Literatura

Garcilaso de la Vega

Nacido en Toledo, en la última década de los años 1400, falleció en Niza en 1536, fue un militar español que luego de que se prescindiera de sus servicios decidió dedicarse a la poesía renacentista, su nombre real era Garci Lasso de la Vega, sin embargo, para evitar tantas palabras y las confusiones en la población en general, se mezclaban sus dos nombres y se le llamaba Garcilaso de la Vega.

Garcilaso de la Vega

Información personal

  • Cuándo nació: Entre 1490 y 1503
  • Dónde nació: Toledo, España
  • Cuándo murió: 14/10/1536
  • Dónde murió: Niza, Francia

¿Quién fue Garcilaso de la Vega?

Garcilaso de la Vega pertenecía a una familia noble castellana y participó desde muy joven en las políticas de castilla, fue uno de los más grandes exponentes del Siglo de Oro español, fue participe de diversas batallas, tanto políticas, como militares, bajo el mandato de Carlos I.

Biografía de Garcilaso de la Vega

Fue el hijo numero tercero de Garcilaso de la Vega, por lo cual se le otorga su nombre, su padre fue señor de Arcos y comendador mayor de León en la Orden de Santiago, la cual era una orden militar y religiosa que surgio en el siglo XII que se manifestaba en lo que era el Reino de León, su madre fue Sancha de Guzmán, señora de Batres y Cuervas.

Ya que quedó huérfano por parte de su padre, se esmeró arduamente para educarse en la Corte, donde en 1519 conoció a su gran amigo, el caballero Juan Boscán, los conocedores en el tema dicen que a este se le debe el surgimiento del amor de Garcilaso de la Vega por la lírica y las prosas en cuestión.

En 1520 Garcilaso de la Vega empezó a servirle como Contino Real al rey Carlos I de España, para la época los continos eran como guarda espaldas, la traducción directa o el significado de dicho término textualmente sería hombre de armas o acompañante de fuerza.Con el tiempo desarrollo de tal manera su lenguaje, que aprendió diversos idiomas entre los cuales estaban el griego, el latín, el italiano y el francés; aunado a ello aprendió el arte de la esgrima y aumentó sus talentos practicando varios instrumentos musicales, como lo eran la cítara, el arpa y el laúd.

Fue designado miembro de la Orden de Santiago y denominado como un buen hombre, luego se le dio el título de gentil hombre de la Casa de Borgoña, lo que en aquel tiempo era un honor gigantesco, ya que eso significaba que serviría a los monarcas de la época de manera directa, organizaba los servicios de la corona y junto a la Casa Castilla, seleccionaba y agrupaba a aquellos que trabajarían siendo los directos del monarca, es decir, era como un tipo de mano derecha y consejero para los reyes de la época.

Garcilaso de la Vega, siempre fue un hombre de crear estrechas relaciones, por lo tanto, no se olvidó de potenciar las mismas con la Casa de Alba, participando en 1523 junto a Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, el cual era el futuro gran Duque de Alba, en la campaña Fuenterrabía; lo que ocasionó el irremediable origen de una amistad que se vio comprobada una diversa cantidad de veces ante el emperador, ya que Francisco siempre optaba por apoyar a su buen amigo Garcilaso de la Vega.

Posterior a eso, los años que transcurrieron no fueron nada confortables para el protagonista de este artículo, luchó en la Guerra de las Comunidades de Castilla y fue herido en la acción de Olías el Rey, de igual manera fue participe en el cerco de su ciudad natal.

A finales de 1522 se embarcó en una expedición, junto a su buen amigo Juan Boscán y Pedro de Toledo o Pedro Álvarez de Toledo y Zúñigaque, la cual tenía como objetivo evitar la caída de Rodas a manos de los turcos, sin embargo, no lograron su cometido y fue otras de las ocasiones en las cuales Garcilaso de la Vega fue herido, no obstante, esta vez su herida era grave.

Luego de un tiempo de volver a España, alrededor de 1523 fue nombrado y armado como caballero de la Orden de Santiago, en la Iglesia de San Agustín, con respecto a su vida amorosa no se tiene una información de suma relevancia, además de sus irrelevantes amoríos con Elvira, una aldeana que se describía como una dama napolitana, se registran tres importantes nombres que fueron amantes del poeta, las cuales son:

Muerte

Garcilaso de la Vega murió en tierras francesas, la ciudad de Niza fue la que lo observó morir gracias a un enfrentamiento que surgió en Provenza y las heridas de gravedad que esta le dejo; su vida fue sumamente corta y murió a los 33 años el 19 de Octubre de 1536.

Vida personal

En la vida personal de Garcilaso de la Vega no hay nada sumamente relevante, Bosco siendo su mejor amigo desde tiempos inmemorables, y sus amantes que anteriormente se describieron cada una de ellas, desde ahí para adelante, sus aficiones y deseos iban más allá, llegando a las ideologías de justicia y auto-cremiento.

Estilo

Su estilo de lírica variaba de vez en cuando, se alternaba entre el renacentismo y el clasicismo, no obstante, este se sentía más confortable con lo que era el renacentismo, ya que se le hacía más sencillo escribir sus versos de esta manera; su estilo no era contradictorio, en realidad, siguió un solo estilo y aunque en su momento deseo unir varias clases o corrientes, nunca lo logró de manera correcta, por lo cual al final se tuvo que decidir con una.

Características físicas de Garcilaso de la Vega

Era un hombre de rasgos femeninos leves, heredados de su madre, sus rasgos españoles resaltaban a la luz cada vez que se le veía, piel nívea, lechosa y pálida, fornido, de tez delgada y cabellos rubios ceniza, usualmente solía dejarse la barba, ya que le daba un aire más maduro.

Personalidad

Garcilaso de la Vega era sumamente testarudo y decidido, sin embargo, además de su valentía y juicio, siendo un hombre justiciero, político y luchador desde el nacimiento, tenía su lado sensible de igual manera, veía el mundo de cierta manera particular que era hipnotizante para los espectadores, era sumamente sociable y familiar, le encantaba crear lazos afectivos con las personas a su alrededor, no simplemente por reconocimiento social, sino porque el simple hecho de crear lazos con terceros le satisfacía.

Reconocimientos

Los principales reconocimientos que ha recibido Garcilaso de la Vega son:

Obras

Fragmentos de Poesías

COPLA VIII

Nadie puede ser dichoso,

señora, ni desdichado,

sino que os haya mirado.

Porque la gloria de veros

en ese punto se quita

que se piensa en mereceros.

Así que, sin conoceros,

nadie puede ser dichoso,

señora, ni desdichado,

sino que os haya mirado.

SONETO II

En fin, a vuestras manos he venido,

do sé que he de morir tan apretado,

que aun aliviar con quejas mi cuidado,

como remedio, me es ya defendido;

Mi vida no sé en qué se ha sostenido,

si no es en haber sido yo guardado

para que sólo en mí fuese probado

cuanto corta una espada en un rendido.

Mis lágrimas han sido derramadas

donde la sequedad y la aspereza

dieron mal fruto dellas y mi suerte:

¡Basten las que por vos tengo lloradas;

no os venguéis más de mí con mi flaqueza;

allá os vengad, señora, con mi muerte!

Frases

Garcilaso de la Vega en la cultura popular

Garcilaso de la Vega fue un poeta y un militar muy relevante para la monarquía en su época, por lo que en la actualidad sus versos son de suma importancia para la cultura española, muchos poetas primerizos se apoyan en sus prosas para desarrollar la inspiración e imaginación para sus propios proyectos, rememorando su nombre y su corta vida.

Curiosidades

Uno de los datos curiosos acerca de Garcilaso de la Vega es que tuvo un hijo ilegitimo, al cual antes de su muerte le dejo una determinada suma de dinero para que pagar su educación, sin embargo, nunca lo reconoció como propio.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti