Psicología

Taxonomía de Bloom

Dentro del área educativa, el pedagogo Benjamín Bloom, en el año 1956, expone la teoría de las habilidades del pensamiento, que fue titulada taxonomía de Bloom. Describe las dificultades que la mente enfrenta para un aprendizaje perfecto e integral al transitar por varias fases. Es por ello que organiza la enseñanza en niveles cognoscitivos, desde el más sencillo al más complejo.

Taxonomía de Bloom Qué es, características, para qué sirve, dimensiones

Temas relacionados

Psicología educativa

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Bloom es una clasificación de los objetivos educativos muy manejada en el ambiente escolar. Muchos docentes la consideran ideal para valorar el grado cognitivo adquirido por sus alumnos. Está basada en tres áreas de evaluación: Cognitiva, Afectiva y Psicomotora. Su creador numera y prescribe la enseñanza en aras de simplificar la labor de los educadores al planificar.

Características de la taxonomía de Bloom

La taxonomía de Bloom se caracteriza por:

¿Para qué sirve?

Es bastante útil y válida para fijar metas de aprendizaje a los educandos y forjar el proceso enseñanza-aprendizaje. Aspira que el conocimiento adquirido por los estudiantes les permita desarrollar cualidades útiles para solventar complicaciones y crear nuevos saberes.

Por esta razón, cualquier método apoyado en la taxonomía de Bloom, no busca simplemente memorizar o comprender el contenido.

Dimensiones

La taxonomía exhibe tres dimensiones denominadas: Dimensión cognitiva, Dimensión afectiva y Dimensión psicomotora.

Niveles

Cada dimensión mencionada anteriormente fija una sucesión de niveles, que aumentan en complejidad.

Objetivos de la taxonomía de Bloom

La taxonomía de Bloom fue creada inicialmente para bosquejar fines concretos útiles para auxiliar a los escolares a construir saberes de forma más fácil. Se emplea para construir objetivos generales de los Cursos y, específicos de cada lección. El procedimiento a seguir es el siguiente:

Se inicia fijando los objetivos de la materia. Como son extensos, se recomienda elegir entre 3 o 5. Quizás resulten difíciles de medir ya que relacionan todo el compendio del curso.

A continuación se seleccionan los objetivos de las clases, que deben tener relación con el general. Es decir, si se dan los de la lección, se logran los generales.

En relación a las metas de las lecciones, se evalúan en el transcurso del curso. Para crear estas, los instructores deben transitar desde la zona inferior a la más elevada. Al elegir los fines que facilitaran a los educandos su instrucción, debe usarse la tabla de verbos de la taxonomía.

Creación de objetivos

La selección de los objetivos debe estar relacionada con una meta que puede cambiar según el sujeto que la pauto. Por esto existen parámetros que facilitan su logro tales como: Definir el orden, un fin general y específico; contar con un verbo en infinitivo, más el contenido. En cuanto al texto, se hace reseña al concepto, fundamento, proceso y cualidad.

Pirámide

Bloom en su clasificación de los dominios del aprendizaje desplegó una jerarquía de objetivos formativos que se aspira lograr con los educandos. En esta jerarquía, se distinguen los tres niveles o dominios: Cognitivo, afectivo y psicomotor. Es así que nace la pirámide taxonómica de Bloom.

La pirámide parte desde la base hacia la punta, con estos verbos u objetivos: Recordar, entender, aplicar, analizar, evaluar y crear. Los alumnos no podrán conseguir la competencia mayor sin haber dominado antes las ubicados por debajo.

Tabla de verbos

La taxonomía de Bloom fue sometida a actualizaciones y consideraciones, lo que originó un cambio preciso: Sustituir el empleo de sustantivos por verbos. Nace así una tabla de verbos correlacionados con la enunciación de cada objetivo educativo. Ordinariamente se emplean en el dominio cognitivo y sus niveles. A continuación, algunos ejemplos utilizables en la elaboración de objetivos.

Críticas

Actualmente, esta teoría sigue siendo un recurso fundamental. Sin embargo, a pesar de ser utilizada como pieza eficaz en las clases, en la era digital y tecnológica se han generado críticas. Igual sucede a causa de las investigaciones de la psiquis. Algunas de ellas:

Importancia

Es una herramienta considerada esencial en el diseño de estrategias de instrucción. Es determinante a la hora de ordenar y entender el desarrollo de los saberes. En especial si se enfoca en la dimensión cognitiva facultada para encausar las informaciones, preparación y destreza cerebral.

También es importante porque a través de su estructura jerárquica presenta la manera de los alumnos poder lograr sus aspiraciones educativas. Los docentes al planificar sus experiencias de enseñanza han de tener en cuenta estas jerarquizaciones. Al organizar las diferentes actividades debe permitirse el avance de un nivel a otro hasta llegar al más alto.

Ejemplos

Para redactar un objetivo se siguen los siguientes pasos:

Libros sobre la Taxonomía de Bloom

Existen una gran variedad de libros que tratan directamente esta teoría y otros que se basaron en la misma para su edición, así tenemos títulos como:

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Castro Del Valle, Laura Isabel. (2020). Taxonomía de Bloom. Recuperado el 16 abril, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/taxonomia-de-bloom/

Recomendado para ti