Literatura

Cacofonía

Dentro del lenguaje oral y escrito existen ciertos vicios que se pueden generar de forma consciente o inconsciente en el momento de expresar una idea. Ejemplos de éstos son el pleonasmo, el arcaísmo, la impropiedad y la cacofonía. Este último es uno de los vicios del lenguaje que genera ciertas disonancias en la pronunciación de ideas bien construidas sintáctica y gramaticalmente.  

Cacofonía

Temas relacionados

Anástrofe, etopeya, metalepsispleonasmo

¿Qué es la cacofonía?

La cacofonía es un vicio del lenguaje que se da cuando existen dentro de una frase sonidos o silabas que se pronuncian iguales o parecidos y resultan chocantes al lector. En la literatura, es utilizada en trabalenguas y como un recurso de humor mientras que en el campo de la didáctica, se emplea para mejorar la pronunciación de los estudiantes de lenguas extranjeras. El antónimo de la cacofonía es la eufonía.

La cacofonía en la lengua española es utilizada en la construcción de trabalenguas para niños con el fin de mejorar su fluidez en la pronunciación. Asimismo, también es utilizada en la enseñanza de lenguas extranjeras, en especial, con los niños y adolescentes.

Igualmente, es utilizada por los humoristas para hacer juego de palabras o para generar un efecto gracioso en sus textos. En la poesía, no se ve frecuentemente este vicio del lenguaje porque en este género, cada palabra tiene su importancia particular. Escritores como Cervantes y Quevedo hicieron uso de la cacofonía en muchas de sus obras.

En el lenguaje urbano y rural es fácil identificar algunos ejemplos de cacofonía que son a veces inevitables como por ejemplo: “él me dijo que qué estaba haciendo”, “Laura llama a Alberto”, “la caja encaja perfectamente” etc.

La eufonía es el antónimo de la cacofonía y hace referencia a un efecto sonoro que resulta placentero y estético en las palabras utilizadas en un mensaje.

Historia de la cacofonía

Es difícil determinar el origen de la cacofonía ya que esta se da con palabras que tienen sílabas que se pronuncian iguales o parecidas. Sin embargo, se podría decir que la cacofonía como vicio del lenguaje se ha hecho muy frecuente en los pueblos rurales y marginales donde no existe una riqueza de léxico para expresarse de forma oral y escrita.

Muchos escritores reconocidos de la lengua española han hecho uso de la cacofonía en sus obras literarias. Por ejemplo, Miguel de Cervantes y Francisco Quevedo la utilizaron en muchas de sus obras.

El uso de la cacofonía de forma intencionada en los trabalenguas se podría ubicar en los pueblos rurales en los que este tipo de textos se utilizaban de forma recreativa y educativa para mejorar la pronunciación y dicción de los pequeños y adolescentes de la comunidad.

Etimología

La palabra cacofonía es de origen griego y está formada por la palabra “caco” o “caca” que significa “desagradable, horrible” y “fonía” que se refiere a la acción de “hablar”. Ésta suele definirla como mal hablar.

Tipos

Aunque no existe una tipología de cacofonía estudiada por los especialistas en lingüística de la lengua española, se podría afirmar que este vicio de la lengua se puede producir de dos formas; intencionada o no intencionada.

La cacofonía intencionada es la utilizada con el propósito de demostrar destrezas al momento de vocalizar un grupo palabras que tiene sílabas semejantes o iguales sin cometer errores. Este es el caso del trabalenguas. Este tipo de texto oral es utilizado en muchas escuelas para mejorar la pronunciación y dicción de los estudiantes. Ejemplo: Pablito clavo un clavito, que clavito calvo Pablito.

La cacofonía no intencionada es aquel vicio de la lengua producido de manera inconsciente o por falta de léxico para expresar una idea con palabras con sílabas que no se pronuncien iguales o parecidas. Ejemplo: él me dijo que ¿qué estaba haciendo?, en vez de decir: el me preguntó qué estaba haciendo.

Ejemplos de oraciones con cacofonía

A continuación se presentarán varios ejemplos de cacofonía.

Ejemplo 1

“Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal en tres tristes trastos”

Ejemplo 2

“Pedro Pérez pide permiso para partir para París, para ponerse peluca postiza porque parece puerco pelado”

Ejemplo 3

“Descubierto habéis la caca con las cacas que cantáis”

Francisco de Quevedo

Ejemplo 4

“Y déjame muriendo aun no sé qué que quedan balbuciendo”

Francisco de Quevedo

Ejemplo 5

“Cuando cayó yo ya había llegado”

Ejemplo 6

“Yo lo coloco y ella lo quita”

Ejemplo 7

“El que poco coco come, poco coco compra;

el que poca capa se tapa, poca capa se compra.

Como yo poco coco como, poco coco compro,

y como poca capa me tapo, poca capa me compro”

Ejemplo 8

“Yo puedo ir a la pileta, pero mi amigo no nada nada”

Ejemplo 9

“Son las cinco menos cinco, faltan cinco para las cinco, ¿Cuántas veces dije cinco sin contar el último cinco?”

Ejemplo 10

“Espiando estaban los espías cuando los espiaron”

Escrito por Valentina Sancler
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti