Medicina

Periostio

El periostio es la capa que envuelve al hueso, interviene en su formación y conexión con otras estructuras del cuerpo. Está compuesto por células fibroblastos y osteogénicas. En él están los vasos sanguíneos que irrumpen en el hueso y lo nutren, favoreciendo su desarrollo y regeneración.

Periostio Qué es, características, composición, función, ubicación, importancia

Temas relacionados

Osteoblastos, Osteoclastos

¿Qué es el periosito?

El periostio es la capa delgada y membranosa que se encuentra alrededor del hueso en toda su extensión, excepto en sus extremos articulares que están protegidos por cartílago hialino. Se trata de una lámina de tejido conjuntivo, vivo, resistente y flexible, rica en células fibroblastos y osteogénicas, así como en sustancia intracelular. Contiene, entre otros elementos, los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes al interior del hueso; y terminales nerviosas que le confieren sensibilidad. Su función es la formación, crecimiento y recomposición del hueso. Más su carácter conectivo le permite ser soporte de cartílagos, tendones y otros tejidos del cuerpo.

Características del periostio

Es una envoltura delgada, su grosor varía entre los 0,07 y 0,15 mm, haciéndose más ancho hacia las extremidades del hueso. El volumen del periostio disminuye en las personas adultas.

La lámina de tejido conectivo, color rosa pálido, contiene terminaciones nerviosas que la hacen susceptible a la recepción de estímulos, generalmente mecánicos, que causan reacciones, irritación o dolor. De allí que el periostio esté relacionado con el desarrollo de algunas enfermedades inflamatorias y tumores.

Crece por igual en hembras y varones durante los primeros años de vida. En la pubertad, la acción reguladora de las hormonas sexuales hace que se desarrolle diferencialmente en los varones, donde el periostio favorece un mayor crecimiento y grosor de la estructura ósea.

Composición

El periostio es de tejido conectivo, resistente y de carácter fibroso; se une al hueso a través de las fibras de colágeno o fibras de Sharpey contenidas en su capa interna, éstas irrumpen en la superficie ósea y se adhieren a canales específicos. Mientras que, la capa externa del periostio sirve de sustentáculo a la aponeurosis, lámina membranosa que recubre los músculos.

La estructura consta de dos capas, externa e interna. La capa externa del periostio está constituida por células fibroblastos, que sintetizan las fibras y mantienen el flujo de sustancias intercelulares, ingrediente principal de los tejidos conjuntivos; también contiene fibras de colágeno, vasos linfáticos, vasos sanguíneos y terminales nerviosas.

La interna o de recambio, es la capa que está unida al hueso, la forman vasos sanguíneos y células osteogénicas o osteoprogenitoras, también llamadas células madre del hueso, por su capacidad de convertirse en osteoblastos y condroblastos, según las condiciones del medio. Ambos tipos de células partícipes en la producción del tejido óseo y las matrices necesarias para el crecimiento y recomposición del hueso.

Función del periostio

El periostio participa en el desarrollo y crecimiento de los huesos desde la primera etapa de vida del ser humano. Es el responsable de irrigar sangre -carga de nutrientes y oxígeno- al tejido del hueso, haciéndolo crecer en longitud, grosor y resistencia. Cuando el hueso alcanza su extensión máxima, independiente de su forma y función, el periostio continúa alimentándolo, garantizando que se haga cada vez más robusto.

La capa que cubre el hueso es además un agente de recomposición, las células osteogénicas que la componen se convierten en osteoblastos o condroblastos capaces de regenerar el tejido vivo del hueso, repararlo en caso de fracturas y otras lesiones.

El periostio no sólo recubre y alimenta al hueso, también lo interrelaciona con el resto del cuerpo, a través del sistema nervioso. Lo mantiene adherido a músculos y tejidos blandos.

La explicación de su multifunción está en la variedad de células que integran el tejido conectivo: adiposas, sinoviales, endoteliales, musculares, perineurales, productoras de fibras y otras sustancias, todas impulsan la transmisión de materia y energía para la constitución de la estructura ósea y su función en el cuerpo humano.

Ubicación

El periostio recubre todos los huesos, menos los sesamoideos, que conforman las articulaciones. Cubre incluso la superficie externa del cráneo, allí se conoce como pericráneo.

La periostina, una de las proteínas que lo componen se origina en el locus genético, es codificada por el gen POSTN, factor específico de osteoblastos.

Importancia

A partir del periostio se forma el hueso y la corteza cerebral, ésta capa es la responsable de suministrar a través de los vasos sanguíneos la materia y energía para la constitución de su tejido en diámetro, tamaño y resistencia. Los huesos son tan necesarios en el cuerpo, como el corazón y el cerebro.

Es importante en todas las etapas de la vida, pues en las primeras contribuye a la formación y desarrollo del hueso, y en las posteriores a su fortificación. Permite también la regeneración de las células en caso de lesiones o fracturas, esa activación del periostio evita en ocasiones la intervención quirúrgica.

En el periostio se encuentran además tendones y ligamentos, que sirven de soporte a los tejidos blandos y la mayoría de los músculos esqueléticos.

En la medicina, se ha experimentado el injerto de periostio para tratar algunas dolencias de los huesos. Intervención que se hace previo cultivo y mejoramiento de sus componentes, aunque no siempre los resultados han sido los esperados, el crecimiento de los huesos es un proceso complejo.

Enfermedades asociadas al periostio

En la aparición de enfermedades asociadas al periostio influyen muchos factores, desde la genética y el suministro de nutrientes -que inciden en la fortaleza o no del hueso-, hasta la actividad hormonal y la manera en la se mueve el cuerpo. Las más nombradas son:

La inflamación del periostio se conoce como periostitis y debe ser atendida apenas aparezcan sus primeros síntomas: dolor, irritación, tensión a lo largo del periostio o calambres. En su estado agudo puede causar la muerte del tejido afectado.

Los atletas son las personas más propensas a sufrir este tipo de inflamación, por el desarrollo de deportes de alto impacto.

Escrito por Laura Isabel Castro Del Valle
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

Castro Del Valle, Laura Isabel. (2020). Periostio. Recuperado el 6 enero, 2021, de Faqs.Zone: https://www.euston96.com/periostio/

Recomendado para ti