerpo, alma y espíritu; el cuerpo que es la morada en la cual el espíritu y el alma se resguardan, el alma los sentimientos y el espíritu lo que habita en a morada, explicándolo de forma sencilla, gracias al concepto de espíritu nace el concepto de deidad, lo que impulsa a la creencia de que hay mucho más en una persona, esto a su vez desencadenó la necesidad de empezar a tener este tipo de creencias.

El animismo en el mundo

Libro sagrado

Hasta la actualidad, no existe un libro sagrado específico en el animismo.

Importancia

Se podría simplificar que la importancia del animismo radica en que fue el origen de todas las religiones, sin embargo, esa teoría se negó rotundamente; así que la importancia del animismo está en la gran influencia que tuvo en la cultura actual de varias regiones y países, algunas personas no poseen identidad sin el animismo ya que es un complemento en sus vidas, a su vez la creencia es algo fundamental en el ser humano, para que así tenga un impulso o motivación.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti