Religión

Gnosticismo

Entre los siglos I y II d.C. se desarrolló en Alejandría y Roma una tendencia filosófica-religiosa conformada por ideas de Platón, de Filón, del judaísmo y del cristianismo primitivo que tuvo por nombre el gnosticismo. Se cree que existió un gnosticismo pre-cristiano o pagano que procedía de Egipto y Grecia. Los miembros del gnosticismo eran personas que manejaban muchos conocimientos y creían que su doctrina solo podía ser revelada a los que tenían el verdadero conocimiento. Este movimiento estuvo presente en el cristianismo primitivo pero trató de reinterpretar la fe y la figura de Cristo en ideas que no fueron aceptadas por los cristianos, razón por la cual fue considerada como una corriente herética.

Gnosticismo

Temas relacionados

Cristianismo, judaismo, masonería

¿Qué es el gnosticismo?

El gnosticismo es considerado una doctrina sincrética de los fundamentos de la filosofía griega – sobre todo la platónica- y de las religiones judío-cristianas con elementos de otras tradiciones orientales. En el gnosticismo, el iniciado se salva a través del conocimiento y no por la fe, ni el perdón de Cristo.

Etimología

La palabra gnosticismo es un término compuesto por “gnosis” proviene del griego y quiere decir conocimiento y del sufijo “ismo” que quiere decir movimiento.

En qué consiste el gnosticismo

El gnosticismo consiste en una doctrina sincrética de diferentes filosofias que le permitían al hombre conocerse a sí mismo para poder salvarse a través del conocimiento.

Origen

En sus inicios, el gnosticismo se dividió en el gnosticismo pagano y el gnosticismo cristiano. Estos tuvieron una presencia significativa en los primeros siglos de la iglesia.

El gnosticismo cristiano tuvo mucha aceptación en el principio del cristianismo primitivo pero luego, pasó a ser considerado como una rama heterodoxa que terminó siendo condenada por ser considerada hereje para la Iglesia

Historia

Existe una historia del gnosticismo pre-cristiano que estaba integrado por conocimientos de diversas filosofías agrupadas de forma sincrética que provenían de Egipto y Asia. El grupo que formaba parte de este movimiento, poseía muchos conocimientos que no eran compartidos con todo el mundo. Entre sus representantes más significativos está Valentín de Alejandría que llevó el gnosticismo a Roma y Simón el Mago que era un religioso samaritano.

En el principio de la era cristiana, fue parte del cristianismo pero como era una corriente sincrética, poco a poco fue chocando con las enseñanzas de la Biblia y terminó siendo considerada como una doctrina pecadora porque no reconocía a Jesús como hijo de Dios y consideraba que el conocimiento era más efectivo para la salvación que la fe.

En la Edad Media, seguía siendo un movimiento herético perseguido por la iglesia y ligado al ocultismo. La inquisición medieval persiguió a los gnósticos por muchos siglos y los castigó con la muerte y la tortura en muchos casos. Por esta razón, los gnósticos de esa época se vieron obligados a mantener ocultos todos sus conocimientos y sus opiniones sobre la iglesia.

En la Edad Moderna, volvieron a renacer los movimientos gnósticos en el mundo, pero esta vez vinculados con corrientes esotéricas como la masonería, los rosacruces y los teósofos. Se cree que el renacimiento del gnosticismo se hizo presente a partir de los manuscritos gnósticos conseguidos en Egipto en el año 1945, que permitieron conocer mejor sobre esta doctrina.

Entre los personajes más conocidos del gnosticismo moderno, se pueden mencionar al escritor británico Aleister Crowley fundador de Iglesia gnóstica universal, el germano Arnol Krumm-Heller creador de la Fraternidad Rosacruz Antigua, el colombiano Samael Aun Weor, fundador del Movimiento gnóstico Cristiano Universal, el psicólogo suizo Carl Jung entre otros.

Actualmente, existen muchas escuelas gnósticas en diferentes países de Europa y América que imparten su doctrina sincrética de salvación basadas en las enseñanzas de distintas religiones de oriente (como el budismo, taoísmo y confusionismo) y occidente (cristiana, hebrea, musulmana, etc.).

Gnosticismo cristiano

El gnosticismo formó parte el cristianismo primitivo en los tres primeros siglos de nuestra era. Los gnósticos cristianos tenían la teoría de que Jesús había venido a la tierra para recordarnos nuestro origen celeste y darnos los conocimientos para salvarnos. En este sentido, Jesús no era el hijo de Dios sino un mensajero celeste. Uno de los gnósticos más conocidos del cristianismo fue Simón el Mago, un religioso samaritano mencionado en el libro de Hechos y Valentín de Alejandría.

La doctrina gnóstica enseñaba que el hombre no necesitaba de Dios para salvarse, solo era necesario el conocimiento. Esta premisa no fue aceptada por la Iglesia cristiana y calificó al gnosticismo de herejía.

Muchos personajes de la iglesia afirman que nunca pudo existir el gnosticismo cristiano porque no iba en concordancia con su doctrina.

Gnosticismo moderno

El gnosticismo moderno se hizo presente en Europa en el siglo XIX, en Francia con la promoción de textos gnósticos.

Fue en 1890 cuando el bibliotecario francés Jules Doinel, creó en París la Iglesia Gnóstica basada en los ritos cátaros, el Evangelio de San Juan, en la cosmología simoniana y valentiniana.

En este mismo siglo, se sumaron otros representantes del gnosticismo contemporáneo: Charles Willia, King (escritor británico), Madame Blavatsky (ocultista que escribió textos gnósticos como Isis revelada y fundadora de la Sociedad Teosófica Blavastsky) y George Mead (escritor y traductor británico que participó publicando sus artículos en la revista “Lucifer” de la Sociedad Teosófica de Blavastsky).

Muchas de las enseñanzas del gnosticismo moderno están presentes en otras sectas esotéricas occidentales como la masonería, el rosacrucianismo, el teosofismo, entre otras.

Escrito por Valentina Sancler
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti