Medicina

Músculo esquelético

Para poder entender bien la manera en la que funcionan los movimientos del cuerpo tanto de los humanos como de los animales es necesario conocer el sistema músculo esquelético y la forma en la que este funciona. Es conocido también con el nombre de aparato locomotor, y como su nombre lo indica en este caso, es el responsable que podamos movilizarnos de un lugar a otro, pero además, tiene muchas funciones vitales para el cuerpo humano.

¿Qué es el músculo esquelético?

El músculo esquelético es un sistema que se encarga de hacer que el cuerpo se mueva para que interactúe con el medio y está formado por dos partes, el sistema óseo y el sistema muscular, los cuales trabajan en conjunto para permitir el movimiento.

Características del músculo esquelético

Entre sus principales características se mencionan las siguientes:

Clasificación

La clasificación del músculo esquelético es bastante extensa y se divide por grupos dependiendo del tipo de músculo. De esta manera podemos encontrar la siguiente clasificación:

Función del músculo esquelético

La función que ejercen los músculos esqueléticos es de vital importancia para el cuerpo humano y son muchas. En primer lugar, se encargan del movimiento del cuerpo gracias al sistema nervioso que envía señales para que los músculos puedan reaccionar ya sea contrayéndose o alongándose. Producen un tipo de movimiento de desplazamiento que permite que el organismo pueda desplazarse sin tener que regresar al punto original.

Por medio de ellos se puede obtener energía mecánica, un proceso necesario para poder realizar el movimiento. Brindan al cuerpo estabilidad en las articulaciones haciendo que se mantengan en su lugar correcto. También ayudan a mantener una buena postura corporal y actúan en procesos de regulación de temperatura cuando el cuerpo se encuentra ante temperaturas extremas. Una función también de mucha importancia es que intervienen en el proceso de la irrigación sanguínea pues gracias a su contracción se fomenta el bombeo de la sangre hacia los músculos.

Partes

El sistema músculo esquelético se encuentra formado por varias partes. Una de ellas es el sistema osteoarticular el cual implica órganos como los huesos, los cartílagos y las diferentes articulaciones que conforman el cuerpo. Por otro lado se encuentra el sistema muscular que implica todos los músculos, los ligamentos que se unen a los huesos y los tendones. En total existen 206 huesos en el cuerpo humano, todos ellos con diferentes formas y funciones. Aproximadamente un total de 650 músculos se encuentran formando parte de este sistema los cuales cuentan con tejidos conectivos y fibras.

Ubicación del músculo esquelético

El sistema músculo esquelético se encuentra ubicado en aproximadamente un 40% del cuerpo humano y un 10% de músculo cardiaco y vísceras. Se encuentran unidos de forma directa con el esqueleto del cuerpo y debido a su ubicación son por lo general llamados como la “carne del cuerpo humano”.

Trastorno

Los trastornos de los músculos esqueléticos son muy comunes y afecta a miles de personas en el mundo. Los principales problemas suelen presentarse en el cuello, en los hombros y en las extremidades inferiores y superiores, incluyendo problemas relacionados con las articulaciones. Esta situación produce que se genere dolor y una serie de molestias que si no son tratadas a tiempo pueden provocar enfermedades más complicadas y difíciles de tratar. Existen varios factores de riesgos que los pueden llegar a desencadenar, entre ellos mencionarnos:

Es común observar en las personas que los padecen la inflamación, dolor, molestias corporales, una reducción de la sensibilidad y de la fuerza. Este tipo de trastorno músculo esquelético tiene una alta incidencia sobre todo en el trabajo y esto produce que en muchas ocasiones el rendimiento normal de una persona se vea bastante afectado. Algunos de los trastornos más comunes son:

Contracción del músculo esquelético

La contracción del músculo esquelético se produce gracias a una serie de diferentes estímulos nerviosos que son producido por el Sistema Nervioso Central y que luego son transmitidos por medio de las neuronas las cuales los llevan de manera directa hacia el músculo. Son las neuronas las responsables de lograr que un músculo pueda llegar a contraerse. La contracción también es resultado de una acción que se realiza de forma voluntaria gracias a las señales que son producidas en el cerebro. La unión que existe entre la neurona y las fibras musculares forman la placa motora la cual a su vez, tiene la capacidad de llevar los impulsos desde le neurona hasta producir la despolarización de la membrana de fibra muscular.

Ejemplos

Algunos ejemplos de los músculo esqueléticos son los siguientes:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti