Ciencias de la Tierra

Pluviómetro

Si dividimos la palabra nos encontramos con que está conformada de dos partes pluvio y metro, sabiendo que pluvio es un adjetivo que adquiere la lluvia, y metro refiriéndose a la medición de la misma, uniendo las dos partes el producto final es el pluviómetro.

Pluviómetro

Temas relacionados

Anemómetro

¿Qué es pluviómetro?

Un pluviómetro es un artefacto que se utiliza en las estaciones meteorológicas para que así ayude a medir y recoger las precipitaciones que caen en determinado lugar, acotando que en términos meteorológicos las precipitaciones son todas aquel hidrometeoro que cae a la tierra desde la atmosfera, incluyendo de esta manera la lluvia, la llovizna, el granizo, nieve y aguanieve, sin contar en lo que puede medir la neblina, ni el rocío, ya que estos son solo formas de condensación de dichos hidrometeoros.

Definición

Un pluviómetro es un dispositivo que se emplea para calcular las precipitaciones que caen en un cierto lugar durante una determinada cantidad de tiempo.

Para qué sirve un pluviómetro

Sirve para medir las precipitaciones meteorológicas a través de la lluvia, la llovizna, el granizo, la nieve y el aguanieve.

Origen

Las primeras apariciones de la medición de la lluvia datan desde los años 500 antes de Cristo, gracias a los griegos que empezaban a medirla, no obstante, 100 años después en India, la población ya tenía noción de la recolección de la lluvia, ya que cada vez que había tiempo de lluvia colocaban envases o recipientes a recoger agua de lluvia, para así posteriormente medirla, en estos casos la medición de la lluvia solo los ayudo a progresar en materia de cultivos.

Por esta razón, se puede decir que la necesidad de medir la lluvia y su caída, nace del desarrollo agrícola, ya que en Palestina, se hallaron escritos religiosas que hablaban exactamente de la caída de lluvia como un suministro esencial para el campo agrícola, y por lo tanto el abastecimiento de recursos alimenticios indispensables.

Alrededor de 1441 en Corea, el científico Jang Yeong-sil desarrolló el que vendría siendo el primer pluviómetro o aluviómetro, hecho de bronce y con abertura estándar, al que denominó Cheugugi.

No obstante, para 1639 Benedetto Castelli, quien fue un discípulo de Galileo, hizo las primeras mediciones de precipitaciones en Europa, con el propósito de lograr conocer el aporte de agua de un evento de lluvia para el lago Trasimeno, este pluviómetro por decirlo así era manual, a través de un recipiente de vidrio cilíndrico que se colocaba a la lluvia y cada hora de precipitación que caía se marcaba el nivel que alcanzaba.

Para 1662 se ideo lo que fue el primer pluviómetro con cubetas basculantes, lo que luego el inventor Christopher Wren asoció al año siguiente no solo con la medición de precipitaciones, sino que afirmo que el dispositivo registraba otros parámetros meteorológicos como lo son la temperatura del aire y la dirección del viento.

Quién lo inventó

El primer pluviometro fue ideado por Jang Yeong-sil en el siglo XV. Tras este llegaron los pluviometros de Benedetto Castelli y Christopher Wren. Por último, Gustav Johann Georg Hellmann inventó en el año 1886 el pluviometro moderno.

Cómo funciona

Se coloca el artefacto en un lugar elevado, en el cual a la hora de la lluvia no se vea afectado por ningún obstáculo a la hora de medir, el recipiente va a ir almacenando el agua paulatinamente y al terminar, según las medidas que tiene marcadas se determinará la precipitación.

Características del pluviómetro

Las principales características del pluviómetro son:

Tipos

Pluviómetro manual

Este se distingue por ser el estándar y uno de los más comunes, siendo de esta manera un indicador simple de la caida de la lluvia, suele estar conformado por un recipiente cilíndrico especial con una escala graduada marcada, la altura del agua alcanzada en el interior del cilindro es equivalente a la precipitación y se mide en milímetros.

Pluviómetros totalizadores

Este tipo de pluviómetros son los más precisos y recogen el agua mediante un embudo, el cual dirige el liquido a un recipiente graduado, los pluviómetros totalizadores tienden a colocarse a una determinada altura del suelo y un encargado registra cada 12 horas la caída de agua; el único defecto de este tipo de pluviómetro es que no se puede determinar la hora en la que llovió.

Pluviografo de sifón

Con este se conoce con exactitud la precipitación en el tiempo, este equipo posee un tambor giratorio que rota a una velocidad constante, el cual consta con un papel graduado y una pluma en sun interior que flota verticalmente por el agua que contiene; si no llueve la pluma marca una línea recta horizontal, ya que no existen cambios en el nivel del agua del tambor.

Pluviografo de doble cubeta basculante

Tras ir recogiendo mediante un embudo el agua colectada, este instrumento la conduce a una pequeña cubeta triangular doble que puede ser de metal o plástico y que posee una bisagra en un punto medio en equilibrio; este sistema conduce el agua de una cubeta a otra según se llenan, y cada vez que alcanza la precipitación esperada, usualmente 0.2 milímetros, se produce un cambio por equilibrio a la otra cubeta, mientras la primera vuelve a contar.

Partes

Cómo hacer un pluviómetro casero

Se toma un envase o recipiente cilíndrico, lo ideal es que sea transparente y de plástico, ya que cortaremos su parte superior para hacer una especie de boquilla perpendicular, es importante que la apertura principal sea del tamaño del resto del envase, de esta manera la lectura del agua será verídica, se le puede colocar una especie de regla posicionando el 0 con la base del cilindro, si se quiere utilizar este recurso se recomienda que la escala o regla sea metálica, ya que el sol puede deteriorarlo con el tiempo.

A este cilindro se le colocara una base en forma vertical, que nos permita colocarlo en una zona despejada para que la caída del agua no sufra interferencias.

Importancia

Es cierto que la importancia del pluviómetro desde la antigua Grecia era simplemente agrícola, sin embargo, con el transcurso de los años esta importancia ascendió de tal manera que no solo ahora se utiliza en los campos de cultivo, sino que de igual manera los meteorólogos lo procuran no solo para medir la caída de agua, sino también para diagnosticar cambios climáticos.

Escrito por Grecia Calderón
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti