Ciencias de la Tierra

Chubasco

En el planeta Tierra suceden una gran cantidad de fenómenos relacionados con la atmósfera y el medio ambiente, algunos de ellos bastante sorprendentes. Estas acciones de la naturaleza son conocidos con el nombre de fenómenos meteorológicos y se caracterizan porque ocurren por sí solos. Uno de estos procesos es el chubasco, un nombre que quizá no resulte familiar para muchos pero que sin embargo puede que haya sido experimentado por numerosas personas sin saber exactamente su significado.

¿Qué es un chubasco?

Un chubasco es la presencia repentida de nubes que cargan con ellas precipitaciones de forma intensa y de corta duración pero que tienen la capacidad de liberar enormes cantidades a lluvia de un momento a otro.

Definición

En el caso de los chubascos, las lluvias se presentan de forma repentina, prácticamente sin previo aviso, y con una intensidad muy corta pero con una fuerza tan grande que son capaces de provocar una serie de desastres naturales. En vista de que es una condición que aparece sin aviso, los radares especializados en detectar situaciones de emergencia no son capaces de detectarlos a tiempo y esto se convierte en un situación de riesgo para muchos habitantes. El chubasco se encuentra además estrechamente relacionado con la humedad y con la presencia de altas presiones en el ambiente.

Etimología

Para entender la definición de la palabra chubasco es necesario saber su etiología. Esta palabra de deriva del portugués, específicamente del término “chuva” el cual tiene como significado lluvia. Sin embargo, este tipo de lluvia no es la que se observa con normalidad y por eso el término se ha utilizado para hacer una diferenciación en cuanto al tamaño y la intensidad de las precipitaciones.

Características de un chubasco

Entre las características más notables que ayudan a diferenciar el chubasco entre otros tipos de lluvia se mencionan las siguientes:

Tipos

Existen diferentes tipos de chubascos los cuales a continuación se explican.

Componentes de un chubasco

Uno de los principales componentes de un chubasco es la presencia de nubes de color negro fuerte; el viento intenso que empieza poco a poco también es uno de sus componentes. Pueden venir acompañados de granizo principalmente si hay mucha inestabilidad en la atmósfera. Las tormentas eléctricas también pueden ser parte de ellos y la temperatura, la cual tiende a disminuir luego de que el evento culmina.

Formación

La formación de los chubascos depende principalmente de la atmósfera, pues para que se formen, ésta debe de encontrarse en un estado de gran inestabilidad. Cuando los días son muy soleados y guardan grandes cantidades de humedad, ésta es recolectada en el ambiente, formando una masa de aire muy inestable llena de energía. Cuando estas nubes se cargan por completo se forma el chubasco haciendo que se precipite sobre la Tierra una gran cantidad de agua en un corto tiempo y con gran intensidad.

Causas

Las causas que provocan la aparición de los chubascos principalmente incluyen la gran inestabilidad que puede presentarse en la atmósfera en un determinado lugar. La humedad, las grandes extensiones de terreno y el aire muy cálido son detonantes para este tipo de fenómeno climatológico. Son ocasionados principalmente en días muy cálidos cuando el sol es intenso.

Efectos

Cuando un chubasco se presenta puede traer consigo una gran cantidad de efectos negativos que pueden dañar incluso a poblaciones completas. Es común observa la formación de crecidas de ríos repentinas que ocasionan inundaciones e incluso éstas pueden presentarse en lugares que no están cerca de corrientes de agua. Las grandes lluvias pueden provocar deslaves y derrumbes con rapidez así como intensas tormentas eléctricas peligrosas para los animales y para los seres humanos.

Las cosechas pueden verse seriamente afectadas pues algunos tipos de cultivos no soportan grandes cantidades de agua en un corto periodo de tiempo. Los daños a las propiedades son muy comunes así como los accidentes que pueden ocasionar incluso fallecimientos. El ganado tiende a sufrir mucho con este tipo de lluvia pues no tienen la capacidad de ponerse a salvo a tiempo y muchos pueden incluso morir.

En qué se diferencia de otras precipitaciones

La principal diferencia que se puede observar entre una precipitación normal y un chubasco se basa en la intensidad y la duración de las mismos. Mientras que una lluvia normal puede durar unas cuantas horas de forma continua, no ocasiona los mismos desastres que un chubasco, porque este último descarga agua de forma torrencial y supera en gran medida los niveles básico de precipitaciones por día e incluso semanas.

Importancia

El aspecto más importante relacionado con un chubasco es la preparación a la población para que de esta manera se logren tomar medidas de seguridad importantes en caso de presentarse uno de ellos. La construcción de viviendas y edificios en lugares inadecuados debe de evitarse a toda costa para evitar con ello efectos devastadores en los habitantes. Al igual que la lluvia, también trae grandes cantidades de agua que aumentan la humedad del suelo ayudando en cierta manera a evitar sequías.

Curiosidades

Algunas de las curiosidades más notables de los chubascos son las siguientes:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti