Biología

Filogenia

La palabra filogenia tiene su origen en el idioma griego y esta proviene de los significados de la unión de las palabras: “phylon” que significa tribu o etnicidad y “gen” cuyo significado es producir o generar. Es catalogada como una rama de la biología que se encarga de estudiar el origen y el desarrollo de las especies de una forma general. El biólogo Ernst Haeckel fue el primer científico que utilizó la palabra en el año 1866, y la teoría llegó para afirmar las diferentes teorías que ya habían sido propuestas por los biólogos Charles Darwin y Alfred Russel Wallace, ambos científicos quienes creían y afirmaban que los seres vivos no se mantenían inmutables, sino que presentan diferentes tipos de evolución a lo largo del tiempo. Es un área de la biología que estudia el desarrollo de las especies que habitan en nuestro planeta y los diferentes tipos de organismos que habitan en ella. La filogenia se encarga de estudiar en profundidad las relaciones de evolución entre las diferentes especies y organismo tratando de establecer diferentes líneas muy similares a los árboles genealógicos en los cuales se muestra la descendencia y el grado de parentesco entre unos y otros.

Filogenia

Temas relacionados

Ontogenia

¿Qué es la filogenia?

La filogenia es una amplia rama de la biología que se encarga de estudiar el desarrollo y las especies que habitan en el planeta de una forma general, estudiando también el origen de las mismas, enfatizando que los seres humanos no son inmutables, sino que por el contrario cambian constantemente.

Etimología

La palabra filogenia es conocida como un neologismo. Un neologismo se refiere al nacimiento de una nueva palabra en determinada lengua o idioma, también puede referirse a la inclusión de un nuevo significado a una palabra que ya existe. Esta palabra fue acuñada por el profesor de origen alemán, Ernst Haeckel durante los años 1834 y 1919. Está formada de dos raíces diferentes que son: Phylon, la cual se refiere a la etnicidad, tribu o especie. Y la palabra Geneia, cuyo significado es origen. De esta conjunción de palabras y significados es que sabemos que estudia el origen de las especies.

Filogenia Humana

La filogenia es la rama de la ciencia que se encarga de estudiar los parecidos que pueden darse entre los diferentes miembros de una especie desde el punto de vista morfológico, anatómico y embriológico. Es la encargada de estudiar las diferentes bifurcaciones, las familias y las estructuras genéticas que ellas tienen. Cuando nos referimos a la filogenia humana, debemos de mencionar que nuestro árbol evolutivo ha ido cambiando en función de nuevas teorías, entre ellas, que el antecesor nuestro es el homo sapiens, de acuerdo con varias investigaciones que se han venido realizando con el paso del tiempo. Los diferentes cambios que nuestro ha venido presentando tales como el bipedismo y los cambios de tipo intelectual, mental y cognitivo, como el lenguaje nos han ido humanizando con el pasar del tiempo. Visto de esta manera, nos brinda la posibilidad de estudiar y entender porqué somo parecidos a otros homínidos y cuáles son aspectos son únicos de nuestra especie.

Filogenia animal

La filogenia animal es la rama de la biología que se encarga de establecer relaciones entre los animales basándose en su origen común o en un antepasado común. Su principal pretensión es lograr llegar a la raíz de lo antiguo por medio del estudio de los diferentes fósiles que han sido encontrados, realizando estudios de sus características y haciendo análisis de ADN para lograr determinar cuáles características son comunes con otros individuos diferentes. La filogenia animal busca como descubrir el origen de los animales con el objetivo de lograr darles una correcta clasificación. Los estudios de esta rama también se enfocan en el estudio de la simetría de los animales, la presencia o no de tejidos verdaderos.

Filogenia de plantas

La filogenia de plantas se conoce también con el nombre de historia evolutiva de las plantas y busca la manera correcta de plantear la evolución de las mismas, de acuerdo con sus niveles de complejidad, iniciando desde las microalgas hasta llegar a las plantas que poseen angiospermas. El origen de las plantas está estrechamente relacionado con la célula vegetal o alga, que fue el primer ser eucariota capaz de realizar fotosíntesis y que ha logrado adquirir su plasto.

De los reptiles

Los reptiles conocidos como sinápsidos incluyen los mamíferos que observamos comúnmente y una gran cantidad de formas fósiles relacionadas con ellos y conocidos como «reptiles», sin embargo, no están considerados como reptiles. En cuanto a la filogenia interna de los reptiles, si solo se tienen en cuenta las formas actuales se tendría que clasificar de la siguiente manera: reptiles, tortugas, lagartos, serpientes y cocodrilos.

De los peces

De acuerdo con la filogenia, los peces pertenecen al grupo llamado parafilético y son vertebrados que no son tetrápodos. Los peces se clasifican entonces en:

Filogenia molecular

Esta es la rama que se encarga de estudiar las diferencias hereditarias concernientes a las moléculas, principalmente las diferentes secuencias de ADN del cuerpo humano para lograr encontrar relaciones de evolución entre los mismos.

Filogenia del lenguaje

Es el proceso mediante el cual se logra comprender el origen evolutivo y universal de las relaciones entre los seres humanos como especie comparándolos con otras diferentes especies de la antigüedad. Estudia los cambios que se han dado durante el desarrollo del lenguaje de los seres humanos y las relaciones que se pueden llegar a establecer por medio de el idioma.

Ejemplos

Los animales pueden dividirse en reptiles y mamíferos, a su vez, los reptiles se subdividen en serpientes y cocodrilos tales como la cobra, anaconda y caimanes; mientras que por otro lado los mamíferos pueden subdividirse en roedores y primates, tales como ratones, gorilas, caballos, etc.

Otro ejemplo claro que podemos citar es en el humano. Iniciando con el Gibón, luego el orangután, pasando al chimpancé, gorila y finalmente evolucionando en el humano.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti