Economía

Bienes sustitutos

En economía se conoce con el nombre de bienes sustitutos, también denominados sustitutivos, a aquellos que tienen la capacidad de satisfacer las mismas necesidades que otros. Los consumidores entienden que esos bienes, los sustitutos, pueden reemplazar a otros sin tener en consideración características similares y precio. Además de productos, existen servicios considerados sustitutos y su comportamiento es el mismo. Es importante tener en cuenta que los bienes sustitutos cubren necesidades. No necesitan tener características similares a los bienes sustituidos. Por ejemplo, la carne de res es un bien que satisface la necesidad primaria de alimentarse. Un bien sustituto puede ser la carne de cerdo o de pescado.

¿Qué son los bienes sustitutos?

Se denomina bienes sustitutos, en la economía, a todos aquellos productos o servicios que pueden satisfacer necesidades sustituyendo a otros bienes. Los productos con iguales características no son bienes sustitutos, sino que son bienes normales que compiten contra otros. Esta definición hace abstracción de las características y el precio, tanto del bien sustituido como del sustituto.

¿Cuáles son?

Cuando hablamos de bienes sustitutos – también se los conoce como sustitutivos – nos referimos a todos aquellos bienes, que pueden ser productos o servicios, que pueden satisfacer las mismas necesidades del consumidor.

Estos bienes compiten en el mercado por las preferencias de los consumidores. Las marcas participan de esta competencia tratando de diferenciarse de los otros bienes por características, ofertas, precios, promociones, etc.

Cuando una marca quiere posicionarse en las preferencias de los consumidores, debe hacerlo compitiendo con bienes de las mismas características y con los bienes sustitutos. Un ejemplo característico: los servicios de TV por cable compiten entre sí, con las empresas de TV satelital y, desde hace algunos años, con los servicios de streaming. Podemos considerar a estos últimos como bienes sustitutos.

Características

La principal característica de los bienes sustitutos es que poseen demandas relacionadas entre sí. Esto significa que el consumidor está en plena libertad de elegir uno u otro bien.

Esta demanda cruzada que existe entre los bienes sustitutos es grado que alcanza la relación de sustitución.

La otra característica ineludible de los bienes sustitutos es que cuando uno de ellos aumenta su precio, la demanda de ese bien cae siendo reemplazada por la demanda del otro bien sustituto.

Tipos

Elasticidad cruzada

Al señalar que existe una demanda cruzada entre los bienes sustitutos, nace el concepto de Elasticidad Cruzada de la Demanda. Se trata del análisis de los cambios porcentuales en la demanda de un bien cuando cambia el precio de otro bien sustituto. En este caso hablamos de una Elasticidad cruzada positiva.

Corresponde la aclaración de que el cálculo de la elasticidad cruzada es válida también para los bienes complementarios. Aquí, la demanda se transforma en negativa.

Un ejemplo de elasticidad cruzada positiva es la que existe entre la mantequilla y la margarina. Un aumento en el precio de la primera puede disparar una mayor demanda del segundo bien. Esto, porque el consumidor considera a uno sustituible por el otro.

Diferencias entre bienes sustitutos y bienes complementarios

La diferencia fundamental entre bienes sustitutos y complementarios está referida a la demanda.

Los bienes sustitutos poseen una elasticidad cruzada de la demanda positiva. Esto significa que la demanda de un bien aumenta si el precio del otro bien aumenta.

En el caso de los bienes complementarios, la elasticidad cruzada de la demanda es negativa. Cuando aumenta el precio de un bien, cae la demanda, conjuntamente con la demanda del bien complementario.

Ejemplos

Existen ejemplos de bienes sustitutos en la vida cotidiana. Por ejemplo, la margarina actúa como un sustituto de la mantequilla.

Los servicios de streaming han sustituido en muchos hogares a la televisión por cable o satelital.

Los movimientos ecologistas han logrado que muchos productos elaborados con pieles de animales sean sustituidos por productos sintéticos.

Escrito por Manuel D'Alessandro
WhatsappTwitterFacebook

¿Cómo citar este artículo?

D'Alessandro, Manuel. (2020). Bienes sustitutos. Recuperado el 29 abril, 2021, de Euston96: https://www.euston96.com/bienes-sustitutos/

Recomendado para ti