Medicina

Trompa de Eustaquio

La trompa de Eustaquio es un conducto que se encuentra recubierto por mucosa y es una continuidad de las fosas nasales. Su nombre se le dio en el siglo XVI en honor del anatomista llamado Eustachius. Por lo general la trompa se encuentra cerrada y se abre cuando se bosteza o traga algún alimento o líquido, protegiendo partes del oído de los cambios bruscos que provoca la presión del aire.

Trompa de Eustaquio

Temas relacionados

Nervio acústico, tímpano

¿Qué es la trompa de Eustaquio?

La trompa de Eustaquio es un canal que conecta el oído medio con la nasofaringe, formada por la parte superior de la garganta y posterior de la cavidad nasal. Controla la presión dentro del oído medio, haciéndolo igual a la presión de aire fuera del cuerpo.

Características de la trompa de Eustaquio

Las principales características de la trompa de Eustaquio son:

Dónde se encuentra

La trompa de Eustaquio es un canal pequeño que se encarga de conectar el oído medio con la parte trasera de la nariz y que se encuentra ubicada en la parte superior de la garganta o nasofaringe.

Función

La mayoría de las veces, la trompa de Eustaquio se encuentra cerrada, y se abre solo durante actividades tales como bostezar, tragar y masticar, para permitir que el aire entre por el pasaje que existe entre el oído medio y la nasofaringe. Cuando la presión atmosférica cambia de forma veloz, causando una sensación repentina de bloqueo en el oído, estas actividades se pueden hacer a propósito para abrir el tubo e igualar la presión que existe dentro del oído medio.

Su función principal es la de establecer una adecuada comunicación entre la parte anterior y superior de la caja timpánica con la parte superior de la faringe para poder regular las presiones que se dan dentro del oído medio, y de esta manera cuidar las estructuras ante cambios bruscos equilibrando las presiones a ambos lados del tímpano.

Disfunción

Cuando la trompa de Eustaquio no logra abrirse lo suficiente como para poder igualar la presión, pueden entonces aparecer síntomas como incomodidad, mareos o zumbidos en el oído. El examen visual del tímpano por medio de un endoscopio con luz ayuda a determinar si la causa es inflamación, hinchazón o líquido en el oído. Las condiciones tales como congestión nasal, infección del oído o seno o alergias pueden causar estos síntomas y provocar problemas en la trompa de Eustaquio. Estas causas a menudo se pueden tratar con medicamentos descongestivos o antibióticos, pero en casos graves, puede ser necesaria una cirugía.

Las trompas de Eustaquio se puede bloquear por diferentes razones, por ejemplo:

Trompa de Eustaquio obstruida

La principal causa para que la trompa de Eustaquio se obstruya es debido a la hinchazón que se produce generalmente a causa de un resfriado, alergias o una infección de los senos paranasales. Estas enfermedades causan que hayan cambios de presión y que se pueda acumular líquido en el oído medio causando dolor. Otra razón por la que se obstruyen es por los cambios que suceden en la presión mientras se viaja por ejemplo en avión, se conduce por las montañas o bucea.

Cuando las trompas se ven obstruidas pueden causar una variedad de síntomas los cuales son bastante incómodos de tolerar, por ejemplo:

Por lo general cuando las trompas de Eustaquio se obstruyen también se sanan sí solas. En muchas ocasiones un simple ejercicio puede ayudar a la persona a sentirse mejor, cerrar la boca, sujetar la nariz y soplar suavemente. Otra forma de aliviar la presión es bostezar o intentarlo mascando chicle. Lo más común es escuchar o sentir un tipo de «chasquido» cuando las trompas se abren para hacer que la presión sea igual entre la parte interna y externa de los oídos.

En caso de que estos métodos fallen, se debe de acudir al médico quien le indicará un tratamiento adecuado para terminar con el problema y con los síntomas que en muchas ocasiones pueden llegar a ser bastante incómodos. Si se presenta una infección, los antibióticos serán el medicamento de elección por parte del médico, al igual que los descongestionantes ya sea por boca o nariz. La colocación de almohadas térmicas ayuda a aliviar el dolor de oído, teniendo cuidado de que no esté muy caliente para evitar quemaduras, y esta práctica, no debe ser aplicada en niños.

En casos más extremos, se necesitará de una cirugía, por medio de la cual se realiza un corte pequeño en el tímpano para de esta manera poder drenar el líquido que se encuentra en él y de esta forma se puede aliviar la presión que hay en el oído.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti