Deportes

Ejercicios isométricos

Los ejercicios isométricos son una serie de ejercicios que implican contracciones de un músculo en particular o de un grupo de músculos. Durante los ejercicios isométricos, el músculo no cambia notablemente su longitud y la articulación que se ve implicada en dicho ejercicio no se mueve. Los ejercicios isométricos ayudan a mantener la fuerza. También pueden ayudar a construir fuerza, pero no lo hacen de forma efectiva. Debido a que los ejercicios isométricos se realizan en una posición sin movimiento, mejorarán la fuerza solo en una posición en particular.

¿Qué son los ejercicios isométricos?

Los ejercicios isométricos son un tipo de ejercicio en los cuales el músculo es sometido a una determinada tensión pero sin la necesidad de tener que realizar un movimiento para ello.

Definición

Los ejercicios isométricos son una forma especial de poder realizar el entrenamiento muscular y articular. Implica colocar el cuerpo en tensión empujando o tirando de alguna cosa que no pueda moverse.

Características

Algunas de las principales características de los ejercicios isométricos son:

Para qué sirven

Los ejercicios isométricos nos sirven en el caso de una persona que tiene una lesión puesto que estos ejercicios involucran al grupo de músculos que ayudan a estabilizar la parte del cuerpo dañada para mantener la fuerza del músculo durante la recuperación. El entrenamiento isométrico también es útil para personas que padecen de artritis. A medida que las personas con artritis realizan ejercicios isométricos y su fuerza mejora, pueden progresar a otros tipos de entrenamiento de fuerza. Los estudios han demostrado que los ejercicios isométricos también pueden ayudar a disminuir la presión arterial. Entonces podemos decir que este tipo de ejercicio son sirven para evitar el estrés en las articulaciones y son excelentes para usar en rehabilitación y para aumentar la fuerza.

Tipos

Encontramos dos tipos diferentes de ejercicios isométricos, los cuales son los siguientes:

Rutina

Para poder realizar una rutina de ejercicios isométricos se debe de pensar en la serie de ejercicios que se van a realizar y la cantidad de segundos que se debe de mantener la posición por cada serie. También se deben de respetar los diferentes tipos de descanso para recuperar el aliento. Generalmente se esperan 45 segundos entre las series y luego se hace un minuto de descanso entre el ejercicio.

Ejercicios isométricos para hombro

Para los hombros, la persona se puede colocar en el marco de una puerta con los brazos apoyando los marcos laterales de la puerta de manera que no puedan moverse. Luego se debe producir tensión, tanta como sea posible y aguantar la posición.

Ejercicios isométricos para piernas

En una posición similar a la que se adquiere cuando se sienta pero sin tener un asiento, se apoya la espalda en la pared con las piernas dobladas en un ángulo de 90 grados tratando de que las rodillas no sobrepasen las puntas de los pies. Esta posición se debe mantener el tiempo que sea posible.

Ejercicios isométricos para rodilla

Los ejercicios en la rodilla ayudan a fortalecer el cuádriceps. Con las piernas estiradas se contraen los cuádriceps durante 3 segundos y luego se relaja. Este ejercicio se debe de repetir 15 veces. Los cuádriceps se contraen un poco cuando son elevados sobre un paño o libros y se mantiene la posición por 5 segundos esto se repite 10 veces. También se puede estirar las piernas y elevarlas a unos 15 centímetros del suelo y hacer 10 repeticiones e cada una.

Ejercicios isométricos para abdomen

El mejor ejemplo de ejercicio isométrico para el abdomen es la plancha. La persona se coloca en posición boca abajo y se eleva el cuerpo manteniendo una posición recta, apoyándose únicamente en los codos , los antebrazos y las puntas de los pies. Esta posición se mantiene el mayor tiempo que sea posible.

Ejercicios isométricos para glúteos

Uno de los mejores ejercicios isométricos para los glúteos se conoce con el nombre de Wall push. Este ejercicio se realiza posicionándose paralelamente en la pared, la pierna más cercana a la pared se debe levantar y apoyar de forma semiflexionada contra la pared, la pierna que queda en el suelo será la encargada de mantener a la persona de pie. El objetivo será que se haga la mayor fuerza contra la pared durante algunos segundos.

Ejercicios isométricos para cuádriceps

Se pueden realizar las zancadas isométricas que consisten en colocarse con los pies separados a la altura de los hombros flexionando una pierna en un ángulo de 90 grados y alternando la posición con la otra. Otro ejercicios son las sentadillas isométricas las cuales se hacen con la espalda apoyada a la pared simulando que estamos sentados en una silla.

Otros ejemplos

Algunos otros ejercicios isométricos que se pueden realizar son los siguientes:

Beneficios

Algunos de los beneficios que podemos obtener con la práctica de los ejercicios isométricos son los siguientes:

Importancia

Los ejercicios isométricos son importantes porque nos ayudan a salir de lesiones que se hayan sufrido pues son ejercicios excelentes para las articulaciones y para lograr aumentar la fuerza sin dañar otras partes del cuerpo. Es una forma alternativa para poder construir la fuerza mejorando las diferentes actividades funcionales y deportivas. Es también importante para las personas que reciben algún tipo de terapia física para ayudar al paciente a salir de una lesión y que le sea posible nuevamente movilizar el músculo que ha sufrido lesión o la articulación.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti