Psicología

Onicofagia

La ansiedad puede causar muchos diferentes tipos de tics y hábitos no muy deseados. Uno de los más comunes que experimentan las personas ansiosas es el de morderse las uñas constantemente. Morderse las uñas es una forma extraña de reaccionar ante la ansiedad y el estrés, pero es quizás una de las formas más comunes en que tanto los niños como los adultos parecen actuar cuando sienten tensión. La onicofagia se presenta cuando una persona coloca constantemente las uñas cerca de la boca y usa los dientes para pelar o morder la parte superior más adelante. Algunas personas ni siquiera se dan cuenta de que se están mordiendo las uñas hasta que se les señala, lo que indica que casi nunca ocurre de manera consciente.

Onicofagia

Temas relacionados

AgorafobiaAnsiedad social

¿Qué es la onicofagia?

La onicofagia es el hábito que se presenta de manera compulsiva en una persona que se come las uñas, lo cual, al pasar del tiempo, puede llegar a producir diferentes problemas físicos tanto en las uñas como en los dientes, y que van desde infecciones hasta deformaciones en los dedos.

En qué consiste la onicofagia

Los expertos en medicina y psicología ahora están estudiando más de cerca este tipo de adicción y han decidido cambiar su clasificación de un simple hábito a un trastorno obsesivo-compulsivo completo. La onicofagia o el acto de morderse las uñas de manera constante es un comportamiento que implica un amplio espectro. Consiste básicamente en colocar el dedo en la boca de tal manera que se produzca el contacto entre una uña y uno o más dientes. Esto podría ocasionar el daño o sangrado de las uñas y los dedos. A veces da como resultado de este acto se produce un daño físico y es considera una conducta de automutilación.

Características de la Onicofagia

Entre las principales características que podemos encontrar en la onicofagia podemos mencionar las siguientes:

Causas de la Onicofagia

La onicofagia inicia de manera leve y a tempranas edades. Existes diferentes y numerosas controversias sobre las causas que producen la onicofagia. Si bien algunos estudios relacionaron el hábito con problemas de conducta y ansiedad, otros no lo creyeron científicos consideran que este no es el caso. La ansiedad en niños con onicofagia no es un rasgo característico; es más bien un estado. Los hábitos orales, incluido el morderse las uñas, tienen una etiología ambiental y son factores de riesgo para el desarrollo de la maloclusión, especialmente en niños mayores de edad preescolar. Se supone que la actividad motora inadecuada para la edad puede ser una causa de la onicofagia. Aunque, se sugirió que la onicofagia era utilizada para reducir la ansiedad, muchos estudios recientes no apoyan esta teoría. Morderse las uñas generalmente ocurre como resultado del aburrimiento o de trabajar en lugares difíciles que generan ansiedad, en el caso de los adultos. Las personas con onicofagia no se muerden la uña cuando están involucrados en interacciones sociales. Es importante descartar los trastornos obsesivos-compulsivos como causa de la onicofagia.

Síntomas

Por lo general, las personas que la padecen suelen morderse sus diez uñas por igual, al mismo grado. El acto de morderse las uñas produce que la cutícula se rompa, lo que puede ocasionar infecciones microbianas y algunas virales. La saliva también puede afectar la piel. En muchas ocasiones los dedos pueden llegar a deformarse de manera grave pues cuando se muerden las uñas se produce la destrucción del lecho ungueal.

Diagnóstico

El diagnostico se basa en la observación de la conducta del niño o del adulto de morderse y comerse las uñas. Por lo general, empieza a tempranas edades, incluso desde que el niño está en el vientre de su madre. Se deben evaluar los diferentes factores que pueden influir en el problema, tales como insomnio, depresión, aislamiento y trastornos de alimentación. También es importante establecer si existe un trastorno obsesivo compulsivo de fondo.

Tratamiento

Dependiendo de si existe un problema de depresión, entonces se pueden recetar antidepresivos. Para el caso de pacientes que padezcan trastornos obsesivos, se les indica tratamiento con medicamentos que les ayuden a controlar su obsesión. Los antisicóticos en estos casos son indicados. La vitamina B, es un ayudante en el tratamiento, pues se ha comprobado que reduce la ansiedad por morderse las uñas, ya que aumenta la serotonina en el cerebro. La terapia de conducta es la más utilizada, ya sea con o sin medicamentos. Cambiar los hábitos y controlar los estímulos son puntos clave para vencer la enfermedad.

Consecuencias

Algunas de las consecuencias más comunes son:

Onicofagia en niños

En los niños, es más catalogada como un mal hábito en lugar de una enfermedad. Puede deberse a que el niño esté pasando por un momento de ansiedad o estrés. Aunque muchas veces la onicofagia desaparece con la edad, algunas veces el crecimiento de las uñas y los dientes se ve afectado por esta razón.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti