Química

Arsénico

El arsénico es un elemento natural que se distribuye ampliamente en la corteza de la tierra, hidrosfera y biosfera. En el medio ambiente, se combina con oxígeno, cloro y azufre para formar una serie de compuestos de arsénico inorgánico. El arsénico en los animales y en las plantas se combina con el carbono y el hidrógeno para formar compuestos orgánicos de arsénico. Los compuestos de arsénico inorgánico se usan principalmente para preservar la madera. Aparece también en tres formas alotrópicas distintas: amarillo, negro y gris; la forma estable es un sólido cristalino frágil de color gris plateado. Se empaña rápidamente cuando entra en contacto con el aire, y a altas temperaturas arde formando una nube blanca de trióxido de arsénico. Es un miembro del grupo de los metaloides de la tabla periódica, y puede ser combinado fácilmente con muchos elementos. La forma metálica es frágil y cuando se calienta se oxida rápidamente convirtiéndose en trióxido de arsénico, que tiene un olor a ajo. La forma no metálica es menos reactiva, pero se disolverá si se calienta con algunos ácidos oxidantes fuertes.

Arsénico
  • Símbolo: As
  • Número atómico: 33
  • Grupo: Metaloides

¿Qué es el arsénico?

El arsénico es un elemento natural que se puede encontrar en la tierra y que pertenece al grupo de los metaloides de la tabla periódica, combinado con oxígeno, cloro y azufre forma una serie de compuestos de arsénico inorgánico. Es un elemento muy común en la atmósfera terrestre.

Características del arsénico

Historia

Es un elemento natural del cual se tiene información desde la antigüedad como un compuesto de sulfuro. El filósofo griego Aristóteles, en el siglo IV a.C., se refería al elemento como «sandarach» y luego fue renombrado como arsénico por su alumno Theophrastus de Eresos. La palabra proviene del griego άρσενιχόν que tiene como significado oropimente. Era conocido también en el antiguo egipcio, y se menciona en un papiro como una forma de dar color dorado a los metales. Los chinos también sabían sobre este elemento ya que se ve reflejado en las escrituras de Pen Ts’ao Kan-M quien recopiló información en su gran obra sobre el mundo natural en el año 1500, durante la dinastía Ming. Señaló la toxicidad asociada con los compuestos de arsénico y mencionó su uso como pesticidas en los campos de arroz.

Quien descubrió el arsénico

El primer hombre en descubrirlo fue el químico alemán Alberto Magno en el año de 1250. Su nombre procede de las palabras griegas arsenikos que quiere decir varonil, macho o de la palabra arsenikon que era el nombre griego del auripigmento, mineral que contiene arsénico.

Propiedades

Es parte de los elementos de la tabla periódica llamados metaloides o semimetales. El tipo de propiedades que presentan estos elementos son intermedias entre los metales y no metale:

Para qué sirve

Los compuestos de arsénico son utilizados en la fabricación de algunos tipos especiales de vidrio, para preservar la madera. Se ha convertido en un importante gas dopante en la industria de los microchips, pero para su uso se requiere de pautas estrictas con respecto a su uso porque es extremadamente tóxico. Fortalece las aleaciones entre el cobre y el plomo para la fabricación de las baterías de automóviles. Es utilizado en pesticidas, herbicidas e insecticidas, aunque su uso es limitado por su toxicidad. Se usa en tratamientos médicos como cáncer y leucemia promielocítica aguda y en algunas soluciones médicas para combatir la psoriasis. En tiempos antiguos, fue también utilizado en la creación de armas biológicas durante la Primera Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam.

Alimentos que contienen arsénico

Algunos zumos de uva y de manzana pues el agua que se usa para regar estos campos frutales muchas veces contiene altos niveles de arsénico. Puede ser encontrado en algunas harinas, pan, dulces, cerveza y pastas, productos elaborados en base a arroz. Muchas veces y aunque parezca increíble, el agua tiene niveles de arsénico nocivos para la salud, los pescados enlatados y las sardinas, que acumulan arsénico, al igual que las almejas, las ostras y los crustáceos.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti