Física

Colores primarios

Se denominan colores primarios a los colores que no se obtienen de la combinación o mezcla de otros colores. Esta definición está vinculada con un modelo basado en la respuesta fisiológica de las células receptoras del ojo humano. A estas células receptoras se las conoce como conos. Actúan ante el estímulo de frecuencias de luz y las interferencias que recibe. Por tratarse de un modelo basado en respuestas biológicas, se han desarrollado diversos sistemas de colores primarios. El sistema RGB, conformado por los colores primarios en la luz. El sistema CMYK, conformado por pigmentos, y el sistema tradicional RYB de colores primarios. Desde las primeras formaciones tribales y grupos de humanos, ha habido una gran preocupación por el uso de colores, su definición y su combinación. A pesar, de que estos son todos sistemas idealizados para interpretar las reacciones biológicas a la acción de la luz.

¿Qué son los colores primarios?

Se conoce como color primario a aquel que no es posible obtener a partir de la mezcla de otros colores. La definición de los colores no es más que un modelo idealizado que se basa en la respuesta fisiológica de las células receptoras en el ojo humano a la influencia de la luz y sus interferencias. De tal forma, existen diversos sistemas que definen colores primarios. Estos son: El sistema de colores aditivos basados en la emisión de luz, conocido como RGB. Los colores primarios que integran el sistema de mezcla de pigmentos conocido como CMYK y, por último, el sistema tradicional de colores primarios RYB. Este ha caído en desuso a partir de los sistemas mencionados anteriormente.

¿Cuáles son?

Existen 3 modelos principales de colores primarios y estos son los tonos que integran cada modelo:

Modelo tradicional (RYB)

Modelo aditivo de Luz (RGB)

Modelo sustractivo de pigmentos (CMYK)

 

Características de los colores primarios

El concepto de colores primarios ha sufrido modificaciones a lo largo de la historia, como resultado de las investigaciones que avanzan sobre los sentidos y el cerebro humano. Se ha concluido que los colores primarios no son una propiedad de la luz sino una respuesta biológica del ojo humano.

La luz blanca, en tanto espectro continuo de longitudes de onda, posee un número indefinido de colores y su percepción solo está limitada por la sensibilidad del ojo humano.

La percepción de estas ondas se realiza a través de tres conos (células receptoras) y cada una de ellas reacciona a la longitud de onda correspondientes al rojo, azul y verde.

Se estableció que estos tres colores de luz serían considerados primarios, dado que estimulan a la formación de una gama más amplia de colores en el cerebro humano.

A los seres humanos y a las especies que poseen tres conos receptores se los conoce como tricrómatas. Pero, se ha descubierto que otras especias disponen de cuatro conos receptores, se los denomina tetracrómatas. También se ha podido establecer que algunas mujeres poseen cuatro receptores.

La mayoría de los mamíferos solo poseen dos conos receptores, son conocidos como dicrómatas. Por su parte, existe una malformación genética en los seres humanos en la cual, dos conos se desarrollan de manera incorrecta. Esto impide que las personas que sufren esa anomalía perciban correctamente los matices de rojo y verde. A este defecto se lo conoce como daltonismo.

Debido a estos avances en establecer el comportamiento del ojo humano, el sistema tradicional de colores primarios, conformado por el rojo, azul y amarillo, fue paulatinamente abandonado.

Historia

El concepto de mezclar diferentes colores para la obtención de nuevos ha recorrido a todas las civilizaciones primitivas y antiguas. Pero, podemos considerar a la Antigua Grecia como la pionera en la combinación de colores con fines artísticos.

No fue hasta el siglo XVIII que la noción de colores primarios comenzó a analizarse. Fue Isaac Newton quien habló de siete colores primarios en su obra “Opticks”, publicada en 1704.

Hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX, la Escuela Francesa de Pintura se apoyó en el modelo desarrollado por Wolfgang von Goethe. Este modelo se basaba más en la generación de emociones que en un principio científico. Goethe creó el modelo RYB. Rojo, amarillo y azul que conformaron el modelo tradicional que, además, estaba integrado por tres colores secundarios.

Las investigaciones sobre la luz y su naturaleza ondulatoria a principios del siglo XX fueron determinantes para comprender la percepción del ojo humano. Se comenzó a determinar un nuevo concepto de colores primarios de acuerdo con las reacciones fisiológicas y el modelo tradicional RYB fue reemplazado.

De estos estudios surgieron dos nuevos modelos, uno basado en la luz y que se denominó RGB (red, green and blue) y otro en la mezcla de colores físicos o tintes, conocido como CMYK (cyan, magenta, yellow and black). La inclusión del color negro en este modelo se basa en la economía que produce la utilización de este color para en la impresión de textos.

Modelos de colores primarios

Existen tres modelos de colores primarios que se definen por sus características y usos.

Combinaciones

Cada modelo conocido de colores primarios ofrece diferentes combinaciones y resultados distintos:

En el modelo RGB tenemos las siguientes combinaciones básicas:

El modelo CMYK posee su propia combinación de colores:

En este modelo, se incorpora el tinte negro por ser más económica su elaboración sin necesidad de recurrir a los otros tres.

Goethe definió tres colores primarios. Azul, rojo y amarillo y de la combinación de estos, tres colores secundarios:

Diferencias con los colores secundarios

La diferencia principal entre los colores primarios y secundarios es que los primeros no son resultado de ninguna mezcla o combinación de colores. Por el contrario, los colores secundarios son el resultado de la combinación de los colores primarios.

Dependiendo del modelo de colores primarios, el resultado de los colores secundarios será diferente como se puede ver en las distintas combinaciones.

Importancia

Los colores primarios y sus diferentes combinaciones tienen una importancia decisiva en los procesos de aprendizaje de los niños. Estos colores permiten expresar emociones, estados de ánimo y percepciones de la realidad.

Por parte, la teoría del arte pone énfasis en la utilización de los colores y sus distintas combinaciones o mezclas.

En la vida cotidiana, podemos ver el uso de los colores primarios como parte del lenguaje visual. Señales de tránsito, identificación de distintos servicios de asistencia y emergencia, etc.

Escrito por Manuel D'Alessandro
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti