Historia

Imperio otomano

El Imperio otomano representa uno de los mayores proyectos imperiales en la historia de la humanidad, gobernando vastos territorios en el norte de África, los Balcanes y el Medio Oriente. El Imperio otomano fue uno de los imperios más grandes y duraderos de la historia. Fue un imperio inspirado y sostenido por el islam. Reemplazó al Imperio bizantino como la principal potencia en el Mediterráneo oriental. El Imperio otomano alcanzó su apogeo bajo las órdenes de Suleiman el Magnífico quien reinó entre los años de 1520 y 1566, cuando se expandió para cubrir los Balcanes y Hungría, y llegó a las puertas de Viena. El Imperio comenzó a declinar después de ser derrotado en la Batalla de Lepanto y perder casi toda su armada. Disminuyó aún más durante los siglos siguientes, y fue efectivamente eliminada por la Primera Guerra Mundial y las Guerras de los Balcanes.

Imperio otomano

Temas relacionados

Fenicios, Imperio bizantino

¿Qué es el Imperio otomano?

También conocido como el imperio turco otomano fue un estado multiétnico y multi confesional cuyo máximo esplendor lo alcanzó en los siglos XVI y XVII extendiéndose por Europa, Medio Oriente y el norte de África. Es el sucesor islámico de los imperios clásicos.

Historia del Imperio otomano

El Imperio otomano inició como uno más de los pequeños estados turcos de Asia Menor durante la decadencia del Imperio selyúcida. Los turcos otomanos controlaron a los demás estados turcos, que habían logrado sobrevivir a las invasiones mongolas y bajo el reinado de Mehmed II terminaron con el Imperio bizantino. La primera fase de la expansión otomana tuvo lugar bajo el gobierno de Osmán I y siguió en los reinados de Orkhan, Murad I y Beyazid I. Las victorias otomanas en los Balcanes alertaron a Europa occidental sobre el peligro y fueron el motivo por el cual se realizó la Cruzada de Segismundo de Hungría. Finalmente, el Imperio otomano logró conquistar Constantinopla en 1453.

Origen

Se origina en Asia Central, en Turkestán, con una tribu turca. Cuando los turcos otomanos lucharon contra los selyúcidas, lucharon también contra los bizantinos y se inició la ocupación de la península de Anatolia. Los selyúcidas abarcaron Irak e Irán y la mayor parte de los territorios pasaron a manos de los mongoles. De estos surge Utman I, quien fue el que le dio el nombre a la dinastía otomana y quien marcó el inicio del imperio turco.

Decadencia y caida del Imperio otomano

Una de las principales causas de la caída del Imperio otomano fue la economía. Al inicio era un imperio próspero y autosuficiente, pero cuando se da la Revolución Industrial, la transformación de la economía y la desaparición de los gremios, el imperio decidió mantener su organización gremial. Fueron las características del imperio ante el progreso occidental que causaron su caída y por la gran inflación que se dio en Europa con el flujo de los metales preciosos que venían de América. La ruta que pasaba por oriente fue monopolizada por los holandeses e ingleses y los ingresos económicos del imperio empezaron a decaer. Europa fue ganando terreno sobre el Imperio otomano creando instituciones educativas e hicieron una revolución en el armamento y en las técnicas de guerra que dejó en un estado completamente obsoleto al imperio, perdiendo batallas y perdiendo territorio.

Características

Sultanes

Algunos de los sultanes del Imperio otomano fueron:

Manifestaciones culturales

En el campo de la arquitectura usaron como modelos la iglesia de Santa Sofía, la cual fue convertida en una mezquita. En Estambul se puede encontrar la Mezquita de Solimán y en Edirme, las puertas del Bósforo. En su arquitectura civil destaca el Palacio de Topkapi, en Estambul, que fue también la cede del imperio.

Organización política y social del Imperio otomano

El Imperio otomano se constituía de 29 diferentes provincias y de cuatro estados vasallos que eran: Moldavia, Transilvania, Valaquia y Crimea. Su territorio limitaba al oeste con Marruecos, al este con el Mar Caspio, al norte con Europa y al sur con Sudán y Arabia. La religión que profesaban era el islam, sin embargo, respetaban otras religiones. Su principal actividad fue la agricultura y la ganadería, y producían suficiente materia prima para poder fabricar su propio vestido.

Economía

Su principal fuente de riqueza fue la expansión militar y el fiscalismo. La agricultura también era parte de la economía, al igual que el comercio y la industria. Había abundante tierra para trabajar y se ganaban la vida con explotaciones familiares en la agricultura. Mantuvieron una expansión de territorio, los monopolios tradicionales, la tenencia de las tierras y los sembradíos.

Aportaciones

El Imperio otomano tenía un muy buen nivel en cuanto a tecnología la cual era muy superior a los países de Europa sobre todo en asuntos de armas de fuego, y esto fue un gran aporte para las futuras batallas. A este pueblo se le asignan muy importantes descubrimientos, según historiadores, entre sus primeras invenciones esta la creación del submarino. También crearon los Astilleros, además de la creación de cohetes y armas de fuego.

Ubicación

El Imperio otomano abarcó los continentes de Europa, Asia, África magrebí. Países como Albania, Bosnia, Crimea, Grecia, Hungría, las Islas del Egeo Norte, Líbano, Jordania, Omán, Palestina, Siria, Yemen, Argelia, Libia, Sudán, Túnez, son algunos de los países que reinó el Imperio otomano.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti