Deportes

Petanca

El juego de petanca es probablemente el deporte más cercano a los corazones de los franceses. De forma similar a los bolos de césped británico o al pez italiano, la versión francesa se juega tradicionalmente con bolas metálicas en una superficie de tierra, con un vaso de pistis a la mano.

Petanca

Temas relacionados

Bochas, bolas criollas, bolos

¿Qué es la petanca?

La petanca es un deporte cuyo objetivo principal es el de lanzar bolas de metal lo más cerca que sea posible de una bola de madera que ha sido previamente lanzada por un jugador evitando moverse y desde una zona determinada.

En qué consiste la petanca

El juego de petanca consiste en lanzar varias bolas de metal para tratar de acercarse lo más que se pueda a una pequeña bola de madera. Puede ser jugado por dos adversarios, en equipos de dos contra dos o en tripletas, sin importar el sexo o la edad de los participantes.

Historia

El nombre inglés y francés de la petanca proviene de petanca en el dialecto provenzal del idioma occitano, derivado de la expresión pès tancats, que significa «pies juntos» o más exactamente «pies anclados«.

Se tienen registros que los antiguos griegos jugaban a lanzar monedas, luego piedras planas y más tarde bolas de piedra, llamadas esféristicas, tratando de hacerlas ir lo más lejos posible. En el siglo VI a.C. los antiguos romanos modificaron el juego al agregar un objetivo al que debían acercarse lo más cerca posible. Esta variación romana fue llevada a Provenza por soldados y marineros romanos. Después de los romanos, las bolas de piedra fueron reemplazadas por bolas de madera con clavos para darles mayor peso.

En la Edad Media se jugaba en toda Europa. El rey Enrique III de Inglaterra prohibió que sus arqueros jugaran, y en el siglo XIV, Carlos IV y Carlos V de Francia también prohibieron el deporte a los plebeyos y fue en el siglo XVII que se levantó la prohibición.

En el siglo XIX, en Inglaterra, el juego se había convertido «bolos«; en Francia, era conocido como boules. En el sur de Francia había evolucionado un juego similar a la petanca de hoy, excepto que el campo era más grande y los jugadores debían correr tres pasos antes de tirar la pelota.

El primer torneo de petanca con nuevas reglas fue organizado en 1910 por los hermanos Ernest y Joseph Pitiot, propietarios de un café en La Ciotat. Luego, el juego creció con gran velocidad y pronto se convirtió en la forma más popular de petanca.

Cómo jugar a la petanca

Se lanza una moneda para decidir quién va primero y se dice la frase «¿Cara o cruz?». El Equipo ganador dibuja un círculo en la arena, cuando sea el momento de tirar, cada jugador debe tirar su bola mientras está de pie con ambos pies en el suelo.

La persona del equipo A que arrojó el cochonnet lanzará su bola lo más cerca posible del cochonnet. Ahora el Equipo B arroja una bola, tratando de aterrizar más cerca del cochonnet que el Equipo A. Si el equipo B tiene su bola más cerca del cochonnet que el equipo A, entonces le toca al equipo A tirar nuevamente.

Si el equipo B no consiguió su bola más cerca, entonces el equipo B tira de nuevo. Este patrón del equipo con una bola más alejada del cochonnet arrojando sus bolas continúa hasta que uno o ambos equipos hayan tirado todas sus bolas. Si solo un equipo arrojó todas sus bolas, el otro equipo continuará arrojando sus bolas hasta que salgan.

Reglas

Las reglas del juego son las siguientes:

Competiciones

Los modelos de competiciones son los siguientes:

Equipamiento para jugar a la petanca

El equipo necesario para poder practicar y jugar la petanca consta de los siguientes materiales:

Pista

La pista preferiblemente debe ser de arena o de grava, la hierba debe de estar corta o la tierra estar en buena condición. El deporte puede también ser practicado en todo tipo de terreno, aunque por lo general se hace en zonas planas y arenosas.

Las pistas son rectangulares y miden de 15 m de largo con un ancho de 4 m para competiciones nacionales e internacionales, aunque pueden tener unas dimensiones mínimas de 12 m x 3 m para otras competiciones.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti