Deportes

Carrera de velocidad

Importante es recordar que la velocidad en el entrenamiento es la que define la capacidad de movimiento que posee el cuerpo. La velocidad se puede medir por medio de metros por segundo. Las carreras de velocidad, conocidas en el mundo del deporte con el nombre de Sprint o dash, en atletismo es una carrera a pie sobre una distancia corta con un estallido de velocidad total o casi total en las cuales se corre generalmente distancias que van de 100, 200 y 400 metros.

¿Qué es la carrera de velocidad?

Una carrera de velocidad consiste en correr en una pista lo más rápido que sea posible una determinada distancia que puede ser de 60, 100, 200 o 400 metros lisos, en donde las más cortas representan las de mayor velocidad.

En qué consiste la carrera de velocidad

La carrera de velocidad en el área del atletismo consiste en recorrer lo más rápido que sea posible una distancia determinada en una pista cubierta y al aire libre ya sean 100, 200 o 400 metros. Los atletas que participan de este tipo de deporte son conocidos con el nombre de velocistas y sus salidas las realizan en una posición semi incorporada sobre unos tacos que funcionan para darles impulso en la salida cuando escuchan el disparo del juez encargado.

Características

Las principales características de la carrera de velocidad son las siguientes:

Historia de la carrera de velocidad

Los primeros relatos de los que se tiene conocimiento con respecto a las carreras de velocidad sucedieron en Grecia y muestra registros documentados de competiciones atléticas relacionadas con las carreras de velocidad. En 1896 se realizan los primeros Juegos Olímpicos modernos en Grecia en donde se corrió la primera final de 100 m lisos. En el año 1912 se fundó la Federación Internacional de Atletismo Aficionado y se reconoce la primera marca mundial para los 100 metros con un registro de 10,7 segundos.

En 1928 hizo su debut la primer mujer en la prueba de 100 metros lisos durante las Olimpiadas de Ámsterdam. La prueba de 200 m lisos masculina se incluyó en el programa olímpico París en 1900. La rama femenina en 200 metros hizo su aparición durante las olimpiadas de Londres en 1948. La prueba de 400 m lisos masculina se incluyó en el programa olímpico en las olimpiadas de Atenas en 1896.

Técnica

Existen varios aspectos técnicos en la carrera de velocidad, éstas son:

Fases de la carrera de velocidad

Las fases de la carrera de velocidad son las siguientes:

Entrenamiento

El entrenamiento de la carrera de velocidad se basa principalmente en aplicar una fuerza máxima en un periodo mínimo de tiempo. La velocidad está influenciada por la genética, la edad o el sexo pero se puede mejorar y aumentar por medio el entrenamiento.

Para entrenar la velocidad, debemos pensar en un valor elevado en el ejercicio que realicemos y debemos evitar movimientos lentos. Se debe enfocar el entrenamiento en ejercicios multiarticulares los cuales son los principales productores de fuerza, potencia y velocidad.

Se debe trabajar en corregir y mejorar la postura y el movimiento de las piernas y brazos, la inclinación de 45º durante la aceleración y recordar que conforme ésta disminuye se reduce la inclinación a menos de 5º cuando hemos alcanzado la velocidad máxima.

Reglas

Algunas de las reglas de la carrera de velocidad son:

Categorías

Las categorías de la carrera de velocidad son las siguientes:

Competiciones

Entre las competiciones que se dan a nivel mundial podemos mencionar el Mundial de Atletismo, las Olimpiadas mundiales que tienen lugar cada cuatro años.

Pista para la carrera de velocidad

La medida estándar de una pista es de 400 metros en su zona más interna aunque podemos encontrar otras longitudes, las pistas cubiertas suelen ser de 200 metros. El número de carriles puede ser de 8, 6 y 4. Las dos rectas que poseen las pistas miden 84,39 metros cada una y las dos curvas 115,61 metros cada una, la anchura de las calles es de 1,22 metros y la zona de las gradas debe estar siempre orientadas hacia el este.

Ropa

La ropa para practicar este deporte es necesario utilizar ropa cómoda, bien diseñada y que permita al atleta desplazarse de manera correcta. El tejido o la tela de la que se hace la ropa no debe ser transparente, ni siquiera por el sudor. Además, debe de tener el mismo color a ambos lados. Los zapatos deben proporcionar protección y estabilidad y tener una buena adherencia al suelo.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti