Historia

Edad de los Metales

En el estudio del periodo histórico conocido como la prehistoria existen dos momentos que marcan la evolución del hombre. El primero es la Edad de Piedra y el segundo es la Edad de los Metales. Cada uno tiene sus características muy particulares pero es en la Edad de los Metales donde empiezan las agrupaciones de personas para formar aldeas y empiezan a establecerse los pueblos sedentarios, capaces de producir sus herramientas y sus alimentos para mantenerse vivos y en comunidad.

¿Qué es la Edad de los Metales?

La Edad de los Metales es el período de la prehistoria posterior a la Edad de Piedra que está integrado por la Edad de Cobre, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. Se origina en los años 4.000 a.C y finaliza en los años 405 a.C. en los continentes de Europa, África y Asia. Esta etapa de la humanidad está marcada por el nacimiento de la metalurgia y la elaboración de herramientas de metálicas para la agricultura y la ganadería y para la construcción de armas de combate.

La Edad de los Metales puede segmentarse en tres grandes partes, como lo son la Edad de Cobre, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. Pero es importante decir, que está etapa comienza con el desarrollo de la metalurgia en distintos continentes como lo son: Europa, África y Asia.

Características de la Edad de los Metales

La Edad de los Metales se divide en tres momentos y estas son sus características:

Edad de Cobre o calcolítico

Edad de Bronce

Edad de Hierro

Etapas de la Edad de los Metales

Como mencionamos anteriormente, en la Edad de los Metales se desarrolla en tres etapas. La Edad de Cobre, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro.

La Edad de Cobre es la primera etapa. En ella el hombre comienza a utilizar el cobre, el oro y la plata para crear utensilios para trabajar la tierra, forjar armas, vasijas y para adornos en ritos funerarios.

En la Edad de Bronce se descubre la aleación entre el cobre y el estaño que forman el bronce, metal que es más resistente que el Cobre. Esta era comienza al sur de Asia y se extiende hasta el norte de África. En este momento de la historia la vida sedentaria se consolida más que en el Neolítico.

La Edad de hierro es la tercera etapa. El hierro era conocido anteriormente pero al ser considerado un metal precioso sólo fue utilizado en sus inicios para hacer joyas. Se creía que el hierro era un metal sagrado porque provenía de los meteoritos que impactaban la tierra.

Es importante mencionar que el hierro es un metal más fuerte que los anteriores y abundaba más que los otros metales conocidos. Esto trajo como consecuencia que se adaptara el trabajo metalúrgico a este metal.

¿Cómo vivía el hombre de la Edad de los Metales?

La convivencia en la Edad de los Metales se daba en aldeas que fueron transformándose en pequeñas ciudades protegidas por murallas. Estas dependían de la productividad de sus tierras para la agricultura y la ganadería, su importancia para el desarrollo religioso y sus vías de acceso comercial.

En estas sociedades había diferentes grupos sociales divididos en seis tipos:

Herramientas en la Edad de los Metales

Las herramientas elaboradas en la Edad de los Metales eran hachas, cuchillos, armas de guerra y algunas vasijas y otros objetos de metal. Muchas de las herramientas creadas también eran utilizadas para el trabajo en el campo, bien sea para la agricultura o la ganadería.

Arte

Mucha artesanía se desarrolló en la Edad de los Metales relacionada con los cultos religiosos y las clases sociales. Vasijas, brazaletes y algunas joyas eran hechas en bronce para algunos jefes o sacerdotes de los pueblos.

Economía

La agricultura, la ganadería y la caza juegan un papel fundamental en la economía de los pueblos de la Edad Media.

Es importante mencionar que también se desarrollan las actividades de metalurgia, minería, artesanía y el comercio.

Arquitectura

La arquitectura en la Edad de los Metales está conformada por viviendas y monumentos religiosos. Los materiales utilizados eran en su mayoría piedra, adobe y madera.

Las viviendas eran cuadradas, redondas o rectangulares y estaban rodeadas por fortificaciones con torres altas construidas con madera llamadas talayots.

Los monumentos megalíticos con fines religiosos se siguen construyendo en la Edad de los Metales y la piedra sigue siendo el elemento principal en ellos. Entre los monumentos religiosos se encuentran el dolmen, los menhires, las navetas. Muchos de estas obras se conservan aun en algunas regiones de Europa Oriental y Occidental.

Escrito por Valentina Sancler
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 4,78 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti