Economía

Competencia monopolística

Cuando hablamos de competencia monopolística nos referimos a la competencia que existe entre los diferentes monopolios, es un tipo de competencia en la cual se da una cantidad bastante significativa de productores que actúan dentro del mercado sin que se dé un control que sea dominante por parte de ellos. Es frecuente observarla en mercados de productos que observamos normalmente en los supermercados, todos éstos con características específicas y particulares lo que los hacen diferentes unos de otros, pero con un cierto parecido para poder entrar en la competencia con otros productores.

Competencia monopolística

Temas relacionados

Duopolio, monopsonio, oligopolio

¿Qué es la competencia monopolística?

La competencia monopolística es un tipo de competencia en la cual los productores venden productos en un mercado, pero los productos no son iguales, sino que se diferencian entre sí por la marca, la calidad o la ubicación. Dentro de la competencia monopolística, una empresa que fabrica productos toma los precios de otros como dato y pasa por alto el impacto de sus propios precios en los precios de otras empresas.

Esta competencia no es precisamente por precios necesariamente si no por la calidad de producto, el servicio que se brinde, la ubicación, la publicidad que se le dé y los tipos de empaques. Cada vendedor que ofrece un producto tiene la capacidad y ventaja de subir o bajar los precios. Dentro de un mercado monopolístico, las empresas se comportan y tienen características de monopolio, incluyendo el uso del poder de mercado para lograr generar grandes ganancias. En teoría, las empresas que compiten de manera monopolística maximizan sus beneficios, pues son pequeñas, y los empresarios y dueños participan activamente en todas las gestiones de sus negocios. A corto plazo, tienen excelentes beneficios.

Características de la competencia monopolística

Ventajas de la competencia monopolística

Desventajas de la competencia monopolística

Ejemplos de competencia monopolística

Un ejemplo muy común de competencia monopolística es por ejemplo los restaurantes. Se encargan de servir diferentes platillos o menús a diferentes precios, proporcionando diferentes tipos de utilidades locales. Los almacenes de muebles se encargan de vender diferentes tipos de muebles confeccionados de diferentes materiales. Los minoristas que venden ropa tienen una amplia gama de precios. Otro ejemplo que podemos mencionar son los libros, pues sus precios varían dependiendo de los temas y el público que se quiera alcanzar.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,55 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti