Medicina

Audiometría

La audiometría es un examen que se realiza para evaluar la capacidad que tiene el oído de recibir y percibir sonidos en el medio ambiente. Para esto, es importante conocer y recordar que existen diferentes tipos de sonidos que se clasifican en intensidad (dependiendo de el volumen del sonido y de la fuerza que éste presente) y tono (la velocidad en que se movilizan las ondas sonoras que percibe nuestro oído). La audiometría nos permite poder tener una evaluación más amplia de cómo funciona el sistema auditivo del cuerpo humano y nos indica si éste tiene algún tipo de problema o afectación en el momento de realizar la transmisión de los sonidos.

Audiometría

¿Con qué otros nombre se le conoce a la audiometría? 

Prueba auditiva, audiograma o audiografía

¿Qué es la audiometría?

La audiometría es un examen médico diagnóstico o prueba funcional que se realiza con el objetivo de valorar la capacidad del oído para percibir y recibir los sonidos que se encuentran alrededor. Es utilizado para detectar pérdidas de la audición. No es una técnica preventiva, pero es esencial para determinar los pasos a seguir en busca de mejorar la audición en un paciente.

Los órganos sensoriales del cuerpo humanos se encargan de establecer un medio de contacto con el mundo exterior. Uno de los más importantes es el oído, necesario para mantener una adecuada comunicación, para el desarrollo del lenguaje y desenvolvernos adecuadamente dentro de la sociedad. La audición es parte natural de nuestro organismo y se produce cada vez que las ondas sonoras del medio ambiente provocan un estímulo en los nervios ubicados en el oído interno. Este examen simple e indoloro y nos dará las pautas a seguir en busca de un posible tratamiento para mejorar el sistema auditivo en un individuo.

Frecuencias agudas y graves

Nuestro sentido del oído no es capaz de escuchar algunas ondas sonoras en el ambiente. El oído capta las frecuencias sonoras entre los 20 a 20.000 hercios lo que se conoce como Espectro audible. Una onda sonora se establece por medio de su frecuencia y su amplitud. Cuando hablamos de frecuencia nos referimos al número de oscilaciones que se presentan en un tiempo determinado y para determinarlo se utiliza la unidad de medición llamada Hertzio (HZ). Nuestro oído, tiene la capacidad de percibir frecuencias que oscilan entre los 20 a los 15000 Hz. Los sonidos se pueden calificar en agudos y graves. Las frecuencias de los tonos clasificados en agudos oscilan entre los 2000 y 4000 Hz. Las frecuencias que han sido clasificadas en graves van de 125 a 250 Hz.  Y, por último, los tonos clasificados como medios, poseen una frecuencia entre los 500 y 1000 Hz.

¿Cómo se hace el test de audiometría?

No se necesita preparación anticipada. No causa molestias ni tiene efectos secundarios. Puede ser realizado de dos formas, la primera, por medio de estímulos de voz generando sonidos puros lo que se conoce como audiometría verbal o tonal y refleja el grado y nivel de audición del paciente. El segundo tipo de audiometría implica el uso del audiómetro, aparato encargado de producir sonidos que viajan por medio de cables a un par de auriculares o un aparato vibrador. Estos se colocan en el oído de la persona para valorar la respuesta del paciente. Durante el examen se emiten sonidos que actúan sobre el oído produciendo sensaciones sonoras. Por lo general, estos test se realizan en cabinas audio métricas, la cuales son especialmente diseñadas para eliminar y aislar el ruido del medio ambiente.

Examen de audiometría para niños

Es común realizar pruebas de audición en niños recién nacidos antes de que abandonen el hospital pues si se sospecha de una pérdida o de problemas auditivos, lo ideal es diagnosticarla antes de los 3 años de edad para lograr desarrollar su capacidad de habla y lenguaje. Se puede realizar una prueba de audiometría de comportamiento sencillo (utilizando estímulos sonoros con diferentes rangos de frecuencia), una prueba del campo sonoro con refuerzo visual o una audiometría.

Interpretación de los resultados de una audiometría

Para interpretar el resultado se utiliza un audiograma que nos brinda una explicación detallada de la capacidad para escuchar que tiene el paciente. Una audiometría indica resultados normales cuando una persona logra escuchar sonidos que van de los 250 a los 8000 Hz. El audiograma consta de dos partes, el axioma vertical (indica el volumen del sonido y se mide por medio de decibelio (dB) y el axioma horizontal (indica la frecuencia o el tono de los sonidos y se mide en Hertzios (Hz)). Cuando el axioma vertical se eleva nos indica que la persona debe de elevar el sonido para poder escucharlo. Cuando los resultados están por debajo de los 25 dB nos refleja la presencia de pérdida auditiva. Se debe entonces valorar el tipo de problema que presenta el paciente y estudiar las probables formas y tratamientos para recuperar parte de esta audición.

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti