Medicina

Arteria femoral

La arteria femoral es una de las principales arterias que se encarga de proporcionar sangre oxigenada a los tejidos de la pierna. Esta arteria pasa a través de los tejidos profundos de la región femoral de la pierna en forma paralela al fémur. La arteria femoral común es la arteria más grande que se encuentra en la región femoral del cuerpo. Se inicia como una continuación de la arteria ilíaca externa en el ligamento inguinal el cual funciona como una línea divisoria entre la pelvis y la pierna. Desde el ligamento inguinal, sigue su camino por el lado medial de la cabeza y el cuello del fémur inferior y lateralmente antes de dividirse en la arteria femoral profunda y la superficial.

¿Qué es la arteria femoral?

La arteria femoral es una continuación de la arteria iliaca externa, que cambia de nombre al atravesar el ligamento inguinal. Es la principal arteria del muslo y son dos grandes vasos sanguíneos que llevan oxigeno y sangre a los miembros inferiores y la pelvis.

Función

Una de sus funciones es la de ser usada con frecuencia como una arteria de acceso para los catéteres necesarios para la realización de algunos estudios médicos. Por medio de ella, pueden dirigirse guías y catéteres hacia cualquier parte del sistema arterial con fines de intervención o de diagnóstico, incluyendo el corazón, el encéfalo, los riñones y los miembros superiores e inferiores. Se encarga de proporcionar sangre a los muslos y oxígeno. Proporciona sangre también a la rodilla y al pie.

Ubicación

Se ubica en la pierna o muslo e inicia en el triángulo femoral, detrás del ligamento inguinal y cerca de la cabeza del fémur. Es una continuación de la iliaca externa, que se convierte en femoral cuando atraviesa el ligamento inguinal. Su recorrido lo hace desde la parte anterior del muslo a lo largo del fémur, hasta llegar a la arteria poplítea. Se encuentra distribuida en toda la porción inferior de la pared abdominal, porción superior del muslo, genitales, rodilla y pierna. Tiene como ramas la epigástrica superficial, pudenda externa, femoral profunda.

Arteria femoral superficial

La arteria femoral superficial es una continuación de la femoral común en el punto donde se ramifica la femoral profunda. Es la arteria principal de la extremidad inferior y, por lo tanto, es fundamental en el suministro de sangre oxigenada que va hacia la pierna. Su rama más importante es la rama geniculada descendente. Termina convirtiéndose en una continuación de al arteria poplítea y se encarga de suministrar sangre a todo el miembro inferior del cuerpo humano.

Arteria femoral profunda

La femoral profunda se origina en la arteria femoral y recorre de manera profunda el resto de la arteria de manera posterior. Permanece siempre dentro del muslo y termina en el tercio inferior del mismo con una rama más pequeña que pasa por el músculo aductor mayor hasta llegar a los músculos isquiotibiales. Se encarga de llevar sangre oxigenada a los diferentes músculos del muslo y la parte superior de la pierna en general; mientras que una vena eliminará la sangre desoxigenada del muslo. La arteria femoral profunda se ramifica desde la arteria femoral común en un punto conocido como el triángulo femoral. Después de abandonar el triángulo femoral, desarrolla otras ramas para suministrar sangre a la parte posterior del muslo.

Ramas

Las ramas de la arteria femoral son las siguientes:

Arteria femoral obstruida

La obstrucción de la arteria femoral sucede porque la arteria sufre un bloqueo por la aterosclerosis u otras razones. Cuando se da este tipo de bloqueo surgen una serie de calambres en las piernas o la pierna afectada, dolor, decoloración en la piel, el pulso se siente muy débil. Los pacientes por lo general sufren de una lenta cicatrización de las heridas y en los hombres, se puede sufrir incluso de impotencia. El diagnóstico a tiempo es esencial para salvar la irrigación sanguínea del muslo. Cuando esta condición se presenta se habla de una enfermedad arterial periférica. El tratamiento adecuado es la realización de una cirugía para aliviar la obstrucción y aliviar los síntomas. También se acostumbra a realizar una angioplastia. El practicar ejercicios diariamente, cuidar la alimentación, reducir los niveles de colesterol, evitar el tabaco, son algunas de las cosas que se pueden hacer para prevenir y disminuir los síntomas.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti