Historia

Guerras Púnicas

Las Guerras Púnicas fueron conflictos armados entre el Imperio Cartaginese y la República romana entre los años 264 y el 146 a.C. que para ese momento eran las dos potencias que dominaban el Mediterráneo.

Guerras Púnicas

Datos de interés

  • Fechas: Del 264 a.C. al 241 a.C. (Primera Guerra Púnica), del 218 a.C. al 201 a.C. (Segunda Guerra Púnica) y del 149 a.C. al 146 a.C. (Tercera Guerra Médica)
  • Grupos enfrentados: Roma y el Imperio Cartaginense

Qué son las Guerras Púnicas

Las Guerras Púnicas fueron tres grandes enfrentamientos bélicos entre los dos grandes imperios del Mundo Antiguo, Roma y Cartago. Estas tres guerras se dieron entre los años 264 y 146 a.C. Los enfrentamientos se dieron entre un imperio comercial (Cartago) y otro en expansión (Roma). Los romanos lograron vencer a sus enemigos igualando y superando su armada naval, aprovechándose de sus estrategias militares para vencer a sus oponentes en el terreno y no dejar que éstos volvieran a recuperarse nunca más. Cartago luego de las guerras quedo reducida a cenizas y sometido bajo el imperio romano, su ejército formado en su mayoría por mercenarios pudo ganar muchas batallas en el conflicto pero nunca logró ganar la guerra.

El término “púnico” proviene del latín Punicus o Poenicus que era el nombre que daban los romanos a los cartagineses.

Las Guerras Púnicas fueron los enfrentamientos bélicos más grandes de la historia del mundo clásico. La primera se desarrolló entre el 264 a.C. y 241 a.C. La segunda se produjo entre los años 218 a.C. y 201 a.C. y la tercera se dio entre los años 149 a.C. y 146 a.C.

Causas de las Guerras Púnicas

La causa que originó esta guerra fue principalmente el interés de la República de Roma en expandirse hacia el sur conquistando Sicilia, territorio que estaba dominado por el Imperio Cartaginense. Cartago, situado al norte de África, en las costas de lo que hoy se conoce como Túnez, era un imperio comercial que contaba con una fuerza armada marítima sin igual para ese momento, la cual tenía bajo su control todo el Mediterráneo occidental. Sin embargo, a pesar de tener una fuerza marítima muy fuerte, su armada terrestre no era tan poderosa y muchos miembros de su ejército eran mercenarios que luchaban por dinero mas no por sentirse parte de este imperio.

Roma para ese momento era un imperio que expandía sus territorios por toda Italia con un ejército identificado con su república y contaba con mucha experiencia en las estrategias de combate terrestre. A pesar de esto, los romanos carecían de una armada naval tan fuerte como la cartaginense.

Primera Guerra Púnica

Fecha: Entre el 264 a.C. y el 241 a.C.

Objetivo del conflicto: Dominar a Sicilia

En el año 264 a.C Roma invade la isla de Sicila, la cual estaba dominada por los Mamertinos, un grupo de exmercenarios que se habían instalado en esas tierras y servían al imperio cartaginense.  En esta primera guerra entre Roma y Cartago se produjeron muchas batallas navales que no pudo ganar Roma hasta que en uno de los combates, logra capturar una nave cartaginense a remos llamada quinquerreme y comienzan a producir  barcos de guerra de este tipo en muchas cantidades para superar a la armada naval de Cartago y ganar esta primera guerra convirtiéndose en los nuevos amos de la isla de Sicilia el 10 de marzo del año 241 a.C.

La primera Guerra Púnica termina con la victoria de los romanos en la batalla de las islas Egadas y los acuerdos de paz fijados con los cartaginenses.

Segunda Guerra Púnica

Fecha: Entre el 218 a.C. y el 201 a.C.

Objetivo del conflicto: Expandir el Imperio Cartaginense por la península Ibérica hasta llegar a Roma

La Segunda Guerra Púnica es conocida como la Guerra de Aníbal o contra Aníbal. Esta inició en el año 218 a.C. y prosiguió hasta el año 201 a.C.

Cartago se encontraba en una situación difícil luego de la derrota de la Primera Guerra Púnica. Había perdido su poder en el mar Mediterráneo; al perder Sicilia y la indemnización que le impuso Roma afecto mucho su economía. Esto  último trajo como consecuencia una revuelta de los mercenarios que no fueron remunerados y la oportunidad de Roma para tomar el control de las islas cartaginesas Córcega y Cerdeña.

Cartago decide expandir su imperio por la Península Ibérica (Hispania) y para esto cuenta con el general Aníbal quien se propone iniciar una nueva guerra entre Cartago y Roma para acabar  con los romanos.

Aníbal contó con un gran ejército terrestre  que  incluía elefantes.  Desde la Península Ibérica se fue abriendo paso hacia Francia y luego hasta Italia. En esas batallas derrotó progresivamente a la armada romana. En batallas como la Trebia y la del Lago Trasimeno, Aníbal demostró su poder aniquilando los miles de soldados romanos.

Al llegar a Roma, Aníbal detuvo su paso y no atacó la ciudad amurallada por no tener el ejército adecuado para esta batalla. Es importante recordar que Aníbal también perdió hombres en sus combates pero no las batallas que había tenido hasta ese momento.

Para atacar a Roma, Aníbal solicitó refuerzos al general Asdrúbal, quién lo asistiría con un segundo ejército, pero éste fue derrotado por los romanos antes de encontrarse con Aníbal.

Los romanos por su parte siguieron dos estrategias de combate  elaboradas por el dictador romano Fabian Máximo para destruir el ejército de Aníbal. La primera fue mantenerlo ocupado para que no atacara a Roma. La segunda fue enviar una expedición liderada por general Publio Cornelio Escipión conocido como “el Africano” para conquistar las tierras ibéricas y acabar con el ejército de Asdrúbal.

Aníbal al enterarse que Asdrúbal fue vencido, intenta regresar a Cartago para enfrentarse a Publio Cornelio en la batalla de Zama y la pierde poniendo fin a la Segunda Guerra Púnica.

Aníbal pudo ganar casi todas las batallas pero al final perdió la guerra y esto le costó muy caro a Cartago que terminó siendo conquistada por Roma.

Tercera Guerra Púnica

Fecha: Entre el 149 a.C. y el 146 a.C.

Objetivo del conflicto: Atacar a la capital cartaginesa por los romanos.

La Tercera Guerra Púnica fue el último gran conflicto armado entre Roma y Cartago. Esta comenzó en el año 149 a.C. y finalizó en 146 a.C. con la destrucción de Cartago por los ejércitos romanos dirigidos por Publio Cornelio Escipión Emiliano, nieto de Escipión “el Africano”.

Al finalizar la Segunda de las Guerras Púnicas, las dos partes habían hecho las paces. Sin embargo Roma se mantuvo alerta ante su anterior enemigo y sabía que no podía dejarlo resurgir porque eso generaría una nueva guerra.

Cartago que en tiempos anteriores fue un imperio comercial supo recuperarse de sus pérdidas luego de la segunda guerra y comenzaba nuevamente a prosperar.  Pero el pueblo cartaginense tenía prohibido entrar en combate con otro pueblo sin permiso del Senado romano por el tratado de Paz que habían acordado. Fue así como los romanos dieron órdenes secretas a sus aliados en África para atacar a Cartago y generar un enfrentamiento que rompiera con el acuerdo de Paz.

Los cartagineses solicitaron al Senado de Roma el permiso para atacar y los romanos no lo permitieron. Esto generó mucha tensión en Cartago y fue en el año 149 a.C cuando fueron al combate los cartaginenses y Roma aprovechó ese momento para terminar totalmente con la ciudad Cartaginense, destruyendo sus casa, vendiendo a los sobrevivientes como esclavos y salando sus tierras para que nada volviese a crecer en ese sitio.

Consecuencias de las Guerras Púnicas

El fin de las Guerras Púnicas hace que Roma se transforme en la principal potencia del Mediterráneo y pone fin al imperio de Cartago en el mundo antiguo.

Escrito por Valentina Sancler
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti