Arte

Arte Románico

Es importante mencionar, antes de comentar el arte románico, que la etapa románica fue todo un complejo movimiento que involucraba el arte que surgió en Europa. Surgió casi simultáneamente en España, Francia e Italia. Este movimiento se dio a raí de la prosperidad en los aspectos materiales que existían en la época y a la renovación espiritual que surgió y tuvo un enorme auge en los siglos XI y XIII. Fue el arte de la Edad Media y de la época del Feudalismo. Su estilo se basaba y adaptaba a una sociedad sin cultura y controlada en su totalidad por la iglesia. Fue uno de los primeros estilos de arte y fue variando conforme se acercaban a la Edad Media. Procuraba reflejar la sociedad feudal, la guerra y la cristiandad por lo que se desempeñaron en la realización de un gran número de iglesias y de edificios religiosos.

¿Qué es el arte románico?

El arte románico fue un estilo de arte que predominó en Europa durante los siglos XI y XI. Con un estilo cristiano, fue un estilo que surgió a raíz de la gran prosperidad material de la época y la renovación de la iglesia lo que provocó que se elaboraran diferentes edificios dedicados a la vida religiosa.

Características del arte románico

Es muy importante mencionar que la arquitectura fue la parte más importante relacionada con el arte románico. Todas las grandes esculturas y diferentes pinturas no eran importantes para la religión y su destino principal era el templo. Las esculturas y las pinturas eran utilizadas para dar un tipo de decoración a los edificios de la época.

Arte Románico Qué es, historia, características, pintura, escultura, arquitectura

El arte románico era un arte enfocado a lo rural, lo campestre. No era un arte muy refinado. Siempre buscaba la realización de trazos, de líneas colocadas en forma horizontal y vertical, poseía un gran número de arcos, pero elaborados de una manera muy sencilla. Era un arte totalmente geométrico, utilizando en sus creaciones formas muy sencillas que buscaban identificar la sensibilidad primitiva y rural.

Los artistas de la época nunca construían una iglesia por placer o simplemente para adornar. Su objetivo primordial era la exaltación de la religión. Las iglesias que se construían eran vistas como una ofrenda ante Dios. Eran consideradas como el alma humana, lo primero que se veía era la gran fachada, y por esta razón, era una de las partes más importantes y que debían verse mejor. Su interior era muy sencillo y oscuro, representando de esta manera, el alma del cristiano. Era una forma, para ellos, de realizar alabanzas para Dios.

El estilo románico iba de la mano con la naturaleza pues se basaban también en los temas campestres e iglesias pequeñas. La arquitectura románica estaba en las manos de los monjes y de la ciencia medieval. Ellos eran los únicos que entendían completamente las fachadas y los capiteles. Fue considerada como un arte pedagógico que pretendía educar al pueblo e inculcarle al mismo, temor a Dios y su mensaje. Es por esta razón, que, en muchas de las fachadas de las diferentes obras arquitectónicas, las figuras de monstruos y de animales de la mitología eran muy comunes de encontrar.

Historia del arte románico

Si buscamos un punto de referencia para saber cuando nació el arte románico, debemos entonces referirnos al monasterio de Cluny. Se fundó gracias a el dique Aquitania Guillermo un monasterio y en ese lugar se creó la reforma cluniaciense, la cual se dedicaba de lleno a la adoración hacia los santos.

Arquitectura

El tipo de arquitectura románica era de dedicada al clero de la iglesia, primero porque éste era el único consumidor y segundo, porque ellos eran los únicos que sabían como elaborarla. El monumento principal de la arquitectura románica fue el conocido templo Románico. Otra de las grandes innovaciones que realizaron los fieles a este tipo de arte fue el campanario, el cual fue incluido en los templos de las iglesias. Una variedad de templo románico es el llamado templo claustral o monasterio.

Escultura en el arte románico

Sus figuras tenían un gran sentido de la espiritualidad y la anatomía quedaba completamente en un segundo plano. Era más importante cuando se colocaba en la entrada de los templos. Su relieve fue siempre muy plano y las escenas que envolvían no tenían ningún tipo de complicación. Con el paso del tiempo, las figuras fueron empezando a tener más evolución.

Pintura en el arte románico

Llena de intensos contrastes, el dibujo y los colores retenían toda la atención del artista. Dibujaban líneas gruesas de color negro o rojo que se encargaban de darle forma a las figuras mientras que para los rostros utilizaban una mezcla de pintura rojas, sobre todo para que la barbilla, la mejilla y la frente. En el centro de las bóvedas de las iglesias se solía representar el Cristo en Majestad y algunas a veces a la Virgen también. Algunos ejemplos de pintura románica pueden ser encontrados en Cataluña, en las iglesias Tahull.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,64 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti