Religión

Herejía

Cuando las personas o grupos de personas van en contra de las creencias que ya han sido establecidas como correctas, se dice que cometen herejía. Este término está ligado de forma estrecha con la religión. Es un concepto que tiende a tener grandes variaciones dependiendo de la religión, el país y la cultura y dependen en gran manera de las enseñanzas que se les hayan inculcado a los pobladores de una determinada región.

Herejía | Qué es, características, historia, ejemplos | Catara, gnostica

Temas relacionados

Apostasía

¿Qué es una herejía?

Una herejía es un tipo de contraposición hacia un grupo o hacia un conjunto de ideas que están ligadas a las creencias que han sido consideradas a través del tiempo como irrevocables e inmutables por un grupo determinado de personas.

Significado

El significado de la palabra herejía ha estado ligado por siglos a los ideales religiosos que han sido impuestos por medio de doctrinas, dogmas, fe o filosofías y que, según sus seguidores deben de ser respetados. Surge por las diferencias que se presentan entre los individuos que entienden los conceptos de forma diferente y así lo dan a entender.

Puede también ser definida como una opinión o varias ideas que están opuestas a las creencias que ya son consideradas como irrevocables dentro de un determinado contexto en la sociedad. En el término entra a jugar un papel importante la palabra hereje, que hace referencia a la persona que muestra rebelión hacia los principios establecidos ya sea en una determinada religión, cultura o secta, pues está en contraposición de los demás.

Características de la herejía

Las principales características que se hacen presentes en la herejía se mencionan a continuación.

Historia

Para entender su historia es importante entender que esta palabra proviene de la palabra griega “hairesis” y era un término neutro que se utilizaba en épocas antiguas para referirse a un grupo de opiniones filosóficas. Sin embargo, con el paso del tiempo, la palabra fue adoptada por el cristianismo y a partir de ese momento, se empezó a ver como un tipo de desaprobación el cual era utilizado principalmente cuando las personas negaban la fe.

A partir del siglo IV, todos los concilios ecuménicos se convirtieron en los principales instrumentos de índole eclesiástico por medio de los cuales se condenaban las herejías. Fue en el año 1656 que le papa Alejandro VIII, estableció un documento llamado Bula Gratia Divina, en el cual definió la herejía como una creencia o defensa de opiniones, ideas o propuestas contrarias a todas las enseñanzas que se encontraban en la Biblia, en los Evangelios e incluso en la tradición.

En el siglo XVI, la herejía empezó a ser castigada por la Sagrada Congregación de la Inquisición, la cual desde el año 1908 se conoció con el nombre de Santo Oficio, y con le nombre de Doctrina de Fe en el año 1965.

Herejía gnóstica

Este tipo de herejía contradice prácticamente todo lo que significa ser cristiano y por esta razón, es y ha sido considerada como el tipo de herejías más peligroso que amenazó de forma directa a la iglesia primitiva. La herejía gnóstica recibió una gran influencia por parte de reconocidos pensadores como Platón.

Sus seguidores creían principalmente en la existencia de un conocimiento que era superior al que los cristianos tenían. Para ellos, el saber tenía un tipo de revelación secreta y además misteriosa que era de hecho superior a la fe. Fue un movimiento herético que tuvo un conjunto y una mezcla de ideas relacionadas con la filosofía y la religión.

Fue considerada por los cristianos como herejía debido a que era vista como un tipo de práctica esotérica que se alejaba por completo de todos los valores del pueblo cristiano. Para ellos, la fe era inferior al conocimiento y tenían además una interpretación de tipo dual con respecto al cosmos en la cual Dios y el mundo estaban opuestos y por esta razón, consideraban todo lo material como anti-Dios. Además, utilizaba el recursos de los relatos de índole mitológico para poder entender qué era el “yo”, de dónde provenía y hacia dónde se dirigía.

Herejía catara

En los años cercanos a 1160, nacieron en Francia grupos de hombres considerados “buenos” que afirmaban vivir siguiendo las enseñanzas de los evangelios, a éstos grupos que recibieron diferentes tipos de denominaciones se les conoció como cátaros. Los cátaros entonces crearon en Europa Occidental un tipo de movimiento religioso alternativo al cristianismo y por esta razón, fueron conocidos como herejía cátara. Estos grupos fueron duramente castigados y perseguidos por las cruzadas y por la Santa Inquisición con el principal objetivo de erradicarlos por completo.

Para los cátaros, la tierra había sido creada por Satanás y Dios solamente había creado el espíritu, que tenía la capacidad de ofrecer la salvación eterna. Aceptaban el suicidio de los hombres como una forma de liberación espiritual y por esta razón no era visto como pecado. Los cátaros tampoco practicaban la diferencia de género, predicaban la práctica de una vida más austera y creían en el cielo perfecto y en la tierra corrupta.

Ante la rápida expansión de la herejía cátara, la iglesia decidió enviar a muchos predicadores para que intentaran convertir a los herejes. Sin embargo, no lograron conseguir sus objetivos provocando que se creara posteriormente el aparato inquisitorio. También se realizó la Cruzada albigense en la cual se tomaron medidas que incluían castigos, torturas, muertes y confiscación de bienes.

Herejía albigense

La herejía albigense fue una de las más conocidas que surgieron durante la Edad Media y estuvo funcionando desde mediados del siglo XII hasta el siglo XIII. Fue un movimiento que se declaró como herejía en el año 1187 y desde ese momento, la iglesia cristiana empezó la lucha contra los albigenses, primero por medio de la predicación y luego con acciones más violentas las cuales tuvieron lugar durante las cruzadas y la inquisición.

El movimiento se concentró principalmente en la parte del sureste francés y en la región del Rosellón Catalán. La filosofía de este grupo considerado como hereje se basó principalmente en el maniqueísmo, en dos poderes principales que eran la luz y la oscuridad y que representaban a un Dios bueno y a uno malvado en el cual se encontraba todo lo relacionado con lo material. El grupo también rechazaba la divinidad de Cristo y los testamentos que habían sido establecidos por la Iglesia.

Ejemplos

Algunos ejemplos de herejías son los siguientes:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Briceño V., Gabriela. (2021). Herejía. Recuperado el 11 abril, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/herejia/

Recomendado para ti