Medicina

Glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas son otra extensión de lo que son las glándulas exocrinas, ya que tienen la misma función, secretar fluidos que el organismo necesite y desechar cualquier componente o fluido que pueda dañar a la larga el organismo.

¿Qué son las glándulas sudoríparas?

Esta es una glándula exocrina que forma parte de las agrupaciones de las glándulas que conforman el sistema exocrino, estas glándulas están situadas en la dermis reticular y en la hipodermis, se distinguen por ser delgados y extensos tubos cerrados por el extremo inferior donde se agrupan colisionando unos con otros, obteniendo la forma de un ovillo. Estas glándulas tienen contacto directo con el exterior de la piel, a través de unos diminutos folículos y los poros de la dermis llegan hasta ahí y segregan el sudor, la grasa sobrante del organismo que se excreta de manera líquida, es usualmente salado y su textura y acidez son parecidas a la de la orina.

Definición

Las glándulas sudoríparas son un cumulo de células de forma tubular, larga y delgada, que se localizan en toda la extensión de la dermis, estas se encuentran cerradas por todos sus extremos inferiores y se consideran glándulas exocrinas que producen y secretan sustancias sobre la superficie epitelial por medio de cualquier tipo de conducto. Estas son la primera capa de inmunología que posee la anatomía humana, ya que protege al sujeto de las temperaturas.

Características de las glándulas sudoríparas

Estas glándulas poseen una infinidad de características las cuales ayudan a su estudio y diferenciación. Aunque estas características pueden ser varias, son bastante simples de entender y estudiar. Estas son:

Cuál es la función de las glándulas sudoríparas

La principal función de estas glándulas exocrinas es la regulación térmica que inician al secretar el sudor, esto protege no solo la piel, sino también el organismo del sujeto de las temperaturas del exterior, por esta función se considera que estas glándulas son la principal capa de fuerza inmunológica que conforma el cuerpo, aunado a ello las glándulas sudoríparas en parte controlan y manipulan lo que es el metabolismo y gracias a las glándulas sudoríparas apocrinas, las cuales se encargan de desechar todos aquellos productos y fluidos que no son necesarios para el organismo y que a la larga podrían afectarlo; este proceso ocasiona que los pliegues del cuerpo cada cierto tiempo expidan malos olores, que por lo general se presentan luego de la pubertad.

Tipos

Glándulas sudoríparas ecrinas

Estas se encuentran formadas por un glomérulo secretor, estos generalmente depuran y purifican el plasma sanguíneo, este tipo de glándulas también cuenta con un conducto excretor, se dice que hay una cantidad de 600 glándulas sudoríparas por cada centímetro cuadrado de piel, estas tienen puntos localizados de concentración, como lo son las palmas de las manos, las plantas de los pies y la parte frontal de la cara.

Las glándulas sudoríparas ecrinas segregan un litro de sudor diariamente en condiciones normales, si este proceso pasa a ser anormal podrían hasta segregar 10 litros en situaciones graves, las glándulas sudoríparas generalmente tienen efectos sobre el metabolismo hidroclorato, la termorregulación a causa de la evaporación del sudor y la humedad que exista en la superficie. A estas glándulas sudoríparas ecrinas y sus secreciones de sudor las monitorea o controla el sistema vegetativo simpático, por lo tanto, si se estimula el sistema simpático ocasionará que la secreción de sudor sea un tanto excesiva.

Glándulas sudoríparas apocrinas

Estas se encuentran y se vacían en el folículo pilosebáceo, lo que ocasiona que a la hora de salir al exterior para tener contacto directo con la piel se segregue junto al sebo y se excreten ambos a la vez, tienen dos partes que lo conforman, un lóbulo secretor y un conducto excretor. Según los expertos estas glándulas son a menudo irrelevantes y se encuentra en involución, lo que se refiere a que no son del todo necesarias, se encuentran en contados lugares, tales como lo son la axila, el periné, el pubis, el conducto auditivo externo y en el parpado.

Estas se encargan de excretar lo que son las feromonas, algo curioso es que las glándulas exocrinas que se conocen como mamarias se consideran unas glándulas sudoríparas apócrinas modificadas; no obstante, estas son las causantes de los malos olores que se presentan en las axilas y en las partes en las que se encuentran, ya que las glándulas sudoríparas apocrinas son las que se encargan de eliminar y excretar todos los desechos del organismo, ocasionando el mal olor que antes de la pubertad posee una fragancia más sutil.

Ubicación

Qué producen

Las glándulas sudoríparas ecrinas producen y secretan sudor, para regular la temperatura del cuerpo y el metabolismo, al contrario de las glándulas sudoríparas apócrinas que producen una mezcla de sudor con sebo, para excretar todos aquellos desechos que no son necesarios para el cuerpo.

Inflamación

La inflamación de estas glándulas se denomina hidradenitis y esta inflamación se divide en dos lo que es la hidradenitis ecrina neutrofilica y la hidradenitis palmo-plantar, la piel se ve gravemente afectada en estos casos y se considera por una parte de la familia de los trastornos del acné, los primeros síntomas o características que se presentan son diminutas protuberancias en la piel, por lo cual se le asemeja con el acné, ya que parecen pequeños granos o quistes, si esta enfermedad no se trata a tiempo irán apareciendo paulatinamente abscesos, que con el tiempo se harán mayores y dolorosos, si estas lesiones se expanden demasiado suelen excretar pus mezclado con sangre.

Esta enfermedad tiene prevalencia en mujeres, por lo cual los hombres no se ven gravemente afectados y aparece entre los 20 y 30 años de edad, algunos factores que pueden acelerar este proceso u ocasionarlo son la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico, la artritis o el acné.

Otras patologías

Importancia de las glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas, como todas las exocrinas son sumamente importantes, ya que desechan todos los productos innecesarios para el organismo, aunado a que sin la sudoración no solo se descontrolaría el metabolismo, sino que el cuerpo no tuviera la capacidad de adaptarse o complementarse a los cambios ambientales y térmicos que constantemente se dan; estos pequeños detalles hacen que a estas glándulas relevantes para la anatomía.

Se puede evidenciar su importancia en las patologías que se presentan, ya que solo con una mínima obstrucción puede ocasionarse un caos, sumado a que las afecciones que conciernen a estas glándulas causan dermatitis y enfermedades tediosas de tratar.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti