Biología

Arqueobacterias

En la vida terrestre se pueden encontrar diferentes tipos de dominios, las eubacterias que son también llamadas bacterias verdaderas, los eucariotas en donde se ubican los seres humanos y por último el Arqueas o Archae, en donde encontramos a las arqueobacterias. Este último grupo puede ser observado bajo un microscopio con características similares a las bacterias, sin embargo, tienen diferencias muy importantes entre ambos.

Arqueobacterias Qué son, características tipos, función, nutrición, hábitat

Temas relacionados

Cianobacterias, eubacterias

¿Qué son las arqueobacterias?

Las arqueobacterias son un grupo especial formado por organismos unicelulares que no contienen núcleo y que además cuentan con orgánulos membranosos en su parte interna formando un Dominio separado.

Definición

El grupo de arqueobacterias es uno de los más antiguos que existe y gracias a sus características especiales conforman un Dominio completamente separado conocido como Archae. Son organismos muy similares a los eucariotas en el aspecto de no poseer una parte de su membrana celular, la cual se conoce con el nombre de peptidoglicano. Son también similares a las bacterias pues no tienen el material genético en el interior de una membrana sino que se encuentra por toda la célula. Son básicamente una mezcla entre las bacterias y los organismo eucariotas.

Características de las arqueobacterias

Entre las características más sobresalientes que pueden ser observadas en las arqueobacterias se mencionan las siguientes:

Dominio

Su dominio pertenece al Archae y es completamente independiente de las eubacterias debido a la gran variedad y diferencias filogenéticas. Tiene ese nombre pues se considera que son las más antiguas del mundo.

A qué reino pertenecen

Las arqueobacterias son organismos antiguos que cuentan con una morfología procariota y se ubican en el Reino de las Arqueobacterias. Este reino se subdivide en cinco filos que han sido reconocidos por los expertos sin embargo este proceso continúa en investigación.

Tipos de arqueobacterias

Las arqueobacterias se pueden dividir o agrupar en tres diferentes grupos que a continuación se mencionan.

Archeas metanogénicas

Este primer grupo se compone de todas aquellas arqueobacterias que tienen la capacidad de poder producir metano. Por lo general se pueden encontrar en lugares donde no hay presencia de oxígeno como por ejemplo en pantanos, aguas profundas, aguas residuales y en ocasiones han sido encontradas en los estómagos de los rumiantes como las vacas. Pueden obtener energía a partir del dióxido de carbono y del hidrógeno liberando al mismo tiempo gas metano como desecho del metabolismo.

Archeas halofílicas

Este tipo de arqueobacterias se conocen también con el hombre de halófilos extremos. Es importante saber, para entender el tipo, saber que halófilo significa “al que le gusta la sal”. Por esta razón, las halofílicas se pueden encontrar en lugares donde hay presencia de altas concentraciones de sal, como por ejemplo en el Mar Muerto. Algunas de ellas no pueden tolerar niveles bajos de este mineral. Utilizan la luz del sol como fuente de energía gracias a un pigmento que poseen llamado bacteriorredopsina.

Archeas termoacidofílicas

Este último grupo de arqueobacterias puede ser encontrada habitando aguas calientes que además sean ácidas, como por ejemplo aquellas que se localizan en los manantiales de azufre o en los respiraderos ubicados en el fondo del mar. Son también conocidos con el nombre de termófilos extremos.

Estructura

La estructura de las arqueobacterias se caracteriza por ser microscópica, son unicelulares y además son procariontes, lo que quiere decir que únicamente cuentan con una célula procarióticas por lo que solamente pueden ser vistos bajo un microscopio. Tienen una estructura que cuenta con membrana celular, pared celular, flagelos, citoplasma, ribosomas, plásmidos y ADN. 

En su membrana celular se pueden encontrar lípidos lo que los hace tener una monocapa para soportar con él ambientes adversos. Su pared celular está compuesta por proteínas y posee un pseudopeptidoglicano. Sus flagelos son largos y gruesos y su estructura puede también ser esférica, en forma de espiral, bacilar, laminar o lobulada.

Nutrición de las arqueobacterias

La mayor parte de ellas pueden utilizar compuestos inorgánicos para poder producir “alimento” o energía, la cual utilizan para mantener su sistema metabólico funcionado de manera adecuada. Tiene también la capacidad de realizar la fotosíntesis utilizando la luz del sol para producir energía que sea fácil de aprovechar. Las arqueobacterias que habitan en los intestinos de los rumiantes tienen una función mutualista, lo que quiere decir que se alimentan de una parte de la fibra que es consumida por estos animales.

Hábitat

Las arqueobacterias tienen la capacidad de poder vivir en hábitats bajo condiciones extremas, en zonas inhóspitas que poseen alta salinidad, alta temperatura y en lugares en donde existen altas concentraciones de hidrógeno, situación que no es compatible con otros tipos de vida en el planeta.

Función

La principal función de las arqueobacterias es la de participar en el reciclamiento de elementos como el nitrógeno, el azufre y el carbono, que se encuentran dentro de los ecosistemas, eliminando el nitrógeno presente, asimilando el nitrato y fijando el nitrógeno. También tienen una función relevante en la oxidación del amonio que se encuentra presente en el suelo produciendo nitritos que se oxidarán por medio de los nitratos, producto necesario para las plantas y otros tipos de organismos.

Enfermedades

Algunos científicos importantes consideran que pueden ser las responsables de algunos tipos de enfermedades graves de las cuales se desconocen sus causas como por ejemplo la artritis, el lupus y la enfermedad de Crohn. Sin embargo, otra parte de la comunidad científica no le atribuye ningún tipo de enfermedad. Lo que sí se sabe con certeza, es que tienen la capacidad de habitar en los animales y probablemente en el ser humano.

En qué se diferencian de las eubacterias

Las arqueobacterias poseen una estructura organizacional muy sencilla, se pueden encontrar en ambiente extremos, tienen una forma redonda, de plato, en espiral, plana o un poco cuadrada. Su pared celular se encuentra compuesta por peptidoglicanos, no son capaces de producir el proceso de glicólisis o el Ciclo de Krebs, se reproducen de forma asexual por fisión binaria y la polimerasa en su ARN consiste de un complejo patrón de sub unidades.

Las eubacterias tienen una estructura mucho más compleja que las arqueobacterias y pueden además, se localizadas en cualquier parte de la tierra. Tienen forma de bacilos, vibrios, filamentos o espirales y su pared celular se encuentra compuesta por peptidoglicanos más acido murámico. Tienen la capacidad, contrariamente a las arqueobacterias de poder realizar el Ciclo de Krebs y de ellas existen solo dos tipos, la gram positiva y la negativa.

Importancia

Tienen su principal importancia en el campo de la tecnología. Gracias a las extremas condiciones en las cuales pueden llegar a desarrollarse son utilizadas para producir reacciones beneficiosas en condiciones extremas, como por ejemplo, en la depuración de aguas residuales produciendo al mismo tiempo biogás. Son también estables con los solventes orgánicos por lo que se han empezado a utilizar en procesos que sean respetuosos con el medio ambiente.

Ejemplos de arqueobacterias

Algunos ejemplos son:

Escrito por Gabriela Briceño V.
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti