Biología

Eubacterias

Las bacterias, además de proporcionar algunos aspectos positivos en el adecuado funcionamiento de los ecosistemas, también pueden provocar una serie de enfermedades peligrosas para el ser humano. Dentro de este gran reino de microorganismo se encuentran las eubacterias también conocidas con el nombre de bacterias verdaderas.

Eubacterias Qué son, características tipos, función, nutrición, hábitat

Temas relacionados

Arqueobacterias, cianobacterias

¿Qué son las eubacterias?

Las eubacterias son un tipo de organismo procariota que no posee un núcleo protegido por una membrana. Son seres unicelulares que poseen ADN en un único cromosoma circular y que, cuanto tiene pared celular, poseen peptidoglicano.

Definición

Una eubacteria es un término que se utiliza par describir y poder diferenciar las bacterias verdaderas de las arqueobacterias. Son un subreino de microorganismos que se caracterizan por ser procariotas y que además, no poseen pared celular si no que contienen una pared de peptidoglicano y una capa externa de lipoproteínas. Son seres microscópicos que no cuentan con mitocondrias u organelas y que también contienen un único cromosoma situado fuera del núcleo lo que hace que se reproduzcan de forma asexual.

Características de las eubacterias

Las eubacterias se caracterizan por no tener un núcleo ni una membrana celular adecuadamente definida. Se encuentran encerradas por una pared celular que le da la fuerza para poder mantener constantemente su forma y su tamaño cuando se enfrenta a una serie de cambios en su ambiente. Poseen colesterol en sus membranas lo que les permite tener permeabilidad y su membrana plasmática se localiza por dentro de la pared celular.

Algunas de ellas se pueden movilizar utilizando flagelos y algunas poseen pili, unas proyecciones diminutas ubicadas en su parte externa que les da la capacidad de poder unirse a las superficies y poder así transmitir su ADN. Pueden ser circulares o también tener forma lineal. Poseen un tipo de reproducción de fisión binaria y para ello, primero deben de tomar una forma alargada para posteriormente poder separarse.

Cuando logran realizar un brote en la cédula madre entonces se forman dos células iguales llamadas hijas. Tienen la capacidad de convertirse en endosporas cuando las condiciones externas no le ayudan a la reproducción. Son capaces de tolerar temperaturas muy altas o muy bajas, vivir en medios ácidos y sobreviven también a la radiación. Pueden tener diferentes tipos de formas, bacilo, coco y espirilo. Los bacilos tendrán forma similar a un a varilla, los cocos tienen una forma más esférica mientras que los espirilos son similares a una espiral.

Dominio

El dominio en el que se encuentran ubicadas las eubacterias es el de las Bacterias.

A qué reino pertenecen

Las eubacterias por ser un tipo de bacteria pertenece el Reino Monera el cual es considerado como el más primitivo entre todos los organismo procariotas y que además no poseen un núcleo rodeado de algún tipo de membrana o de organelas.

Tipos de eubacterias

Las eubacterias tienen varios tipos y en total existen cinco filas diferentes las cuales se mencionan a continuación:

Dependiendo de su forma se pueden agrupar en tres tipos diferentes. Cocos que son eubacterias que poseen una forma esférica u ovalada, como por ejemplo es estreptococo y el estafilococo. Muchas de ellas pueden producir problemas de intoxicación cuando se encuentran en alimentos contaminados y son ingeridas y en casos graves pueden incluso provocar shock tóxico.

Los bacilos son las que tienen una forma en forma de varilla, muchas de ellas actúan como patógenos causando enfermedades muy graves como el ántrax, la peste bubónica y la neumonía. Las espiroquetas por su parte, tienen forma de una espiral y en ellas se pueden encontrar bacterias que producen sífilis y leptospirosis. Algunas espiroquetas son beneficiosas como por ejemplo las que habitan en el estómago de los rumiantes y las termitas.

Estructura

La estructura de las eubacterias puede variar de forma considerable, poseen una pared que les brinda protección y en algunos casos una capa viscosa. Muchas de ellas también cuentan con flagelos para movilizarse y otras posee fimbrias o pili, que les ayudan a sujetarse al huésped cuando actúan como parásitos. En su parte interna contienen citoplasma en el cual se ubica además el ADN. Su citoplasma está compuesto principalmente de agua y tiene además una consistencia gelatinosa.

Nutrición de las eubacterias

La mayor parte de las eubacterias son heterótrofas, en otras palabras, debe de conseguir su alimento de fuentes totalmente externas. Algunas de ellas también se alimentan de material ya muerto y otras son parásitos, lo que significa que se alimentan del organismo que actúa como huésped. Algunas de ellas, aunque en menor cantidad, son autótrofas y por eso pueden producir su alimento, ya sea por fotosíntesis o por medios quimiosintéticos.

Hábitat

Al tener una gran variedad de aspectos bioquímicos, las eubacterias tienen la capacidad de poder desarrollarse y vivir prácticamente en todos los tipos de hábitats que existen en la Tierra. Muchas de ellas también viven como un tipo de parásito alojándose en el cuerpo del huésped y produciendo enfermedades.

Función

Aunque muchas de ellas resultan ser perjudiciales para el ser humano y para los animales, las eubacterias pueden desempeñar un papel muy importante en la apropiada digestión de los alimentos y en la síntesis de la vitamina K. algunas pueden incluso brindar protección al cuerpo en contra de otras bacterias que sí ocasionan daños en el organismo.

Enfermedades

Las eubacterias tienen la capacidad de poder llegar a producir una gran cantidad de enfermedades, algunas de ellas incluso pueden resultar graves para los seres humanos y para los animales. Varias patologías como la tuberculosis, la sífilis, meningitis bacteriana, tétanos, algunos problemas graves intestinales ocasionados por la salmonela, peste bubónica, cólera, infecciones del tracto urinario entre otras pueden llegar a ser ocasionadas debido a la presencia de eubacterias.

Importancia

Las eubacterias también ayudan a mantener el ambiente libre de nitrógeno pues tienen la capacidad de fijarlo. Ayudan en la producción de ácido láctico e incluso algunas vitaminas como la riboflavina está compuesta de Clostridium butílico. Algunas de ellas son utilizadas con el objetivo de reducir la contaminación ambiental pues pueden incluso degradar los diferentes tipos de residuos que resultan del uso del petróleo.

Ejemplos de eubacterias

Dos de los principales ejemplos pues son muy conocidos a nivel mundial de eubacterias son:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti