Deportes

Esquí de fondo

El esquí de fondo es el estilo más antiguo de esquiar que surgió como una necesidad del hombre de viajar sobre terrenos que estaban cubiertos de nieve y que fue desarrollado como un deporte a finales del siglo XIX. Durante siglos, en los lugares que estaban cubiertos de nieve, se necesitaban esquís para perseguir las presas y para recoger leña durante el invierno. Con largas distancias por recorrer entre las pequeñas comunidades aisladas y los inviernos duros y nevados, el esquí también se volvió importante como medio para mantenerse en contacto social. La palabra "esquí" es una palabra noruega que proviene de la palabra nórdica "patín”.

Esquí de fondo

Temas relacionados

Esquí alpino, salto de esquí

¿Qué es el esquí de fondo?

Conocido también como esquí a campo traviesa, el esquí de fondo es una modalidad en la cual los competidores deben recorrer grandes distancias para completar el recorrido en el menor tiempo que les sea posible.

En qué consiste el esquí de fondo

El esquí de fondo consiste en que los atletas o fondistas como son también llamados recorran largas distancias cuesta arriba o con una técnica de ascenso, cuesta abajo por medio de una técnica de descenso y en el terreno llano o técnica de llano.

Los fondistas están equipados con esquís ligeros y estrechos y con un par de bastones que utilizan para poder impulsarse y se practica en terrenos con ondulaciones y llanos.

Historia

El esquí de fondo es uno de los deportes de mayor antigüedad, con más de 5.000 años de existencia, esta modalidad es sin lugar a duda la práctica deportiva más antigua del mundo. Con los pies atados a huesos de animales, los primeros fondistas que existieron en el mundo iban de caza a las regiones montañosas de Europa del Norte. Además de funcionar para desplazarse de un lado a otro, la práctica también tuvo su parte importante durante la guerra y permitió a los soldados del siglo XII desplazarse sobre la nieve.

Ya en el año 1843 los noruegos se encargaron de transformar este medio de locomoción en un pasatiempo y un deporte y es aquí donde se da el nacimiento del esquí de fondo, como una forma de diversión. Fue entonces que los primeros concursos de esquí de fondo se empiezan a organizar.

En Chamonix, en el año 1924, el esquí nórdico se convierte en un deporte olímpico. El evento masculino debutó en los primeros Juegos Olímpicos de invierno en Chamonix en 1924 y el evento femenino debutó en los Juegos de Oslo de 1952. El deporte ha sido tradicionalmente dominado por los países nórdicos.

Reglas del esquí de fondo

Existen algunas pautas a seguir cuando se practica el esquí de fondo, entre ellas podemos mencionar las siguientes:

Técnica

La técnica puede resumirse de la siguiente manera:

Modalidades

Las modalidades frecuentes de esquí de fondo son el estilo clásico y el patinador. En el estilo clásico se utilizan esquís con escamas o encerados que permiten la adherencia del esquí en los ascensos, los esquís se suelen pasar por los carriles o trazas artificiales, y el avance se consigue deslizando los esquís por las trazas, sea de forma alternada o paralela.

En el estilo patinador se usan esquís sin escamas ni cera y se utiliza la parafina para deslizarse con un menor esfuerzo en subidas y con mayor velocidad en las bajadas. En esta modalidad, el avance es similar a la de un patinador.

Competiciones de esquí de fondo

Existen las carreras de estilo clásico y estilo libre y si hay pruebas de doble persecución, puede ser que la primera parte del recorrido sea estilo clásico y la segunda estilo libre.

Forma parte del programa de los Juegos Olímpicos de Invierno desde la primera edición en 1924, y actualmente se realizan seis pruebas distintas por sexo:

Equipamiento

El equipo básico consta de unos esquís específicos, palos altos, botas impermeables y unas fijaciones simples que dejan el talón libre, el esquí de fondo no te obliga a una gran inversión en material. Prácticamente, necesitamos lo mismo que para dar un paseo abrigado por la montaña ropa de abrigo que permita la transpiración, mallas de invierno, camiseta interior transpirable (nunca de algodón, que se moja), forro polar, cortavientos, gafas de sol, gorro y guantes.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti