Arte

Serigrafía

Una de las técnicas más utilizadas para la realización de impresiones es la serigrafía. Este proceso, considerado por muchos como un asunto decorativo, ha sido usada durante cientos de años y es vista como un tipo de arte gráfico, habiendo algunas diferencias entre la de índole artística y la industrial.

Serigrafía Qué es, características, historia, tipos, ventajas, para qué sirve

Temas relacionados

Litografíaxilografía

¿Qué es la serigrafía?

La serigrafía es una técnica por medio de la cual se hace posible la impresión de imágenes o de letras prácticamente sobre cualquier tipo de material a través de una malla y utilizando tinta especial la cual puede ser realizada manualmente o de forma automática por medio de máquinas.

En qué consiste

La serigrafía es un proceso que consiste en la impresión de imágenes por medio del paso de una determinada cantidad de tinta por una plantilla, la cual se encuentra unida a un bastidor. Este bastidor cuenta con una gasa que ha sido tensada previamente en un marco y funciona de maneral tal que, el paso de la tinta pueda ser bloqueado en las diferentes zonas donde no existe ningún tipo de imagen o contorno. Este tipo de procedimiento puede realizarse de forma continua y repetitiva una vez que se logra establecer adecuadamente el primer modelo.

Características de la serigrafía

Entre las principales características de la serigrafía mencionamos las siguientes:

Historia

Los expertos e historiadores consideran que los primeros diseños de serigrafía se dieron en la cultura de Oriente alrededor del año 3000 a.C. En la Edad Media, los pobladores de la época la utilizaron para imprimir adornos, figuras relacionadas con la religión y cartas, sin embargo, no fue hasta el siglo XX, en China, cuando se empezó a desarrollar como una técnica de impresión logrando extenderse por toda Asia.

Alrededor del año 1600, los modelos de serigrafía elaborados en Japón empezaron a llegar a Europa y para el siglo XVIII, se abrió el mercado tradicional japonés al mundo de occidente, y se empezaron a adoptar algunas de las técnicas tradicionales, incluyendo la serigrafía, la cual se amplió considerablemente gracias al comercio de la seda.

Con la llegada de la I Guerra Mundial, la serigrafía dejó de estar en manos de unos pocos y se extendió popularmente a lo largo y ando del territorio norteamericano, en donde se inició el proceso y la confección de banderas, posters, pancartas y panfletos utilizando la técnica. Ya para el año 1914, los expertos iniciaron a utilizar tintas de colores y en 1915, se inició el proceso de la serigrafía fotográfica aplicada en diferentes tipos de tela.

Tipos de serigrafía

Existen tres tipos diferentes de serigrafía que a continuación se detallan:

1. Serigrafía manual

Este es el tipo más clásico de la técnica y su proceso consiste en la colocación de una pieza sobre la base, posteriormente se coloca una malla la cual debe de esta previamente limpia y sin arrugas. Posteriormente, la tinta se coloca en la malla y se extiende a lo largo de la superficie utilizando una espátula especial. Una pequeña presión deberá de ser ejercida antes de pasar la espátula nuevamente. Este tipo de técnica es utilizada principalmente en camisetas.

2. Serigrafía automática

Ya con la innovación y el paso del tiempo se logró crear la serigrafía automática, una técnica por medio de la cual únicamente se coloca la pieza que se va a tratar en el lugar correcto para que una máquina especializada haga todo el trabajo. Es importante que la persona que tiene a cargo el proceso revise que no haya arrugas en la tela pues la máquina no las detecta, posteriormente, las telas deberán de ser sometidas a un adecuado proceso de secado.

3. Serigrafía circular

El diseño de estampados se marca para luego poder ser imprimidos utilizando un rodillo. Esta técnica se usa principalmente en objetos que tienen una forma redonda o circular.

Para qué sirve

La serigrafía es un proceso que sirve para poder realizar diferentes tipos de impresiones, ya sean documentos o imágenes en una pieza determinada que puede ser papel, tela o plástico. Es un proceso muy útil que puede ser utilizado para crear logotipos de empresas, camisetas, posters, anuncios de publicidad, estampados de telas, gorras y mucho más.

Cómo se hace la serigrafía

La serigrafía se realiza utilizando una malla que se encuentra unida a un marco de forma tensa y segura. A través de esta malla se hace pasar la tinta aplicando cierta cantidad de presión. La técnica tiene la capacidad de poder bloquear el paso de la tinta en lugares donde no existe ningún tipo de imagen dando paso a la creación de estampados limpios y bien detallados.

Qué productos se pueden serigrafiar

Los materiales o productos que se pueden serigrafiar son muchos y van desde el papel hasta la tela, cartón, plásticos, cerámica, metales, objetos redondos como balones y botellas. En el caso de las telas, éstas pueden ser sintéticas o naturales.

Ventajas

Esta técnica tiene la capacidad de poder imprimir sobre diferentes tipos de materiales y sobre diferentes tipos de formas, circulares, cónicas, planas y cúbicas. La impresión puede ser realizada en lugares específicos como vitrinas, vehículos y puertas pues cuenta con la gran ventaja de no dañar las superficies donde es colocada. Con ella se pueden lograr colores vivos los cuales además son resistentes al agua y al paso del tiempo.

Se puede usar diferentes tipos de tintas y el proceso es relativamente sencillo por lo que puede ser aplicado por cualquier persona. Es un sistema muy económico y sencillo de utilizar pues requiere poco equipo, es rentable y la duración del proceso es corto.

Desventajas

La serigrafía también podría enfrentarse a una serie de desventajas que deben de ser tomadas en cuenta. Una de ellas puede ser que debido al lavado de forma consecutiva, los diseños puedan perder algo de color. El tiempo que se tarde en la producción de los productos finales suele ser bastante largo pues el proceso toma más tiempo que una impresión normal y, a pesar de que se pueden utilizar diferentes colores, lo más recomendable es usar como máximo cuatro. Esta técnica puede además, ser un poco costosa para producciones de baja cantidad.

Importancia

La serigrafía es importante porque es una técnica que permite la realización de diferentes trabajos de impresión que en la actualidad son muy requeridos por empresas, ya sea para promocionar los comercios o para hacer publicidad en otras áreas. Es un proceso ampliamente utilizado para la elaboración de etiquetas, calendarios, tarjetas, llaveros, mensajes de globos, afiches, camisetas y estampados para almohadones. Todo esto puede ser realizado sin la necesidad de contar con grandes máquinas de impresión lo que supone, dependiendo de la cantidad, un ahorro significativo de dinero.

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti