Derecho

Impuesto de Sucesiones

Los Impuestos de Sucesiones son una serie de impuestos directos los cuales se le deben pagar a una persona la cual recibirá una herencia o donación de vida. En algunas situaciones se pueden suscitar distintas situaciones donde las donaciones de vida y los impuestos de sucesiones, se acopian hacia una misma figura en el ámbito jurídico.

¿Qué es el Impuesto de Sucesiones?

El Impuesto de Sucesiones consiste en aquel tipo de gravamen que debe ser pagado ante la administración de la comunidad autónoma cuando se da un proceso de herencia. Cuando una persona fallece y deja un bien para otra persona (herencia), esta última debe liquidar un impuesto cuyo valor variará según las características de la Comunidad en donde el fallecido vivió sus últimos años. He aquí algunos detalles sobre este tema.

En qué consiste

Para que un país pueda mantenerse, necesita, entre otras cosas, de un buen sistema de impuestos. Existen muchos tipos, y entre ellos se puede contar el así llamado Impuesto de Sucesiones, que no sería otra cosa que aquel pago o liquidación que se hace para recibir el beneficio de la herencia luego de que una persona haya fallecido. Sobre este tema disertaremos a continuación.

Características del Impuesto de Sucesiones

Orígenes

Aunque se trata de un concepto muy utilizado en diversidad de países, sus orígenes resultan algo oscuros para muchos de los investigadores e historiadores expertos en la materia. Se dice de ello que sus orígenes se encuentran en los tiempos del Emperador Octavio Augusto, quien, junto a Marco Antonio, a fin de mantener los gastos que el estado tenía que costear luego de las guerras civiles y la manutención de viudas y huérfanos. Tales medidas fueron muy impopulares en su tiempo y demoraron varios años en constituirse en toda la extensión que para entonces tuvo el Imperio Romano.

Tal como sucede en muchos aspectos del derecho romano, estas medidas fueron un antecedente importante para la constitución de leyes sobre este tema en varios países del mundo actual.

Quien tiene que pagarlo

En el caso que compete a este tema, los responsables de costear el Impuesto de Sucesiones son, ni más ni menos, que los beneficiarios de la herencia en cuestión. Existe, sin embargo, una excepción a la norma; si el beneficiario de tal bien resulta una ONG, por ejemplo, la aplicación de dicho impuesto no aplica. Es decir, quien tiene que pagarlo tiene que ser una persona natural (ejemplo: un hijo, un nieto, un pariente del o de la fallecida), y en caso de ser persona jurídica (como viene siendo el caso de una ONG), dicho impuesto no tendría que ser pagado.

Como se calcula el Impuesto de Sucesiones

Para calcular el valor de este impuesto, en varios países se sigue el siguiente procedimiento:

Donde se presenta

Por regla general, todos los pagos se efectúan en la comunidad autónoma donde el fallecido haya vivido en los últimos años antes de la defunción. Puede haber excepciones, tales son los casos de las personas que mueren fuera de su país de origen. En estos casos, dependiendo del país en cuestión, todos los pagos del Impuesto de Sucesiones se harían ante el Estado de forma directa.

Cuando se paga

Dependiendo del país y la comunidad en donde se suceda la defunción, el Impuesto de Sucesiones se debería liquidar a partir de los seis meses, aunque existe la posibilidad de solicitar una extensión del tiempo para adquirir otros seis meses. Es decir, se puede solicitar una prórroga para efectuar la liquidación del Impuesto.

Qué sucede si no se paga

Si por algún motivo no se hace el pago debido, se procederían con sanciones basadas en un incremento de la cuota, la cual puede ir desde un 5% y más. Pasado un año de la fecha y no se haya hecho el pago, la sanción podría incluir también Intereses de Demora, los cuales pueden ir aumentando a medida que transcurra el tiempo.

Cuando se prescribe

Todo impuesto tiene su fecha de prescripción, y el Impuesto de Sucesiones no vendría siendo la excepción. Si no se ha hecho el pago, vendrían a proceder las sanciones que ya se han mencionado. Todo esto, sin embargo, tendría una fecha de vencimiento o prescripción luego de los cuatro años, aproximadamente. Sin embargo, si por parte de la administración tributaria, y bajo conocimiento de la parte obligada (el beneficiario de la herencia), hubiese alguna interrupción debido a cualquier proceso de regularización, comprobación e inspección, la obligación del Impuesto de Sucesión también sufriría una prescripción.

Impuesto de Sucesiones por comunidad

Tal como ya se mencionó, todo Impuesto de Sucesiones variaría dependiendo de la comunidad autónoma en donde se efectúe. Su valor puede ser mayor o menor, siempre en función de las políticas de cada región. He aquí algunos ejemplos del mismo por comunidad:

Madrid

En el caso de Madrid, este impuesto está beneficiado o subsidiado en un 99% por parte del estado, siendo el 1% del monto lo que debe pagarse. Esto último, cabe aclarar, solo aplican en casos de grupos que presenten un grado de consanguinidad de primer grado, o cuando se trate de cónyuges o parejas de hecho.

Cataluña

En relación a esta comunidad autónoma, sus leyes sobre este tema han sufrido cambios durante varios años. A día de hoy, en esta región se presentan uno de los impuestos de este tipo más altos.

Galicia

Esta región pone, desde el año 2016, como monto mínimo a partir del cual se debe pagar el Impuesto de Sucesiones los 400000 euros, siempre y cuando exista un vínculo de consanguinidad primario (padres e hijos, por ejemplo).

Andalucía

En esta región, justamente desde el 2018 ha habido también modificaciones en las leyes que regulan este impuesto. A este respecto, cabe destacar que el límite a partir del cual se cobraría el Impuesto de Sucesiones sería a partir de un millón de euros.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti