Derecho

Psicología jurídica

La psicología jurídica es una de las varias disciplinas que existen en donde son aplicados los conocimientos psicológicos del comportamiento humano a cuestiones relacionadas con la ley. La psicología del desarrollo, la psicología comunitaria, la psicología social y la psicología cognitiva son subespecialidades dentro del ámbito de la psicología y la ley. Sin embargo, probablemente el campo de trabajo más cercano a la psicología jurídica es la psicología forense.

Psicología jurídica

Temas relacionados

Criminología, detección de mentiras, psicología social

¿Qué es la psicología jurídica?

Es la rama del derecho que se encarga de estudiar, explicar, evaluar, prevenir, brindar asesoramiento y tratar los diferentes fenómenos psicológicos, conductuales relacionados con el comportamiento legal de las personas.

En qué consiste

La psicología jurídica es el área de la ciencia que ese encarga de cubrir el trabajo en el ámbito jurídico y legal relacionado con la personalidad del ser humano y de la forma en cómo estos aspectos interaccionan entre las personas debido a que estos ámbitos se encuentran conectadas de una manera que no puede ser separada en la mayoría de las ocasiones. Es también conocida con el nombre de psicología criminal o legal y es aplicada en tribunales y de forma judicial.

Características de la psicología jurídica

Sus principales características son:

Origen

Se considera que el nacimiento de la psicología jurídica se dio por medio de un estudio sobre interrogatorios judiciales realizado por Mckeen Cattell de la Universidad de Columbia por medio del cual se inauguró una línea completamente nueva de investigación con respecto a la psicología del testimonio. El padre de la psicología jurídica es Hugo Münsterberg con su obra “On the witness stand”, libro que es citado como el inicio de la psicología jurídica moderna.

Historia de la psicología jurídica

El recorrido histórico de la psicología jurídica data de finales del siglo XVIII, momento en el cual se empezaron a documentar publicaciones relacionadas con aspectos psicológicos de la delincuencia. Existía además la necesidad de utilizar la psicología dentro de la práctica judicial. Durante el siglo XIX, se ratifica la necesidad de las ciencias sociales para apoyar la actividad judicial y en el siglo XX, muchos aportes fueron valoradas como el inicio de la psicología judicial.

En los años cuarenta, los psicólogos empezaron a influenciar sobre la publicidad en los juicios, efectos de las prácticas educativas en los niños, de la publicidad en comunidades y las cortes de apelación empezaron a apoyar el uso de psicólogos calificados en materia de responsabilidad para conducta criminal.

En los años cincuenta, los psicólogos empezaron a testificar cumpliendo un papel de expertos y en ese momento se le llama psicología forense o psicólogos del estrado. Durante esta época también se da un aumento en la literatura psicológica con respecto a aspectos legales. En los años sesenta, la psicología social se desarrolla dando origen a los términos de criminalidad, desorden social, violencia y otros. En los años setenta se da la maduración de la psicología forense desarrollándose también la psicología de testificación. Para finales de la década, se empiezan a realizar valoraciones empíricas por medio del jurado con un papel del psicólogo como un testigo experto.

Áreas de investigación

Las diferentes áreas de investigación en las que puede llegar a participar la psicología jurídica son las siguientes:

Formación

La formación correcta de un psicólogo jurídico depende de la calidad de estudios que posea la persona, y éstos estudios incluyen conocimientos tanto teóricos como prácticos en el ámbito profesional del derecho y la psicología. La formación debe enfocarse en los procesos de prevención, evaluación, investigación y la explicación de los procesos psicológicos que están vinculados con el comportamiento legal de las personas.

Roles

Cuando un psicólogo cumple una función jurídica, actúa entonces a nivel forense, el cual puede ser ejecutado por medio de diferentes roles dentro del mismo proceso, estos roles son:

En qué se diferencia de la psicología forense

La psicología por lo general se confunde desde el punto de vista etimológico con el término psicología forense. A pesar de que tienen algún tipo de relación, no aplican en las mismas áreas puesto que estos dos tipos realizan funciones completamente diferentes. La psicología jurídica es la rama que se encarga de estudiar las cosas que pasan dentro del sistema legal mientras que por el contrario la psicología forense se encarga de estudiar los temas que están relacionados directamente con los criminales, su estado mental durante el crimen y la probabilidad que tienen estas personas de cometer otro crimen en caso de ser liberados.

Importancia de la psicología jurídica

Una de las principales razones por la cual la psicología jurídica es tan importante es la evaluación y el diagnóstico que tienen sobre los actores que se encuentran implicados en el proceso judicial. Tienen la función de dar asesoramiento y de orientar a las personas en el proceso, se encarga de intervenir casos en el ámbito judicial y de diseñar programas para prevenir, rehabilitar y tratar los diferentes tipos de problemas psicológicos o del comportamiento que están relacionados con estos proceso. También ayudan a se mediadores en los conflictos que pueden llegar a surgir dentro del ámbito judicial y de buscar las mejores soluciones para cada uno de los casos.

Ejemplos

Algunos ejemplo son:

Escrito por Gabriela Briceño V.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
WhatsappTwitterFacebook

Recomendado para ti