Transportes

Autogiro

El autogiro, también conocido como girocoptero o giroplano, es un tipo de avión que ha existido ya durante varias décadas. Estos fueron los primeros aviones de ala giratoria que lograron volar con éxito y con suficiente control. El diseño tenía seguridad inherente, mejor vuelo a baja velocidad que los aviones, así como la capacidad de despegue vertical y aterrizaje. Pero a pesar de sus ventajas, incluso antes de la introducción de los primeros helicópteros exitosos que superaron su rendimiento, los autogiros nunca fueron aceptados por el público.

Autogiro

Información de interés

  • Tipo de vehículo: Aeronave
  • Inventor: Juan de la Cierva
  • Año: 1920

¿Qué es el autogiro?

El autogiro es un vehículo para volar análogo a los aviones y helicópteros que tiene algunas características que los hacen únicos. Creado con alas, ruedas, bastidor, motor y hélice para impulsar el aire.

Historia del autogiro

La historia inicial del autogiro se basa en la historia de un hombre conocido como don Juan de la Cierva. Cierva nació en Murcia, España, el 21 de septiembre de 1895. Su primer intento fue el de reconstruir el biplano conocido como Sommer. Lo equipó con un nuevo motor y le hizo varias modificaciones. En 1912, lo nombró como el avión BCD-1 El Cangrejo. El avión logró volar bien y fue el primer avión construido en España. El segundo intento de Cierva fue el BCD-2, un monoplano, que construyó en 1913. Lo logró reconstruir de nuevo, pero se estrelló por segunda vez por lo que decidió abandonar el diseño. El tercer y último diseño de avión fue el C-3. El avión era un biplano de tres motores grandes, y logró completarlo en mayo de 1919. Logró hacerlo volar adecuadamente pero en una de las pruebas preliminares el piloto voló el avión demasiado lento y se detuvo.

El primer intento de Cierva de construir un autogiro fue conocido con el nombre de C.1. Este avión tenía dos diferentes rotores con la idea de proporcionar sustentación y contra rotación para eliminar el torque. Una superficie de control vertical encima de los rotores estaba destinada a proporcionar control lateral, mientras que un timón de cola y unos elevadores convencionales se encargarían de proporcionar el control sobre los otros ejes. Desafortunadamente no funcionó pero cuando se probó nuevamente en octubre de 1920, demostró con éxito los principios de autorrotación mientras rodaba por tierra. Después del C.1, Cierva comenzó a trabajar en su próximo diseño, el C.2 que tenía un solo rotor de cinco palas, con barras de duraluminio y luego comenzó a trabajar en el C.3. Tenía un rotor con tres cuchillas, un timón y un elevador para control de guiñada y cabeceo. Sin embargo, este diseño resultó ser poco práctico, y el C.3 solo logró elevarse a algunas pulgadas del suelo. Una vez hecho esto con el C.3, regresó a trabajar con el C.2. La C.2 finalmente se completó a principios de 1922 y tenía controles similares a la C.3 pero esta vez logró un control lateral ligeramente mejor y saltos cortos de unos pocos pies sobre el suelo, pero aún no pudo mantener un vuelo sostenido.

El siguiente gran avance en autogiros se produjo el 5 de agosto de 1931. Este fue el primer vuelo de Wilford WRK. Este nuevo autogiro reemplazó los rotores con bisagras por un rotor rígido con variación de paso cíclica. La variación cíclica del tono es un método en el que el paso de las cuchillas cambia a medida que giran. El tono se baja cuando se mueven en la dirección de la aeronave, y se levanta cuando se mueven en la dirección opuesta. Esto hace lo mismo que aletear para equilibrar el levantamiento creado por las cuchillas. El WRK fue el primer autogiro en volar exitosamente con un rotor rígido.

Quién lo invento

El autogiro fue creado por Juan de la Cierva en el año 1920.

Características del autogiro

Cómo funciona el autogiro

El autogiro avanza por medio de un motor que hace girar la hélice cuando impulsa el aire hacia atrás. Tiene varias palas giratorias en la parte superior, lo que se conoce como rotor, el cual es giratorio produciendo velocidad dependiendo del aire. La velocidad hace que las palas se muevan giratoriamente sin necesidad de un motor lo que origina un impulso del aire que da fuerza ascensional produciendo la sustentación del autogiro.

Usos

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti